Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

miércoles, 2 de diciembre de 2015

ES INFIDELIDAD UNA AVENTURA EN REALIDAD VIRTUAL?

En la cultura occidental, son muchas las personas que consideran que el porno es una manera aceptable de obtener placer sexual, basándose en que creen que no tiene mayores implicaciones en el mundo real y físico. Pues hay que aclarar que hojear una revista o ver un video no es al fin y al cabo, tan real. Las enfermedades de transmisión sexual jamás las contraerás tocando un televisor y nunca podrás embarazar la pantalla de tu smartphone.
tecnología háptica 3D
La infidelidad virtual como concepto comenzó a tomar fuerza  en el evento  WEST (Wearable, Entertainment & Sports Toronto), donde lineadas a lo largo de los pasillos del centro, las distintas empresas de desarrollo de dispositivos y software habían dispusieron mesas en las que exhibían sus productos, una variadísima selección de aparatos con los que jugar, entre los que se incluían algunos que involucraban el sexo virtual. Se ofrecían sesiones, por Cinehackers, que ofrecían  una experiencia muy similar a una película con el Oculus Rift.
Por otro lado, ARAIG es un proyecto o producto que busca extender la experiencia de un videojuego más allá de la pantalla mediante un traje háptico, que está equipado con diversos sensores para que el jugador, en este caso el compañero sexual, pueda sentir los efectos que transcurren dentro del juego o la relación física. ARAIG (sigla de “As Real As It Get”) propone un nivel de precisión tal que un golpe en el hombro o en el estómago se reproduzca  tal cual, una caricia o un contacto físico, con el objetivo de generar una inmersión y sensación física y táctil  total, en la experiencia de la relación sexual o en el juego.
“No supone ninguna diferencia que la infidelidad se produzca en persona o por internet, ya sea mediante porno, webcams, redes sociales u otra tecnología digital” declara de una forma tajante Robert Weiss LCSW, CSAT-S, psicólogo y experto en el tema  de las relaciones  entre la tecnología digital y la sexualidad de las personas. “Una aventura en el “mundo virtual” resulta igual de dolorosa para un cónyuge como lo sería una con alguien de carne y hueso”.
Aunque el sexo en el ámbito de la realidad virtual se ha explorado ampliamente, incluso con trajes hápticos que permiten disfrutar de una inmersión total, el concepto de la infidelidad digital y sus difusas implicaciones morales,  siguen en un terreno totalmente desconocido. Con estos sorprendentes avances tecnológicos, las clásicas reglas de fidelidad cambiaran drásticamente, abarcando más tolerancia a medida que nuestro cerebro y sexualidad se adapta a estas nuevas experiencias sexuales.



Deseo secreto, fantasía e infidelidad

está felizmente involucrado con alguien. Se siente amado, ama y está satisfecho emocional y sexualmente. ¿Lo está?

Captura de pantalla 2014-09-28 a la(s) 19.10.52

Juan está confundido porque, a pesar de todo lo anterior, disfruta de su fantasía privada con la secretaria de su jefe. La vio hace unas semanas en la oficina, después se la cruzó en el ascensor y se encontró fantaseando con tener sexo con ella hace unas noches, cuando no podía dormir. Le resultó un juego excitante, lo olvidó enseguida. Pero por la mañana aún recordaba el perfil de su cuello y el suave aroma que dejó a su paso.

Durante los días siguientes, Juan sigue disfrutando, cada vez con más fruición, sus fantasías con esta mujer a la que nunca dirigió la palabra. Hasta la ha imaginado al hacer el amor con su pareja. Está obsesionado con pensarla en cada detalle, la imagina, la dibuja y la desdibuja. Pero todo está dentro de su cabeza.

Su compañera no ha notado nada, es el mismo de siempre, atento, amoroso, apasionado. Están planeando comprar esa casa que les va a llevar décadas pagar pero les hace tan felices. Quizá un bebé dentro de un tiempo. Ella no sabe lo que Juan imagina, Juan guarda su secreto. Tiene un conflicto, no se siente culpable pero ha leído en una revista del consultorio del dentista que lo que a él le pasa… es una infidelidad.

La infidelidad improbable

Entonces, ¿existe la infidelidad aún cuando no haya pasado nada físico? ¿Aún cuando la tercera persona en cuestión ni siquiera sepa que alguien la incluye en sus fantasías eróticas más salvajes? ¿Dónde está el límite entre fantasía privada y la infidelidad?

Parece que la respuesta la tiene el otro. Es decir, la fantasía se convertiría en infidelidad cuando el otro, la pareja, así lo siente y percibe. Hay que poner el límite en lo que cada quien siente como infidelidad. Si tu pareja piensa en otra persona pero nunca la ha tocado o le ha dirigido la palabra… ¿sientes que te está siendo infiel? ¿Es solamente una fantasía que le excita y le prepara para una intimidad más fogosa? ¿Te sientes excluido del juego?

La fantasía es personal y privada, un derecho natural como el respirar. Nadie puede, de ninguna manera, impedir que una mente vague por donde quiera. La fantasía es casi como la ensoñación o el sueño mismo, prácticamente ingobernable y poco probable, por eso es fantasía.

Hay personas que sienten que la fantasía es una infidelidad, otras no, pero sí consideran una infidelidad que la fantasía sea recurrentemente sobre una misma persona. Si Juan fantasea con sexo en el ascensor, no pasa nada, pero si Juan le pone a esa fantasía el rostro de la secretaria, si personaliza la fantasía, ahí se encienden las alarmas.

Si Juan alimenta su fantasía y provoca encuentros inocentes con esta secretaria para poder rozarla o sentir la tibieza de su cuerpo, ya la cosa se pone más negra todavía.

Las causas detrás de la fantasía

Habría que preguntarse qué le pasa a Juan, que no está encontrando en su vida que le hace vivir su pasión en la representación de alguien a quien ni siquiera conoce. Las causas que provocan crisis y eventuales infidelidades son la falta de comunicación, falta de planes y metas conjuntos, crecimientos dispares, rutina y aburrimiento.

¿Te he dejado pensando o estabas distraído pensando en…?

domingo, 29 de noviembre de 2015

Los nuevos términos sexuales

 Abdorgasmos: Se dan como consecuencia del ejercicio físico. Hay mujeres que aseguran haber alcanzado el clímax andando en bicicleta, levantando pesas, practicando yoga o en una clase aeróbica.
pareja-sexo-erotismo-deseo-disfunciones_sexuales_MUJIMA20110722_0028_33
Bangover: Es una resaca muscular: los dolores que quedan en el cuerpo tras una noche de sexo apasionado.
Bondage: Juego sexual muy popular que consiste en atar al compañero (usando cuerdas, esposas, vendas o cintas), consensuado y sin provocarle daños.
Booty call: Sexo libre, sin compromisos y sin reclamos, solo para sentir placer. El compañero es alguien de confianza.
Butch: Es un término que usa la comunidad homosexual para definir a las mujeres con estilo varonil.
Dogging: Consiste en tener sexo en la calle, como lo hacen los perros. Se puede hacer con una o varias personas, por ejemplo en un auto.
 Double bag: Es  colocarse 2 o 3 preservativos, uno sobre el otro. Es algo innecesario, porque con uno solo alcanza para obtener la protección necesaria.
Efecto coolidge: Es una apología a la infidelidad. Son las sensaciones que genera tener una nueva pareja sexual.
Facesitting: Es el acto de sentarse sobre la cara de la pareja, sea la mujer sobre el hombre o el hombre sobre la mujer.
Footjob: Es dar un masaje erótico o masturbar al compañero usando solo los pies.
Foreplay: Otra forma de llamar a los juegos previos. Incluye besos, caricias, sexo oral y todo lo que hagamos antes de llegar al clímax.
Free pass: El “pase libre” es darle permiso a nuestra pareja para que tenga una aventura con otra persona.
Foxy bikini: Es una extraña moda surgida en Nueva York. Consiste en depilarse totalmente la zona del cavado y luego aplicarse pelo teñido de zorro, sintético.
Gang bang: Varios hombres tienen sexo con una misma mujer: termina uno y empieza el otro, hasta que ella dice basta.
Humasexual: El cantante Morrissey se autodefinió así. Dijo sentirse “atraído por los seres humanos”.
Hung: Es una forma de denominar a un hombre que tiene un pene muy grande.
Karezza: Técnica que permite encender la pasión y el erotismo, sin llegar al clímax. Se basa en encuentros físicos prolongados en los que todo vale para encontrar satisfacción. Nunca el orgasmo.
Kinky: Define a la tendencia de vestirse especialmente para el sexo, con ropa de látex y de cuero.
Knismolagnia: Es sentir placer sexual haciendo o recibiendo cosquillas.
Kokigami: Juego erótico de origen japonés, que consiste en colocarle al pene un disfraz hecho con papel.
Matutolagnia: Es el deseo sexual que algunas personas sienten durante la mañana. Su nombre proviene de Mater Matuta, diosa del amanecer en la mitología romana.
Nyotaimori: Es una experiencia japonesa donde un hombre come sushi servido sobre el cuerpo desnudo de una mujer. Si se hace sobre el hombre se llama “nantaimori”.
Nyotaimori
Masters/slaves: Referidos a la práctica sexual del amo y el esclavo: uno  ordena y el otro obedece.
MILF: Son las siglas de “Mom I’d like to fuck” y se traduce como “Mamá a la que le haría el amor”. Caracteriza a las mujeres maduras, madres de familia, que seducen a todos los hombres.
Neutro: No es  hombre ni es mujer: es del tercer sexo.
Pegging: Cuando la mujer adopta un rol masculino, usando un consolador sujeto con un arnés, con el que satisface a su pareja.
Penis captiva: Práctica sexual común en Tailandia que consiste en “apretar” con fuerza el pene usando los músculos de la vagina.
Petting: También llamado “King out”, son relaciones en los que solo hay besos y caricias, pero sin penetración.
Precop: Son los “amigos con derecho”, una relación en la que abundan la exploración, las búsquedas y el sexo.
Quickly: Es un “rapidito”: sexo sin mucha preparación y en lugares inesperados. Genera una gran adrenalina.
Sex coach: Son personas que ayudan a las parejas a mejorar su relación erótica. Algunos lo hacen a distancia, pero otros están ahí mismo, en el lugar de la acción
Sexdiet: Intensas jornadas de sexo que se hacen con el objetivo de bajar de peso.
Sexetarianos: Personas vegetarianas que deciden no tener sexo con carnívoros
Sexit: Es  escaparse, de una fiesta, por ejemplo, con un desconocido. Pueden ir juntos al baño, al jardín, a una habitación. No importa dónde, pero debe ser rápido y excitante.
Sexting: Enviar mensajes eróticos a través de un smartphone.
Shagbag: Se llama al kit con  lo necesario para pasar la noche fuera de casa. Incluye cepillo de dientes, ropa interior y una caja de preservativos.
Solodex: Es nuestro “background erótico”, todo lo que usamos para excitarnos solos. Pueden ser historias pasadas, fantasías, aromas, libros o películas pornográficas.
Splosh: “Fetichismo” que consiste en verter comida, sustancias no comestibles o líquidos sobre los cuerpos.
Tickling: Técnica que mediante cosquillas eróticas, conduce el camino hacia un orgasmo explosivo e incluye carcajadas al clímax. 
 Xenofilia: Son los que sienten deseos sexuales por los extranjeros. Define a las personas que se excitan disfrazando a sus parejas con trajes de otras culturas.


Parafilias mas conocidas

Una parafilia (del griego pará: ‘al margen de’, y filía: ‘amor’) es un patrón de comportamiento sexual en el que la fuente predominante de placer no se encuentra en la cópula, sino en alguna otra cosa o actividad que lo acompaña.
parafilias
Suelen, aunque no necesariamente, suceder principalmente porque la persona que las practica ya ha tenido una cantidad muy elevada de placer sexual, que llega un momento en que lo poco no la satisface y quiere más y más de aquella actividad para sentir el orgasmo o excitarse. En ocasiones se habla de perversión cuando se trata de conductas depravadas o corruptas.

A

Abasiofilia: Atracción sexual por personas mutiladas, frecuentemente cojas o paralíticas. Tan extraño gusto sexual parece responder a una cuestión de costumbres. Según cuentan algunos expertos, en aquellos sitios donde la polio (causante de muchas cojeras en la población) causó estragos a mediados de siglo, los estudios indican que hay preponderancia de abasiófilos entre aquellos que fueron adolescentes o púberes por aquel entonces.
Acomoclitismo: Excitación por los genitales lampiños o depilados.
Acrofilia: Atracción por las alturas o por personas altas.
Acrotomofilia: La excitación sexual se produce por los miembros amputados de la pareja.
Actirastia: Excitación sexual proveniente de la exposición a los rayos del sol o de sentir el calor del sol.
Acucullofilia: Atracción por los penes circuncidados.
Adolescentismo: Vestirse o actuar como un adolescente.
Aerofilia: Atracción por el vuelo y todo los relacionado con volar.
Agalmatofilia, galateísmo, monumentofilia o pigmalionismo: El estímulo erótico se produce con estatuas o maniquíes desnudos.
Agonofilia: Atracción por la lucha con la pareja. Excitación que surge en la pareja después de una pelea física.
Agorafilia: Atracción a los espacios abiertos. En el ámbito sexual, se entiende como la excitación producida por la actividad sexual o el exhibicionismo en lugares públicos.
Agrexofilia: Atracción por el hecho de que la actividad sexual sea oída por otras personas.
Albutofilia: Atracción por los baños, las duchas calientes y en general por el contacto con el agua.
Algofilia: Atracción por sentir dolor. Se diferencia del masoquismo por la ausencia del componente erótico.
Algolagnia: Proviene del griego (algos: dolor, lagneia: placer). Sensación de placer (no sexual) que se obtiene al infligir dolor a otros.
Alopelia: Experimentar un orgasmo sólo viendo a otras personas manteniendo relaciones sexuales.
Alorgasmia: Excitación proveniente de fantasear durante el acto sexual con otra persona que no sea la pareja.
Alotriorastia: Excitación por parejas sexuales de otras razas.
Altocalcifilia: Atracción por los zapatos de tacón alto como fetiche.
Alveofilia: Atracción por tener relaciones sexuales en una bañera.
Alvinolagnia: El placer sexual se obtiene únicamente con el estómago de la pareja.
Amaurofilia: Preferencia por el sexo con personas invidentes o con los ojos vendados.
Amelotasis o Amelotatista: Atracción sexual hacia personas con algún miembro amputado.
Amiquesis: Excitación producida al rascar a la pareja durante el acto sexual.
Amokoscisia: Excitación por el deseo de castigar a la pareja sexual.
Amomaxia: La excitación se consigue al tener relaciones sexuales dentro de un automóvil estacionado.
Anastimafilia: Atracción por las personas obesas.
Androginofilia: Atracción por las personas andróginas, que posee simultáneamente rasgos masculinos y femeninos.
Androidismo: Excitación provocada por muñecos o robots con aspecto humano.
Andromanía: Hipersexualidad masculina o deseo desaforado por la práctica del sexo. Se trata de la versión masculina de la ninfomanía. Condición compulsiva en un hombre de tener relaciones con diferentes personas, de manera promiscua y sin estar enamorado. No equivale a gigoló (quien recibe una paga)
Andromimetofilia: Atracción por las mujeres vestidas de hombres o que se comporten como tales.
Anglofilia: Admiración o simpatía por los ingleses o por lo inglés.
Anisonogamia: Atracción por una pareja sexual mucho más joven o mucho mayor.
Anofelorastia: Excitación que se produce al profanar objetos considerados sagrados.
anofilemia: Atracción por el sexo oral sobre el ano y el perineo.
Antolagnia: Placer obtenido al oler flores.
Apotemnofilia: Excitación sexual producida por la idea de ser amputado.
Aracnofilia: Atracción a las arañas.
Asfixiofilia: Los asfixiófilos hallan placer sexual por la asfixia, ya sea viéndola en su pareja o autoproduciéndosela. La mayoría de los asfixiófilos no suelen pasar de un primer grado. Aún así, continúa siendo una práctica muy peligrosa, ya que la falta de oxígeno en el cerebro puede provocar daños irreversibles. La creencia de que la asfixia provoca placer sexual viene de tiempos inmemoriales, aunque las primeras fuentes que la citan se refieren al siglo XVII, cuando los médicos comenzaron a practicarla en pacientes impotentes ante la creencia de que un poco de asfixia reavivaba el miembro viril. Dicha creencia provenía del hecho que los cuerpos sin vida de los reos ahorcados sufrían una erección postmortem muy frecuentemente. Posteriormente se descubriría que esto se debía, simplemente, a los últimos retazos de actividad muscular.
Astenolagnia: Atracción por la humildad, la humillación o la debilidad sexual de la pareja.
Astrafilia: Atracción por los truenos y relámpagos.
Audiolagnia: El estímulo principal proviene de la escucha de otras personas realizando el acto sexual.
Autagonistofilia: El placer sexual se produce al ser visto por otras personas durante el acto sexual o ser filmado durante el mismo.
Autoabasiofilia: Atracción por ser cojo por la idea de convertirse en cojo.
Autoasasinofilia: Atracción por la fantasía de ser asesinado o de escenificar la propia muerte.
Autoasfixiofilia: Se trata de una parafilia en la que la excitación sexual se consigue cortándose la respiración durante la masturbación o el coito.
Autocateterismo: El sujeto obtiene placer mediante la introducción de sondas u otros objetos por su propia uretra.
Automisofilia: Atracción por ser degradado, ensuciado o corrompido utilizando ropa sucia, por ejemplo.
Autonepiofilia: La excitación se produce por utilizar pañales y ser tratado como un bebé.
Autopederastia: Se trata de una parafilia que se da en hombres que sólo encuentran placer introduciendo el pene en su propio ano.
Autoungulafilia: El placer se obtiene al rascarse los propios genitales. En casos extremso puede llegar a producir sangrado.
Avisodomía: Atracción por tener relaciones sexuales con aves.
Axilismo: Masturbación dentro de la axila de la pareja.

B

Barosmia: Excitación a través del olfato o mediante ciertos olores.
Basoexia: Excitación producida únicamente por los besos.
Belonefilia: Atracción a pincharse y a las agujas.
Biastofilia o raptofilia: Atracción por asaltar violentamente y por sorpresa a alguien contra su voluntad.
Biandria o bivirismo: Relación sexual entre una mujer y dos hombres.
Blastolagnia: Atracción por mujeres muy jóvenes.
Bondage: Del inglés “to bind”, maniatar. Práctica sexual sadomasoquista en la que uno de los participantes permanece atado.
Botulinonia: Uso de un embutido (salchicha o chorizo) como consolador.
Braquioprosis (erotismo braquioprótico) : Práctica sexual en la que todo el brazo penetra el ano de la pareja.
Búndling: Del inglés “bundle up”, abrigarse. Excitación por la pareja que duerme en la misma cama vestida y sin tener relaciones sexuales.

C

Candalagnia, candaulismo o triolismo: Excitación producida al ver a la pareja copulando con otra persona.
Capnolagnia o capnogalia: Excitación producida por ver la manera en que la otra persona fuma.
Catafilia: Excitación sexual del hombre cuando se somete a su pareja.
Cateterofilia: La excitación sexual se consigue con el uso de algún tipo de cateter.
Chezolagnia: La persona únicamente logra excitarse al masturbarse durante la defecación.
Cinofilia o canofilia: Afición por los perros, las exposiciones caninas o la cría y cuidado de los mismos.
Ciprieunia: La persona consigue la excitación sólo al tener relaciones con prostitutas.
Clastomanía: Tendencia patológica a destruir los objetos como una forma brusca de exteriorizar un impulso. También se entiende como la obsesión por romperle a la pareja la ropa que lleve puesta.
Claustrofilia: Tendencia a permanecer en espacios cerrados, cerrando puertas y ventanas.
Cleptofilia: Ver kleptofilia.
Clismafilia: Excitación erótica provocada por la inyección de alguna sustancia en el recto (como por ejemplo un enema) mientras se realizan juegos sexuales.
Coitolalia: La excitación sexual se produce al hablar durante el acto sexual.
Colpofilia: Atracción hacia los genitales en general.
Consuerofilia: Excitación sexual producida al coserse zonas de la piel con aguja e hilo.
Coprofemia: Placer obtenido al decir obscenidades en público.
Coprofilia: Atracción por ver defecar, ingerir heces o untarse con las heces propias o de la pareja.
Coprolagnia: Ver coprofilia.
Coprolalia: Tendencia patológica a proferir obscenidades.
Corefalismo: La excitación sexual se produce únicamente practicando sexo anal con niñas.
Coreofilia: Atracción por la danza y baile erótico.
Coulrofilia: Atracción hacia los payasos, saltimbanquis o bufones.
Cratolagnia: Excitación provocada por la fuerza de la pareja, Del griego kratos: ‘poder’.
Crematistofilia: Atracción producida al pagar por sexo o ser robado por la pareja sexual durante la relación.
Crematofilia: Atracción por ser quemado o pensar en quemarse.
Criptoscopofilia: Atracción por contemplar la conducta (no necesariamente sexual) de otras personas en la privacidad de su hogar.
Cronofilia: Se trata de una parafilia en la que la edad del sujeto se considera inadecuada con la edad de la persona objeto de la atracción sexual. El término fue inventado por el psiquiatra John Money. Existen varios tipos: Gerontofilia, Paidofilia, Efebofilia, Infantofilia o nepiofilia y Teleiofilia
Crurofilia: Atracción por contemplar o acariciar las piernas.
Cunilalia: Excitación obtenida al hablar acerca de los genitales femeninos.
Cyesolagnia: La excitación sexual se consigue únicamente con mujeres embarazadas.

D

Dacryfilia o dacrilagnia: Se trata de un desorden de tipo psicosexual que se desencadena al ver lágrimas en los ojos de la pareja.
Deipnofilia: Atracción por las conversaciones de sobremesa.
Demofilia: Atracción hacia las multitudes.
Dendrofilia o Dentrofilia: Atracción producida al frotarse contra los árboles o vegetales en general.
Dextrofilia: Atracción hacia los objetos que se encuentran a la derecha del cuerpo.
Dipoldismo: Excitación producida al propinar cachetes en las nalgas a niños.
Dipsofilia: Atracción por beber. Se aplica a cualquier líquido, no solo a bebidas alcoholicas.
Dismorfofilia: Atracción sexual o emocional hacia personas deformadas.
Doogging: Excitación sexual al ser observados practicando sexo al aire libre o en el coche.
Dorafilia: Atracción por la pìel humana o pieles animales, sintéticas o de cualquier otro tipo. Se aplica también a la excitación sexual proveniente del tocar el pelo.
Dysmorfofilia: Ver Dismorfofilia.

E

Ecdemolagnia: Deseo de viajar o estar lejos del hogar.
Ecouteurismo: Escuchar sin consentimiento a otras personas que mantienen relaciones sexuales.
Ecdiosis: Excitación producida al desnudarse ante desconocidos.
Efebofilia: Atracción sexual de una persona adulta hacia un adolescente o joven en la etapa postpuberal.
Electrofilia o electrocutofilia: Atracción por la electricidad y las descargas eléctricas.
Elefilia: Atracción obsesiva por determinados los tejidos.
Emetofilia: Atracción por vómito o el acto de vomitar.
Enditofilia o enditolagnia: Excitación producida por ver a la pareja vestida.
Eonismo: Deseo de ponerse ropas del sexo opuesto.
Erotofonofilia: Atracción por realizar llamadas telefónicas (normalmente anónimas) utilizando lenguaje erótico u obsceno.
Eopareunia: Situación en la que una persona muy joven mantiene relaciones sexuales.
Erotomanía o síndrome de De Clerambault: Creencia ilusoria de que otra persona, generalmente de un estatus social superior, está enamorada de ella.
Escatofilia: Atracción sexual por las heces. En su grado extremo, hablamos de coprofagia.
Escatofonofilia: Ver erotofonofilia.
Erotolalia: Estimularse sexualmente solamente hablando sobre sexo.
Escopofilia: Instinto o movimiento compulsivo hacia la contemplación placentera de otras personas, ya sea en la vida real o en el cine.
Espectrofilia: Atracción producida por la imagen reflejada en el espejo.
Estigmatofilia: Atracción producida por el hecho de que la pareja tenga tatuajes, agujereamientos (píercing), sacrificios o cicatrices.
Eufilia: Atracción por las buenas noticias.
Exhibicionismo: El placer sexual se obtiene al asustar o crear pánico a otros mediante la exposición por sorpresa del cuerpo desnudo (o de alguna de sus partes). En las películas se representa en ocasiones con el paseante de los parques que al divisar una víctima abre de golpe su gabardina para mostrar los genitales. También se considera exhibicionismo la necesidad de ser visto para poder llevar a cabo el coito.
Exofilia o neofilia: atracción ante lo inusual, bizarro o que sale de la norma.

F

Falofilia: Implica una gran atracción sexual por un pene erecto de dimensiones extraordinarias. La costumbre de hacer bollos con forma de pene por Semana Santa no pudo ser erradicada por el cristianismo que permitió que tales bollos se siguieran confeccionando a condición de que llevaran una cruz o se llamaran “cruasan” es decir, cruz santa.
Fermininofilia: Atracción por las personas u objetos feos.
Fetichismo, parcialismo o idolismo: Necesidad de utilizar objetos o talismanes de la pareja para poder excitarse.
Flatofilia: Atracción por el olor de los gases intestinales propios o de la pareja.
Fonofilia: Se trata de la necesidad de escuchar dichas palabras obscenas durante el acto sexual.
Formicofilia: Atracción por el reptar de insectos o pequeños animales (Caracoles, gusanos, etc.) sobre los genitales, el área perineal y los pezones.
Fratrilagnia: Atracción por las relaciones sexuales incestuosas o al imaginar el sexo con un hermano o hermana.
Frotismo, froteurismo o tocheurismo: La persona obtiene placer sexual frotando sus genitales contra personas desconocidas en una multitud.
Furtling: Excitación producida al introducir un dedo a través de un agujero cortado en la zona genital de una foto o dibujo.

G

Galactofilia: Atracción por beber leche del pecho de una mujer.
Gerontofilia: Atracción sexual de una persona joven por otra de edad mucho mayor.
Ginonudomanía: Compulsión por arrancar violentamente las ropas a la pareja.
Gimnofilia o nudomanía: Excitación producida por la desnudez.
Ginemimetofilia: Atracción sexual por los travestis o por hombres que se visten o comportan como mujeres.
Gomfipotismo: Excitación provocada por los dientes.
Grafolagnia, iconolagnia o pictofilia: La consecución del estímulo sexual se produce únicamente ante fotos, videos o cuadros eróticos. Puede darse sólo o en presencia de la pareja.
Graofilia, matronolagnia o anililagnia: atracción sexual de una persona joven por una mujer de edad mucho mayor.
Gregomulcia: Excitación al ser manoseado por una persona desconocida en una multitud.

H

Harpaxofilia: Atracción producida a ser asaltado o robado con violencia.
Hebefilia: Ver efebofilia.
Hematofilia: Excitación por ver tocar o beber la sangre.
Hemotigolagnia: Atracción sexual por los tampones usados.
Hibristofilia: Apetencia sexual desorbitada por tener relaciones con violadores, asesinos o criminales.
Hidrofilia: Atracción producida por el agua.
Hierofilia: Atracción sexual por personas u objetos sagrados, como por ejemplo las cruces.
Hifefilia: El placer sexual se obtiene al tocar, sentir o rozar contra la piel los objetos ajenos como ropa, cabellos, piel, etc. Habitualmente, se trata de objetos utilizados en las principales zonas eróticas del cuerpo de la pareja como ropa íntima.
Higrofilia: Atracción por los fluidos corporales en general.
Hipnofilia: Excitación producida al contemplar a personas dormidas.
Hipoxifilia: Ver asfixiofilia.
Hirsutofilia: Del latín hirsutus “vello aspero” y del griego filia “amor”. Se trata de una la parafilia que se refiere a la atracción por el vello corporal. En este fetichismo, frecuente tanto en mujeres como en hombres, se centra la excitación erótica en los varones velludos o en las zonas peludas de éstos.
Homiliofilia: Placer derivado de predicar un determinado credo o religión a personas débiles, sencillas, crédulas o inocentonas.
Homofilia: Del Griego homos (igual) y philia (atracción). Atraccion sexual por personas del mismo sexo.

I

Iatronudia: ver latronudia.
Infantalismo (anaclitismo) : La única excitación proviene de imitar el comportamiento de un niño o de realizar actividades propias de la infancia.
Ipsofilia: Atracción sexual sólo por uno mismo.

J

Jactitafilia: Placer experimentado al relatar las propias hazañas sexuales.
Juvenalismo o juvenilismo: Excitación producida en personas adultas por el hecho de representar la etapa juvenil del desarrollo y ser tratado como tal por la pareja.

K

Keraunofilia: Excitación producida por los rayos y los truenos.
Knissofilia: Parafilia de quien siente placer al oler el incienso que se suele utilizar en las misas.
kleptofilia o kleptolagnia: Es el hecho de tener que robar para lograr el deseo erótico. La excitación erótica se obtiene del hecho de entrar y robar ilícitamente la morada de un desconocido o pareja potencial.
Klismafilia: Ver Clismafilia.
Knismolagnia: excitación sexual producida por las cosquillas.

L

Lactafilia: Atracción por los pechos en periodo de amantamiento. También se refiere se refiere a la excitación sexual provocada al mirar a una mujer lactando o al ser amamantado
Latronudia: Excitación por desnudarse ante el médico, generalmente fingiendo una dolencia.
Lectolagnia: Excitación producida durante la lectura de textos de contenido erótico.
Leptosadismo: Se trata de una forma suave del sadismo.
Levofilia: Atracción por lo objetos que se encuentran a la izquierda del cuerpo.
Ligirofilia: Atracción por los ruidos fuertes.
Ligerastia: Se dice de las personas que necesitan la total oscuridad para poder excitarse.
Logizomecanofilia o logisomecanofilia: Atracción hacia los ordenadores.

M

Macrofilia: Atracción por las personas grandes o rollizas.
Macrogenitalismo: Excitación vinculada con un macrofalo (pene muy grande).
Maieusiofilia: Atracción por las mujeres embarazadas.
Maniafilia: Atracción por la locura.
Martimaclia (martymachlia) : Excitación al ser observado por otras personas durante la relación sexual.
Masoquismo o duololagnia: El placer sexual se obtiene ligado a la propia humillación, tortura, abuso o sufrimiento físico (al recibir cachetazos, latigazos, pellizcos, etc.) o moral. Se diferencia de la algomanía por la presencia del componente erótico.
Melolagnia: Excitación sexual provocada por la música (no necesariamente tiene que ser música con letras eróticas).
Menstruofilia o menofilia: Atracción por las mujer en el periodo de la menstruación.
Merintofilia: Excitación sexual producida al estar atado.
Metalfilia: Atracción por el metal y los objetos metálicos.
Microfilia: Atracción sexual por las personas pequeñas o enanas.
Miscegenación: Ver alotriorastia.
Microgenitalismo: Excitación por los penes pequeños (Menos de 10 cm).
Misofilia: Ver automisofilia.
Mixoscopía o escoptolagnia: Excitación producida al observar abiertamente a otras personas realizando el acto sexual. Se diferencia del voyeurismo en que en este caso, las personas se saben observadas.
Morfofilia: Atracción por personas con ciertas características físicas prominentes o elementos destacados de la pareja (sólo rubios, sólo obesos, mujeres con grandes pechos, un lunar etc.)
Moriafilia: Excitación producida al contar o escuchar chistes con contenido sexual.

N

Nafefilia: Excitación por tocar o ser tocado por otras personas.
Nanofilia: Atracción sexual por las personas pequeña o enanas.
Narratofilia: La excitación sexual se consigue al relatar o imaginar historias eróticas o utilizar vocabulario obsceno en presencia de la pareja.
Necroclesis: Atracción por realizar el acto sexual con un cadáver femenino.
Necrofilia: Atracción hacia los muertos o perversión sexual de quien obtiene placer erótico con cadáveres.
Negrofilia: atracción hacia personas de color.
Neofilia: Atracción por lo nuevo o exótico. También se refiere a los individuo que presenta una atracción compulsiva hacia los objetos de última tecnología.
Nepiofilia o nepiolagnia: El placer sexual se obtiene cuando la pareja es un niño del sexo opuesto.
Nepirastia: Excitación producida por tener alzado a un bebé.
Nictofilia: Atracción a la oscuridad.
Ninfofilia o Lolitismo: Atracción que algunos hombres sienten por las adolescentes o las niñas que están a punto de tener su primera regla. Su equivalente masculino se llama efebofilia.
Ninfomanía: Hipersexualidad femenina. En latín también se la llamaba furor uterinus. Se trata de un apetito sexual exagerado de la mujer. El límite de lo normal no esta definido claramente, pero se puede decir que existe patología sexual si las preocupaciones sexuales tienden a dominar el pensamiento conciente aun después de que el acto sexual ha sido ejecutado o si el sexo tiene una influencia tan dominante que interfiere con otros aspectos de la vida diaria del individuo
Nomatofilia: Atracción por los nombres.
Normofilia: Excitación exclusiva por los actos considerados normales por la propia religión o sociedad.
Nosolagnia: Excitación proveniente de saber que la pareja padece una enfermedad terminal.

O

Oclofilia: Excitación ante una multitud de personas reunidas.
Octofilia: Atracción hacia la figura del 8.
Odaxelagnia: Excitación producida al morder o ser mordido por la pareja.
Odofilia: Excitación producida por los viajes.
Ofidiofilia: Atracción hacia las serpientes y reptiles en general.
Ofolagnia: Excitación producida por canciones o ruidos eróticos.
Olfatofilia o Olfactofilia: Atracción por el olor de distintas partes del cuerpo de la pareja, en especial el de las zonas erogenas.
Omolagnia: Excitación provocada al contemplar la desnudez.
Ornitofilia o avisodomía: Afición por las aves.
Ortofilia: Atracción por la propiedad.
Osmolagnia: Excitación producida por los olores.
Otofilia: Atracción por las orejas.
Ozolagnia: Excitación producida por olores fuertes.

P

Partenofilia: Atracción por las personas vírgenes.
Parcialismo: Atracción por una parte concreta del cuerpo de la pareja que no tenga connotaciones sexuales explícitas, como por ejemplo pies, manos, etc.
Peodeictofilia o Peodeiktofilia: El placer se obtiene al provocar sorpresa, desmayo, shock o pánico en un desconocido tras la exhibición ilícita del pene.
Pediofilia: Atracción por las muñecas.
Pedofilia: Atracción sexual por los niños.
Picacismo: Excitación sexual al introducirse alimentos en alguna de las cavidades del cuerpo con el fin de que la pareja los recupere con la boca.
Pigofilia o pigotripsis: Placer producido por el contacto o roce con las nalgas.
Pigmalionismo, agalmatofilia, galateísmo o monumentofilia: Atracción sexual por estatuas o maniquíes desnudos. Proviene de Pigmalión, personaje mitológico griego que se enamoró de una estatua de su propia creación.
Pirofilia o Pirolagnia: Atracción por el fuego o los incendios.
Podafilia: Es una variante del parcialismo en la que el estímulo fetichista son los pies (pódos).
Polyiterofilia: Necesidad de tener una serie de parejas sexuales consecutivas antes de conseguir el orgasmo.
Ponifilia: Atracción por los ponis.
Pornolagnia: Frecuentar la compañía de prostitutas o preferencia por cohabitar con ellas.
Pornofilia (del griego “porno”, ramera y “philos”, amante): Atracción por todo lo relacionado con la prostitución y simpatía hacia sus profesionales.
Psicrofilia: Excitación producida por el frío o al ver a personas con frío.
Pubefilia o ginelofilia: Excitación producida al contemplar o acariciar el vello pubiano.
Pungofilia: Necesidad de ser pinchado para obtener placer sexual.

Q

Quinunolagnia: Excitación sexual producida al ponerse en situaciones de peligro.

R

Rabdofilia: Atracción por ser flagelado.
Renifleurismo: Desviación sexual en la que la excitación es debida al olor de la orina.
Retifismo: Atracción por los zapatos.
Ripofilia: Atracción por la suciedad.

S

Sadismo: La experimentación del placer erótico se produce al provocar dolor físico o humillación en la pareja.
Satiriasis (donjuanismo) : Ver Andromanía.
Sinforofilia o simforofilia: Excitación sexual por organizar, presenciar o imaginar un desastre o accidente.
Salirofilia: Excitación producida al ingerir la saliva o el sudor de la pareja.
Saliromanía: Deseo por ensuciar o dañar el cuerpo o la ropa de la pareja.
Somnofilia: Atracción por acariciar y realizar sexo oral con una persona dormida hasta despertarla. Sin utilizar la violencia.
Sudorofilia: Atracción por el sudor.

T

Tafefilia: Excitación proveniente de ser enterrado vivo.
Telefonofilia: Afición exagerada por las conversaciones telefónicas.
Tesauromanía: Afición por recolectar objetos pertenecientes a la persona amada.
Thlipsosis o zlipsosis: Excitación proveniente de los pellizcos.
Toucherismo: Estímulo que se produce al tocar a personas desconocidas.
Tragolimia: Deseo sexual compulsivo sin tener en cuenta el atractivo de la pareja.
Transvestofilia: La estimulación sexual depende del hecho de vestir prendas, especialmente prendas interiores, del otro sexo.
Triolismo: La excitación depende de observar abiertamente a la propia pareja teniendo relaciones con una tercera persona.
Traumatofilia: Se trata de un estado psicológico en el que el individuo siente placer con las lesiones o intervenciones quirúrgicas.
Tripsofilia o tripsolagnia: Excitación producida al ser masajeado o al hacerse lavar el cabello.
Troilismo (del francés trois): Ver triolismo.

U

Undinismo: Excitación sexual producida por el vaivén del mar.
Uretralismo: Introducción de objetos en la uretra. Puede ser de tipo autosexual, heterosexual u homosexual.
Urofilia, urolagnia u ondinismo: Atracción por ver orinar o ingerir orina.

V

Vampirismo: Excitación sexual provducida por la extracción de sangre.
Vincilagnia: Excitación por hacerse atar.
Voyeurismo: Excitación producida al ver a otras personas realizando el acto sexual de manera subrepticia, es decir, que quienes son observados no lo saben. Puede excitar mucho al voyeurista la posibilidad de ser descubierto. Algunas personas lo llevan hasta sus límites y se arriesgan a ser descubiertas porque de esa manera su excitación se incrementa.

X

Xenofilia: Atracción por los extranjeros.
Xenoglosofilia : Preferencia por las lenguas extrangeras.

Z

Zelofilia: Atracción producida por el sentimiento de envidia.
Zemifilia: Atracción por los topos.
Zoofilia (bestialismo): Afición por los animales. También se refiere al placer sexual que se obtiene al mantener relaciones sexuales con animales.