Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

sábado, 28 de noviembre de 2015

Huevos de Jade estimula tu energía sexual

¿No sabes cómo estimular tu energía sexual para mejorar tu vida íntima? El huevo de jade es un artículo que te permite aumentar la sensibilidad de la vagina, así como estimular los músculos pélvicos

 Huevo de jade

De acuerdo con Marianne Leyton, psicóloga y terapeuta de parejas, el huevo de jade ayuda a incrementar la sensibilidad en la zona vaginal, lo que permite percibir nuevas sensaciones durante la penetración y lograr orgasmos intensos.

También te puede interesar: 5 reglas del sexo perfecto

Los movimientos que realizas con esta piedra de jade (combinación de minerales jadeíta y nefrita) en forma de huevo, te ayudarán a equilibrar y absorber la energía sexual mientras contraes los músculos pélvicos, pero es importante preparar a tu cuerpo para que esté receptivo y evites molestias.

¡Aprende a usarlo y perfecciona tu forma de amar!

  1. Elige el adecuado. Existen tamaños que van desde un huevo de codorniz hasta uno más pequeño que el de gallina. Se pueden conseguir en las tiendas donde venden cuarzos o piedras semipreciosas.
  1. Límpialo y prevén infecciones. Déjalo por un día y una noche con un poco de sal marina. Después, lávalo con jabón y agua.
  1. Busca tu privacidad. En un ambiente acogedor y sensual acuéstate boca arriba y coloca el huevo sobre tu vientre. Ruédalo sobre tu cuerpo, respira suave y profundamente. Recorre tus zonas erógenas para prepararte para su introducción.
  1. Llénate de energía. Una vez que esté bien lubricada tu vagina introduce lentamente el huevo y haz contracciones con tus músculos pélvicos, hasta que quede totalmente adentro.
  1. Ejercicios. Aprieta suavemente los músculos de la zona como si retuvieras la orina y descansa. Haz 9 repeticiones.
  1. Descansa. Después de los ejercicios, descansa por unos minutos antes de extraer el huevo.

Para extraerlo puedes utilizar la cuerda que algunos tienen para manejarlo o simplemente relaja tus músculos y puja con fuerza. Trata de realizar este tipo de ejercicio dos veces a la semana para mantener recargada tu energía sexual.

Con esta técnica disfrutarás más de la penetración durante las relaciones sexuales y tu pareja se sorprenderá de todo lo que puedes hacer cuando su órgano sexual se encuentre dentro de ti. Y tú, ¿qué otro juguete utilizas para elevar el placer?

Cómo mejorar y disfrutar más de la posición del perrito

Les dejos estos tips para disfrutar más esta posición tan adorada por los hombres:

200025260-002

    •    Primero estabilízate; las chicas fácilmente se distraen durante el sexo y más lo harás si te andas preocupando en mantener el equilibrio. Mejor elige una superficie sólida, estabilízate y concéntrate en las sensaciones. Si hay algún mueble en frente de ti, apóyate en él o agarra las sábanas para siempre mantener un balance entre tu cuerpo y el movimiento drástico.

•    Cuando tu galán agarre tus caderas estará tan metido en el placer que no notará la fuerza con la que te está tocando, así que, en algún punto de la sesión él podría lastimarte. Mejor enreda una toalla en esa parte de tu cuerpo para prevenir que, al momento de llegar al placer, te lastime con sus manos y tú pierdas la concentración sobre tu orgasmo.

•    Los chicos pierden un poco de su concentración en esta posición y pasarán desapercibido a tu clítoris. Para que esto no suceda ¡toma las riendas de tu cuerpo! Acuéstate un poco y utiliza tus manos para tocarte; si se te hace muy complicado o simplemente no puedes acomodarte, busca tu vibrador para que haga lo suyo.

•    Técnicamente tu chico no puede ver tus expresiones así que la única forma que tiene él de saber que te está gustando lo que está haciendo, es escuchando tus gritos y gemidos. Explota tus palabras para demostrarle lo que estás disfrutando y calla cuando no está haciéndolo de la forma correcta. Él se dará cuenta rápidamente de los movimientos y el ritmo adecuado.

•    El ángulo de su erección usualmente favorece las probabilidades de que pueda alcanzar tu punto G pero, si bajas un poco tus hombros y cuerpo, su miembro estará en la posición correcta para hacerte gritar de placer con cada movimiento.

•    ¡Con cuidado! A los hombres les gusta ir a la velocidad de la luz con esta posición; y no tiene nada de malo, después de todo son líderes de sus cuerpos así que pueden hacer lo que quieran pero, cuando este ritmo acelera el proceso de su sesión erótica… habrá que hacer algo al respecto. Dile que coloque sus manos en tu cintura en lugar de tu cadera; esta posición hará que tu galán se acerque más y no tenga la posibilidad de acelerarse tan fácilmente.

•    Coloca una almohada firme debajo de tus caderas para que, a la hora de que él haga un movimiento drástico, la almohada pueda estimular tu clítoris. También puedes utilizar tu dildo o vibrador para mejores resultados y, si él no pierde del todo la concentración, ¡pídele que él lo haga!

•    Dile a tu chico que esta noche ¡tú eres la que tiene el control! Átalo a la cama y empieza a moverte de adelante para atrás controlando tu placer al ritmo que más te guste. También puedes usar tus brazos para apoyarte en una superficie sólida y acelerar tus movimientos.

viernes, 27 de noviembre de 2015

Como decirle a su pareja que tiene una ETS (Enfermedad de transmisión sexual)


Megan y Josh han sido amigos desde la escuela secundaria y, de alguna manera, siempre supieron que terminarían siendo pareja.

Foto rami-spb.ru

Foto rami-spb.ru

Sin embargo, aunque compartieron toda clase de secretos personales a través de los años, Megan temía contarle a Josh acerca de su ETS. Después de juntar valor para hablar del tema, se sorprendió cuando Josh le dijo que tenía la misma ETS y se preguntaba cómo se lo diría.

En primer lugar, hágase las pruebas

Las enfermedades de transmisión sexual, o ETS, afectan el cuerpo, pero vivir con una de ellas también puede generar tensión emocional a una persona. Si tiene una ETS puede sentirse solo, pero en realidad no lo está. Las ETS son muy comunes. Afortunadamente, muchas pueden curarse. Y, aun en el caso de las que no pueden curarse (como el herpes o el VIH/SIDA), los síntomas pueden tratarse, aunque la infección igualmente puede contagiarse a otras personas.

El problema surge cuando las personas se sienten perfectamente bien y no muestran signos de tener una ETS. Como no lo saben, no se tratan. Esto genera mayores problemas debido a que las ETS no desaparecen solas. Sin tratamiento, la infección permanece en el organismo y puede causar problemas permanentes en la salud o puede contagiarse a otras personas. Por eso los médicos recomiendan que las personas que tienen relaciones sexuales (o que las han tenido en el pasado) se hagan las pruebas de ETS regularmente.

Por qué es necesario contarle a su pareja

¿Qué hace si el resultado de su prueba es positivo? Uno de los primeros pasos es contarle a las parejas sexuales (pasadas, presentes y futuras). ¿Por qué? La salud de ellos está en riesgo, por eso deben saber lo que sucede. Es natural sentir temor, incluso miedo, al pensar en hablar de su enfermedad. Tal vez le preocupe el rechazo y los rumores. Pero para proteger a su pareja (y evitar sentir vergüenza o tener malentendidos en el futuro), debe tener esa charla.

¿Necesita más motivos?

  • En algunos estados puede ser un delito penal no contarle a su pareja que tiene una ETS después de la confirmación del diagnóstico.
  • Algunas ETS pueden afectar la fertilidad en el futuro si no se las trata en las etapas iniciales.
  • Algunas ETS pueden causar infecciones potencialmente mortales, en especial si no se las reconoce y trata.
  • Si se trata por una ETS curable, pero su pareja no lo ha hecho, usted puede volver a infectarse.
  • Contarle a una futura pareja le permite a esa persona tomar una decisión informada sobre su propia salud, tales como tomar precauciones para evitar el contagio de la enfermedad.
  • Contarle a una pareja anterior o actual le da a esa persona la posibilidad de hacerse las pruebas y, si es necesario, tratarse.

Cómo hablar con una nueva pareja sobre una ETS

Si tiene una ETS, es normal estar nervioso por tener que contarle a alguien nuevo. Todos planteamos el tema de forma diferente. Aquí le damos algunas ideas para llevar adelante la charla:

Intente imaginarse que sus roles se invierten.¿Qué esperaría que hiciera o dijera su pareja si estuviese en su lugar?

Siéntase orgulloso de sus intenciones. Su disposición para tener esta difícil charla muestra que se preocupa por la otra persona y la relación. Es más probable que confiemos y respetemos a alguien que sea lo suficientemente honesto (y valiente) como para hablar sobre temas difíciles como las ETS.

Lo mejor es ser directo. Podría comenzar diciendo: “Antes de tener relaciones sexuales, deseo que hablemos sobre las ETS y la protección, porque tengo una ETS”. Mencione el tipo de ETS que tiene y cómo se la contagió. No tiene que compartir cada detalle de sus relaciones anteriores, pero si muestra que está abierto a hablar y responder preguntas, también puede ayudar a su pareja a sentirse más cómodo.

Lo mejor es ser honesto. Tal vez se preocupe por la divulgación de los rumores, pero, ¿no es mejor que su pareja se entere porque usted le dijo que levantarse un día con una infección? Es más probable que la gente respete la privacidad de una persona si sienten que esta también los ha respetado.

Deje que la charla fluya naturalmente. Escuche en vez de ser siempre el que hable. Prepárese para ver a su pareja sorprendida. Cada persona reacciona a las noticias de manera diferente. Algunos pueden entrar en pánico. Otros pueden estar llenos de preguntas. Y otros simplemente pueden necesitar tiempo para pensar.

No presione a su pareja para que tome decisiones sobre el sexo o su relación rápidamente. Es normal desear recibir aceptación y seguridad después de revelar esta información personal. Pero dele cierto espacio a la otra persona. Hacer una sugerencia como “sé que probablemente necesitas tiempo para pensar en esto” muestra que usted está seguro y en control de la situación.

Aliente a su pareja a que le haga preguntas.Durante la charla, dé información y datos sobre la ETS y sus síntomas, por ejemplo, si se puede tratar o curar. Tal vez quiera llevarle a su pareja un artículo o un folleto sobre su ETS. No hay nada de malo si no puede responder a todas las preguntas de su pareja. Dígale que no sabe y luego busquen juntos más información en Internet.

Si usted y su pareja deciden no tener relaciones sexuales (sexo vaginal, anal u oral), existen otras maneras de tener intimidad o expresar los sentimientos de uno por el otro. Si deciden tener relaciones sexuales, usen condones y practiquen técnicas sexuales seguras.

Cómo hablar con una pareja actual sobre una ETS

Tener un diagnóstico de una ETS en medio de una relación puede generar muchas emociones. Incluso puede comenzar a poner en duda la confianza en su pareja. Sin embargo, antes de culpar a su pareja por infidelidad, tenga en cuenta que algunas ETS no siempre presentan síntomas rápidamente. Es probable que usted o su pareja hayan contraído la ETS en una relación anterior, incluso sin saberlo.

Puede ser difícil enfrentar estos sentimientos. Pero lo más importante es recordar que usted y su pareja deben recibir atención médica tan pronto como sea posible.

Si descubre que tiene una ETS en medio de una relación, hable con su pareja lo más pronto posible. Sea honesto y directo, incluso si no fue parte del pasado de su pareja. Recuerde que su pareja puede alterarse y posiblemente enojarse; por lo tanto, trate de ser comprensivo.

Lo más útil que puede hacer es escuchar las preocupaciones y los miedos de su pareja, y brindarle información sobre la ETS y sus síntomas. Dé tiempo a su pareja para asimilar esta información.

Si usted y su pareja ya han tenido relaciones sexuales, dejen de hacerlo hasta que ambos se hagan las pruebas. Hable con un médico. Si tiene una ETS curable, probablemente deba tomar medicamentos como parte de su tratamiento. Tome todos sus medicamentos exactamente como se lo indique su médico y programe una prueba de seguimiento para asegurarse de que la ETS haya desaparecido completamente.

Tal vez también deba tomar medicamentos si tiene una ETS no curable, como el herpes. Un médico o el personal de un centro de salud pueden aconsejarle sobre cómo evitar contagiarle la infección a su pareja sexual.

Si le diagnostican una ETS y piensa que la ha tenido durante un tiempo, debe hacérselo saber a sus parejas sexuales anteriores. Ellos también deben hacerse las pruebas.

Puede ser incómodo emocionalmente, pero lo correcto es hablar con sus parejas sobre las ETS. Si piensa que tiene una ETS o tiene preguntas con respecto a estas, hable con un médico, el personal de un centro de salud sexual o un centro de salud para estudiantes.

Que es parafilia?

En 1987 la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (American Psychiatric Association) eliminó el término «perversión» del DSM y de la terminología psiquiátrica mundial. De ahora en más se trata de «parafilias».
495_271
El griego es la lengua en la que tiene su origen el origen etimológico de la palabra parafilia. En concreto en él se encuentra formada por la unión de para, que significa “junto a”, y filein, que podría traducirse como sinónimo del verbo “amar”.
De acuerdo a la definición del diccionario de la Real Academia Española (RAE), una parafilia es un desvío de índole sexual. Se trata de una conducta íntima donde el placer se obtiene mediante una actividad diferente a la relación sexual en sí misma.
Las parafilias son consideradas inofensivas, aunque hay excepciones. Ciertas parafilias pueden generar daños físicos y/o psíquicos en alguno de los participantes del acto sexual, como ocurre con la pedofilia.
En concreto, se establece que una persona disfruta llevando a cabo una parafilia porque eso le supone gozar con uno o con los dos de los siguientes elementos:
Riesgo. El riesgo que trae consigo llevar a cabo una práctica sexual clasificada como parafilia supone que la persona en cuestión disfrute del mismo y cuente con una excitación mucho mayor.
Voluntad de poder. A través de una de estas prácticas, quien la lleva a cabo disfruta de una sensación de poder sobre la persona con quien la realiza, se siente por encima de ella y con capacidad para hacer lo que desea.
Cabe destacar que el parámetro para considerar si una conducta sexual es parafílica varía a lo largo de la historia y según la región. De este modo, prácticas que eran consideradas como parafílicas hace algunas décadas, hoy son aceptadas como normales y, por lo tanto, no se toman como desviaciones. Ese el caso de la masturbación, la felación o el cunnilingus, por ejemplo.
Es importante destacar que los expertos no han hallado trastornos psicológicos o cambios orgánicos que brinden una explicación sobre el origen de una práctica parafílica. Estas desviaciones, de todos modos, pueden tratarse mediante la terapia psicoanalítica.
Entre las parafilias más usuales, pueden mencionarse a la altocalcifilia (excitación por el calzado que dispone de tacones altos), la asfixiofilia (que consiste en provocar un estrangulamiento erótico), el bestialismo (donde la relación sexual contempla la participación de un animal), la coprolalia (estimulación sexual a partir de la utilización de términos soeces), el fetichismo (deseo mediante el empleo de objetos o partes corporales en la relación sexual), el masoquismo (placer vinculado al sufrimiento físico y a la humillación), la pedofilia (atracción por los niños), la podofilia (excitación por los pies) y el sadismo(placer al generar dolor físico al otro).
No obstante, no son las únicas parafilias que se conocen actualmente. Así, entre otras de las más conocidas se encuentran las siguientes:
Necrofilia, que consiste en la obtención del placer mediante la práctica sexual con cadáveres.
Exhibicionismo, que es el que practican aquellas personas que obtienen placer mostrando de manera deliberada y pública sus genitales.
Vouyerismo, que se define como la consecución del placer sexual mediante la visión de los genitales o de los actos sexuales que realizan otras personas.
Froteurismo. En este caso concreto, la satisfacción de quien tiene esta citada parafilia le llega mediante el frotamiento de sus genitales con el cuerpo de otra persona.