Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

martes, 9 de junio de 2015

CONSEJOS PARA UNA MANTENER UNA RELACIÓN A DISTANCIA

Las relaciones románticas a distancia son posibles. No solo lo son, sino que proliferan. Esta situación de una distancia física separando a dos amantes mantiene la pasión de una forma exclusivista y ardiente. No hay lugar en la mente, la libido y el corazón del enamorado para nada más que no sea el objeto de su amor
amor de lejos
El mundo no es más grande que antes, pero las distancias son más cortas. La Globalización ha hecho que millones de personas migren constantemente y se afinquen en lugares muy lejanos a sus países de origen.
No es infrecuente que, en estos destierros voluntarios, los emigrantes se unan en grupos culturales similares. Otras veces esto no resulta del todo satisfactorio, las relaciones con las personas del país anfitrión no resultan lo que uno esperaba porque las diferencias de intereses son grandes.
En un viaje de visita al país de origen, en una reunión esporádica de la comunidad del país, o simplemente por Internet, podemos conocer a la persona que nos vuela el corazón.
El enamoramiento contrarreloj
Estas relaciones suelen empezar con un flechazo intenso. El otro te deslumbra, todo gira en torno a su persona. Hasta aquí es lo mismo que con cualquier otra relación, pero hay un aditamento extra. Saber de antemano que te tienes que separar de esa persona que significa todo para ti.
El amor naciente se vive con pasión y con angustia. Es un sentimiento agridulce. Se va a perder en determinada fecha, lo que se ha encontrado. Es por esta razón que estos enamoramientos suelen salirse de proporciones. Todo es más intenso puesto que se quieren vivir varias etapas juntas, disfrutar del otro al máximo.
Idealización del otro cuando no está
Llega el momento de la separación por la razón que sea. Cada uno vuelve a su lugar de origen. Uno de los dos tiene que ausentarse. No se conocen personalmente, pero se ha iniciado una relación sentimental virtual.
No poder compartir las cosas cotidianas con el amado, no poder tocarlo, satisfacer el ansia de estar cerca, hace que el deseo de hacer estas cosas aumente. Imagina que la distancia, en vez de alejar (por lo menos al principio), potencia las ganas de estar con el otro.
Al no compartir la vida diaria, las pequeñas cosas, no podemos ir conociendo las virtudes y los defectos del objeto de nuestro amor. Su perfil queda congelado, idealizado en ese momento que pudiste compartir. No puedes ver esos pequeños rasgos tan humanos que hacen que el enamoramiento dé paso al amor verdadero.
La fuerza del amor a pesar de la distancia
Todo lo anterior no significa que las parejas que tienen que pasar por un periodo de separación estén destinadas al fracaso. El tiempo separados funciona muy bien en otro sentido. La introspección de cada uno y la comunicación profunda.
Como no podemos estar con el otro, pero lo queremos con desesperación en nuestra vida, comenzamos a buscar maneras de comunicarnos en todos los niveles. El chat, los mensajes de texto, los emails, las videoconferencias, las llamadas telefónicas. Todo sirve para informar e informarse acerca de los detalles más ínfimos acerca de la persona que amas.
No puedes ver, oler, tocar, tocar o escuchar como si estuvieras al lado de tu pareja. Entonces te vuelves más creativo para conseguir suplir esta carencia de la mejor manera. Hay más tiempo para conocer los gustos, los pensamientos, la filosofía de vida del otro, sin distracciones propias de estar juntos físicamente.
Tips para mantener una pareja a distancia
  • La pareja tiene que tener una fecha aproximada pero certera de reencuentro. El periodo de separación debe tener un final, una meta real que haga que el esfuerzo tenga su propósito.
  • Piensa en tu pareja tanto como quieras pero no te obsesiones. Enriquece tu vida con otras actividades, llénate de energía. Así tendrás que contar cuando te comuniques.
  • No permitas que la tristeza por la separación te haga abandonarte. No dejes de ocuparte de ti mismo. Piensa en estar en forma, deslumbrante, cuando llegue el reencuentro.
  • Es normal que hables mucho de esa persona que no está. Es el eje de tus pensamientos… pero los demás NO lo ven. Durante un tiempo van a escucharte con paciencia pero es lógico que después se desvanezca de las prioridades de todos los que no son tú. No te enfades con tus seres queridos y amigos aunque te sientas incomprendido.
  • Establece un sistema de comunicación que satisfaga a los dos. Puede ser una llamada diaria, mensajes de texto durante el día, o más esporádicamente. Intenta ser fiel al cronograma y no te desesperes si el otro falta de vez en cuando. Puede pasar que la rutina prevista se interrumpa por un motivo repentino. Mantén la calma.
  • Hoy en día podemos disfrutar de video-conferencias gratis desde la computadora. Es una excelente oportunidad para ver y escuchar al otro. Las expresiones faciales cuando conversamos son mucho más importantes, a veces, que las mismas palabras. Además podrás ver su entorno y conocer a sus amigos. Este sistema es como una “ventanita” a la realidad del otro.
  • Permite que tu pareja conozca cómo te sientes. Te ama. Si estás triste, muéstraselo, si está feliz, házselo saber. De este modo, el otro se sentirá libre para comunicarse realmente contigo y compartir sus vivencias de verdad. Esto es muy importante para la unión de una pareja.
  • Existe el sexo virtual. No es lo mismo, es verdad, pero puedes probar varias cosas para mantener este aspecto de la intimidad de la pareja. Y sacarte algo de presión sexual también. Puedes usar la video conferencia, ya que ves y escuchas a tu pareja. Puedes utilizar el sexo telefónico, recuerda que la voz y la palabra pueden ser altamente eróticos. Puedes grabarte en video o sacarte fotos especiales para el otro. Cuidado con esto, debes enviar este tipo de material siempre con aviso y a una dirección absolutamente segura.
Una pareja puede sobrevivir y reforzarse con la distancia. El amor todo, o casi todo, lo puede.

EL FAMOSO PUNTO G, ¿REALMENTE EXISTE?

Aunque los científicos aún no se han puesto de acuerdo sobre la existencia de la denominada “cumbre del placer sexual”, intentamos ubicar este punto en el mapa de la anatomía sexual femenina. ¿Nos sigues?
stk77305cor
Desde que en 1950 el ginecólogo alemán Ernst Gräfenberg hablara por primera vez de “una zona erógena muy definida” en la pared anterior de la vagina, a la que llamó Punto G, han sido muchas y contradictorias las teorías que han surgido al respecto. Todavía no hay acuerdo. Para poder comprender y decidir si creemos en el Punto G, tenemos primero que saber situarlo correctamente.
La mejor posición es tumbada sobre una superficie plana, desde la cual poder introducir un dedo dentro del interior de nuestra vagina y hacer un movimiento de éste hacia arriba a una distancia de unos 3 a 5 centímetros desde la entrada en la pared anterior vaginal. Podremos diferenciar una zona esponjosa que sobresale ligeramente y tiene un tacto blandito, que se hincha si estimulamos la zona. Muchas mujeres confiesan no haberlo encontrado. El problema radica en que se necesitan dedos muy largos o un vagina corta para llegar en esta posición.
Esa zona esponjosa se corresponde con parte de la uretra, y en ella se sitúan las glándulas de Skene. Su estimulación puede provocar altos niveles de excitación sexual y grandes orgasmos. Estas glándulas uretrales son conocidas como Punto U, y están situadas en la pared anterior de la vagina y formadas por tejido del clítoris. Se consideran el equivalente a la próstata en la mujer y se las relaciona con la eyaculación femenina. En esta misma zona se encuentran las glándulas de Bartolino, que sirven para lubricar la zona de los labios durante la excitación. Es decir, que estas glándulas se localizan en la misma zona donde está el llamado Punto G, y hay que tenerlo en cuenta.
Así que el Punto G no es otra cosa que una zona de la pared anterior de nuestra vagina en la que confluyen diversas glándulas que ayudan a aumentar nuestra excitación sexual. La estimulación de esta zona provoca que en algunas mujeres durante el orgasmo expulsen un líquido proveniente de la uretra, que se confunde con la sensación de hacerse pis, y que realmente es una eyaculación.

¿Y SI TÚ NO LO NOTAS?

Pues no pasa nada. El disfrute sexual en un mujer no depende de un solo punto G, sino de muchos puntos G, porque si limitáramos nuestro orgasmo a una sóla zona estaríamos eliminando la variabilidad femenina, puesto que no todas las mujeres tenemos por qué disfrutar con lo mismo. ¿Acaso no puede ser mi punto G el lóbulo de la oreja?, y si fuera así, ¿la estimulación de éste no me provocaría las mejores sensaciones orgásmicas y posiblemente una eyaculación femenina?
Algunas mujeres pueden alcanzar el orgasmo con la penetración mientras que otras no, y es bastante irresponsable clamar por la existencia de una estructura cuya existencia nunca se ha probado, y presionar por ello a las mujeres con la búsqueda del punto G. Esto no quiere decir que no exista, sino que podemos disfrutar de muchos puntos G a lo largo de toda nuestra geografía corporal y que la capital sexual puede estar muy bien, pero tal vez otros prefieran un tipo de turismo diferente que les pueda satisfacer plenamente.