Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

martes, 31 de enero de 2017

Confesiones de tu Amante secreta

Es difícil levantarse cada mañana y ver como todo lo que ha pasado entre tú y yo no ha sido más que un sueño, un hermoso sueño en el cual me gustaría permanecer y hacerlo realidad, puedo decirte que para mí es importante conocerte.

Como a eso de las tres de la madrugada, me desperté muy agitada y excitada por los recuerdos que venían a mi mente las imágenes del sueño que me acaba de ocurrir como siempre era tu quien lo protagonizaba y ahí era tan feliz.

Estábamos caminando en un lugar no muy claro, pero apasionante y el atardecer nos empezó a cubrir mientras tu y yo llegamos a un lugar solitario en ningún lugar ni tiempo un espacio creado para los dos, me tomaste de la mano y me llevaste hasta el lugar indicado para nosotros, tú te quedabas atrás observando mi forma de caminar, y los más excitantes pensamientos llenaban mi mente y tú te encargaba de recordarme cuanto me deseaba.

Luego de eso nos paramos frente a una ventana que nos dejó ver cómo los últimos rayos color naranja se desvanecían en el azul del cielo, yo frente a ti pegada mi espalda a tu pecho, me abrásate con un tierno pero fuerte abrazo, el cual dejo salir de mi boca un suspiro, deje y disfrute que acariciara cada parte tu mano con mis dedos, y ellos viajaban de tu mano hasta mis hombros, esto hacia que me pegaras más a ti, ya había empezado a sentir tus muslos pegado a mi piel.

Entre tus caricias subí mis brazos y exploraste mi piel debajo de mi blusa paseaba por mi estomago hasta llegas muy cerca de mis pechos pero aun no los acariciaba solo rozaba con sutiles vaivenes de arriba abajo, en cada movimiento de tus manos me presionaba contra la ventana y no podía escapar porque tu me tenia entre tus brazos es más dijiste un no cuando trate de acariciar tus piernas pero ese no era una invitación a continuar con la improvisación de mis caricias ese fue el No más positivo que había escuchado de tus labios.