Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

lunes, 13 de marzo de 2017

Disfruta del sexo anal, Con protección

El sexo anal puede ser tan placentero como el sexo vaginal. Debes tomar ciertas precauciones para que sea una experiencia placentera y una forma de sexo seguro. Es importante que sepas que la región anal es una de las zonas más sensibles del cuerpo humano. Hay en esta zona muchas terminaciones nerviosas que son excitables mediante el frotamiento con un dedo, un dildo o un pene.

PROTÉGETE: Ya sea que vayas a dar o recibir sexo anal, usa siempre un preservativo. Así ambos se protegerán de enfermedades de transmisión sexual u otras infecciones. Es muy importante que, una vez que el pene de tu compañero penetró el ano, NUNCA vuelva a tocar siquiera tu vagina antes de lavarlo muy bien, porque en caso contrario, podrías tener una infección vaginal.
LIMPIA LA ZONA ANTES DE EMPEZAR: Para estar más cómoda y evitar accidentes embarazosos, asegúrate de haber limpiado muy bien la zona. Lo mejor es un enema o una ducha anal, pero también sirve limpiar el interior del ano suavemente con tus dedos. Si ya fuiste al baño antes ese día, estarás perfecto. Por si acaso ten toallitas cerca.
RELÁJATE, NO ES UNA PERVERSIÓN: Un 10% de las mujeres sexualmente activas práctica sexo anal, y debes saber que esto es muy normal.  Disfrutarás mucho más si te deshaces de esa sensación falsa de que estás cometiendo una perversión o que no es un comportamiento natural. Si realmente te apetece vivir la experiencia, nunca por complacer a tu compañero nada más.
LA LUBRICACIÓN ES ESENCIAL: Asegúrate de que tu ano esté lo más lubricado posible, usa un lubricante adecuado para evitar que se rasgue el condón de tu compañero. Cuanto más lubricada estés, más fácil y cómodo será.
TÓMATE TU TIEMPO: Los músculos que rodean al ano no son tan elásticos como los de la vagina, así que para disfrutar la aventura del sexo anal, tienes que tomarte el tiempo necesario y no apresurar las cosas. Una vez que tu compañero ha logrado penetrarte y estás lo suficientemente excitada, es que él puede comenzar a moverse más rápido. Pídele a él que estimule tu clítoris, o hazlo tú misma, mientras está dentro de ti… y verás cómo esta combinación de estimulación anal y clitoriana te llevara a un orgasmo explosivo.
RELÁJATE Y GOZA: Para que puedas disfrutar el sexo anal necesitas relajarte. Esta práctica sexual requiere de una comunicación fluida con tu pareja para que salga, vaya más despacio o se detenga si tú lo necesitas o te duele. Si lo hacen bien, sentirás un poco de incomodidad al principio, pero se convertirá en placer como nunca has sentido a través de
Clarys De la cruz 
Sexologa

No hay comentarios:

Publicar un comentario