Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

lunes, 10 de abril de 2017

Practica, dale una nueva variante a tu postura y disfruta de lo nuevo




Sal de la rutina… Comienza a cambiar. El misionero

La posición del misionero es la más frecuente en nuestra civilización. Por eso, tiene la reputación de ser una postura sexual banal y rutinaria. Sin embargo, para muchas parejas sigue siendo una posición cómoda y dadora de sensaciones fuertes. Un preludio para la excitación o, al contrario, la última posición para abandonarse al gozo.
El origen del misionero se remonta a la colonización de  América por religiosos españoles. Existen dos versiones. En la primera,  los religiosos españoles recomendaban la postura del misionero a los indígenas para que dejaran de hacer el amor “como animales”. En la segunda, era la utilizada por los propios misioneros para fecundar, con la meta de cristianizar, el mayor número posible de mujeres indígenas. Sin embargo, científicamente no se ha probado la relación entre la práctica del misionero y un aumento de las fecundaciones.
En la versión clásica,  la mujer se sitúa boca arriba con las piernas algo abiertas y el hombre se coloca encima de ella. El contacto visual establecido otorga la sensación de intimidad característica del misionero. Disfrutamos mientas nos miramos y descubrimos cara a cara. La comodidad  que facilita deja abierta la posibilidad de tocar al compañero en las nalgas y a las mujeres en el clítoris, garantizando así un intenso orgasmo.
Es una de las posturas sexuales que más variantes tiene. La mujer puede mover las piernas para darle un toque más picante al clásico y permitir una penetración más profunda. Para los más atléticos la mujer se recuesta sobre la cama y posa uno de sus tobillos en el hombro de su pareja, doblando ligeramente la otra pierna. Él se vuelca sobre ella medio arrodillado.
El clásico misionero está muy bien, pero ¿qué te parece modificarlo un poco? Sí, no solo hay una forma de practicar esta postura, existen variantes que te harán disfrutar más de esta posición. No será tan cómodo pero te prometemos que merece la pena probarlo. Pon un poco de picante en tus relaciones con estas siete posturas diferentes del misionero que vas a desear probar ahora mismo.





Practica; disfruta, Cambia, ponle sabor a tu relacion.
Clarys De la cruz
Sexologa

1 comentario:

  1. Gracias por las imágenes me encantaron eres un amor ❤️

    ResponderEliminar