Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

domingo, 31 de mayo de 2015

Supera tus complejos quiérete mas

Sabemos que sentirnos bien con nosotras mismas no siempre es tarea sencilla, pero si la meta es llevar una vida estable y feliz, resulta importante aceptarnos y potenciar nuestros lados positivos.
Algunas mujeres suelen pensar que son muchas las razones por las cuales es fácil sentirse acomplejadas. Pero pocas creen que también son muchas las características que nos deberían hacer sentir orgullosas de ser quienes somos. En Nosotras te invitamos a despojarte de tus complejos e iniciar el largo pero gratificante proceso de la aceptación, con el fin de quererte un poco más y conseguir también proyectar esa satisfacción al resto del mundo.
 
b1
Por eso en lugar de seguir quejándote de esa barriga que no baja, de esos senos que no suben, de la celulitis, las estrías, las marcas, cicatrices y cuanto detalle te haga infeliz, te invitamos asuperar tus complejos siguiendo los siguientes consejos:
  • Date cuenta de que, incluso antes que otro te quiera y valore, debes quererte, valorarte y respetarte tu misma, una razón más que fuerte para aprender a quererte un poco más.
  • Pon la misma energía en identificar tus virtudes que usas para detectar tus defectos. De este modo verás lo sencillo que resulta encontrar las muchas cosas buenas que tienes y que son motivo de orgullo.
  • Comienza por aceptarte a ti misma sin esperar que los otros lo hagan. Todos tenemos luchas personales que librar y no puedes esperar que sea el halago de un tercero el que te haga ver lo buena que eres.
  • Destaca las partes de tu cuerpo que te gustan, ésto te hará sentir mucho más segura, hermosa y feliz contigo misma.
  • Deja de pensar en el cuerpo que quieres y trabaja con el cuerpo que tienes, haz todo lo que esté a tu alcance para sentirte feliz con él.
  • Olvídate de las revistas, la televisión y lo que impone la sociedad. No importa lo que te hagan creer, la perfección no existe.
Sigue estos consejos, date el puesto que mereces en tu propia vida y sal cada día a la calle con la frente ¡muy en alto!