Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

sábado, 11 de abril de 2015

¿Cuánto tiempo debe durar una relación sexual?

La vida sexual de las parejas es influenciada por temas “tabú”. Algunos relacionados con el tamaño del miembro masculino, lo correcto o incorrecto y por supuesto “cuánto duran en la cama".

De acuerdo con un estudio publicado en The Journal Sex Medicine la relación sexual idónea tiene una duración de 7 minutos.

El estudio se realizó por investigadores del Centro de Terapia e Investigación en Sexualidad de Estados Unidos y participaron especialistas en las diferentes áreas de la salud: sicología, medicina, terapia familiar y trabajo social. Mediante cuestionarios se estimó el promedio de tiempo que debe durar el acto sexual, desde la penetración hasta la eyaculación sin considerar el juego previo.


4 “tiempos”


Los resultados de la encuesta se evaluaron en 4 rangos que son los siguientes.

1. Tiempo adecuado. 3 a 7 minutos
2. Tiempo deseable. 7 a 13 minutos
3. Tiempo muy corto. 1 a 2 minutos, aquí se consideró la eyaculación precoz.
4. Tiempo muy largo. Este rango abarca relaciones sexuales con duración mayor a 13 minutos.

El profesor en sicología y coautor de la investigación explica que este estudio fue motivado por la conocida fantasía de tener relaciones sexuales toda la noche y que puede influir de forma negativa en la relación de pareja: si uno de los miembros de la pareja no lo “cumple” puede generar decepción o frustración.

¡Evita confusiones!


La investigación también permite considerar estos parámetros para atender algunos de los problemas sexuales más comunes como la eyaculación precoz o descartar enfermedades.
La Asociación Mexicana para la Salud Sexual (AMSSAC) define a la eyaculación precoz como la ausencia de control voluntario sobre el reflejo eyaculatorio. Para identificarla debe ser persistente y recurrente en respuesta a una estimulación mínima antes, durante o inmediatamente de la penetración y sobretodo antes de que la persona lo desee.

Es importante considerar que es un problema de pareja y como tal se debe tratar en equipo con apoyo de un especialista. ¡Cuida tu salud sexual!


Las ladillas y su tratamiento

Las ladillas son el nombre popular del piojo del pubis (Pthirus pubis), un insecto parasitario que se encuentra en el área genital de los humanos. Esta infestación parasitaria es común en todo el mundo.

Las ladillas son el nombre popular del piojo del pubis, una infestación frecuente en todo el mundo
Habitualmente, la principal vía de contagio de las ladillas es el contacto sexual. Muy raramente la infestación puede diseminarse a través del contacto con la ropa de la cama. Las toallas o las ropas de una persona infestada.

Un mito incorrecto de esta enfermedad de transmisión sexual es que puede diseminarse a partir del asiento de un váter. Es incorrecto porque el piojo no puede sobrevivir largo tiempo lejos de un cálido cuerpo humano. Además, los piojos no tienen pies diseñados para caminar o desplazarse por superficies lisas como los asientos de los váteres.

Localización de las ladillas

El piojo del pubis se localiza habitualmente en el vello púbico del área genital. Ocasionalmente puede encontrarse en otras localizaciones con pelo corporal como las piernas, las axilas, el bigote y la barba, las cejas y las pestañas. Estas dos últimas son las localizaciones más frecuentes en los niños. Los piojos que se encuentran en la cabeza no son piojos del pubis, son piojos de la cabeza.

Los animales no se contagian ni diseminan las ladillas.

Síntomas y signos de la infestación por piojos del pubis
El síntoma más importante es el picor en el área genital. Asimismo, pueden verse piojos adultos o “liendres” (huevos del piojo).

La vida del piojo del pubis pasa por tres fases o estadíos: liendre, ninfa y adulto:

Liendre. Son los huevos del piojo. Son difíciles de ver y suelen estar firmemente anclados al tallo del pelo. Son del tamaño aproximado de la siguiente marca  ‘, de forma ovalada y habitualmente de color amarillo o blanco. Las liendres tardan una semana en desarrollarse.

Ninfa. Es el piojo de edad joven, adolescente podría decirse. Es como el piojo adulto pero más pequeño. La ninfa tarda una semana en desarrollarse y para vivir, necesita alimentarse de la sangre del huésped.

Adulto. El piojo adulto es del tamaño aproximado de la siguiente marca  O  y se parece a la miniatura de un cangrejo cuando se observa con el microscopio. El piojo del pubis tiene seis patas, pero las dos frontales son más largas y parecen las pinzas de un cangrejo. Su color es gris-amarillento u oscuro. Las hembras son de mayor tamaño que los machos y son las encargadas de poner los huevos. Para vivir, las ladillas tienen que alimentarse de la sangre de su víctima y si un piojo se cae de una persona muere en 1-2 días.

Diagnóstico de la infestación por ladillas
Buscando cuidadosamente piojos, ninfas o liendres en el vello púbico. Encontrar una ninfa o un adulto puede ser difícil, ya que normalmente hay pocos y se mueven rápidamente lejos de la luz. Aun cuando no se encuentren piojos, si se encuentran liendres se confirma la infestación de la persona y es preciso el tratamiento.


Tratamiento de las ladillas
El tratamiento más recomendable es el empleo de un champú con permetrina o piretrina al 1%. Tanto el médico como el farmacéutico pueden recomendar su empleo. En general, este tratamiento es muy eficaz, si se emplea tal como se detalla en su prospecto. También puede emplearse Lindano® al 1%, si bien no se recomienda en mujeres embarazadas ni lactantes, ni en niños menores de 2 años de edad.

Forma de aplicación del tratamiento:
· Lavar la zona infestada. Secar bien con una toalla.

· Aplicar cuidadosamente el vello púbico con la medicación. Si se emplea permetrina o piretrina, dejar actuar durante unos 10 minutos. Si se emplea Lindano 1% dejar actuar solo durante 4 minutos. A continuación lavar abundantemente la zona con agua y secar bien con una toalla limpia.

·Tras la aplicación del tratamiento, la mayoría de las liendres seguirán bien fijadas a los tallos de los pelos. Para eliminarlas pueden emplearse las uñas o un peine especial (liendrera).

·Vestirse con ropa interior limpia tras el tratamiento.
· Para destruir piojos y liendres que puedan haber quedado en la ropa interior o la ropa de cama, hay que lavar a máquina todas las prendas de ropa que haya podido utilizar la persona infestada los 2-3 días previos al tratamiento. Emplear el programa de agua caliente a 55ºC de la lavadora y el programa de secado en caliente de la secadora durante al menos 20 minutos para secar la ropa.

  La infección por ladillas en un niño o adolescente suele indicar actividad sexual o abusos sexuales. 
· Hay que lavar en seco las prendas que no se pueden lavar en la lavadora.
· Es preciso informar a todos los compañeros sexuales de que están en riesgo de infestación por ladillas.

· Hay que evitar todo contacto sexual hasta que los compañeros sexuales hayan sido tratados y se haya curado la infestación.

· Puede ser necesario un nuevo tratamiento a los 7-10 días si se vuelven a encontrar piojos o liendres.

En las cejas y las pestañas, si solo se encuentran liendres, puede ser suficiente su eliminación mediante las uñas o la liendrera. Si se precisa un tratamiento adicional, suele ser eficaz la aplicación tópica de un ungüento oftálmico vaselinado, dos veces al día durante 10 días.

viernes, 10 de abril de 2015

Enfermedades de Transmisión Sexual

¿Cuáles son los síntomas más comunes de las de transmisión sexual (ETS)?
Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) pueden causar síntomas físicos (en el cuerpo) como granitos, lesiones en la piel, picazón, dolor o ardor al orinar (hacer pípí), fiebre, o síntomas de malestar como el de la gripe. Pero todos estos síntomas pueden ser causados por otras enfermedades que no son enfermedades transmitidas sexualmente. Algunas ETS no tienen síntomas. Entonces puedes ver lo difícil que es diagnosticar una enfermedad transmitida sexualmente basado en los síntomas que tienes.
¿Puedo tener una enfermedad de transmisión sexual y no saberlo?
Sí. Muchas enfermedades de transmisión sexual pueden tomar semanas, meses hasta años para que se vean sus síntomas. Algunas personas nunca desarrollan síntomas pero aunque no tenga síntomas, la persona infectada puede pasarle la enfermedad a otra persona. 
¿Cómo sé si mi pareja tiene una enfermedad de transmisión sexual (ETS)?
La simple respuesta es que no sabrás si tu pareja está infectada a no ser que el/ella te lo diga. Recuerda, ya que algunas ETS no tienen síntomas, puede que tu pareja ni sepa que el/ella está infectado/a.
¿Se me puede pegar una enfermedad de transmisón sexual de un baño público?
Esto no es muy probable. La mayoría de las enfermedades de transmisón sexual (ETS) solamente se transmiten durante el contacto sexual, bien sea por contacto de piel a piel o de pasarse líquidos del cuerpo como durante el sexo vaginal, anal u oral. La ladilla (crabs) o piojos púbicos, pueden pasarse por contacto sexual, por dormir en una cama infectada, por compartir ropa o posiblemente por sentarse en un inodoro infectado. Sin embargo, el piojo no puede vivir sin el cuerpo humano por más de 24 horas. Entonces infectarse con piojos púbicos o crabs por un inodoro es posible pero no probable.
¿Se me puede pasar una enfermedad de transmisón sexual o el VIH (HIV) si me hago un tatuaje (tattoo) o porque me abran un hueco en el cuerpo (body piercing)?
Puede haber un riesgo de infectarse con el VIH (HIV/AIDS) u otra infección en la sangre (como hepatitis B o C) si los instrumentos que se usan para hacer el hueco para decorar tu cuerpo o hacerte el tatuaje no se han desinfectado o esterilizados (no se han limpiado) entre clientes. Cualquier instrumento para hacer huecos para la decoración del cuerpo o para cortar la piel, no se debe usar más, a menos que se limpie muy bien antes de usarlo otra vez.
¿Se me puede pegar una enfermedad de transmisón sexual por los besos?
Esto es posible pero no muy común. Si la boca de tu pareja está infectada con una enfermedad de transmisón sexual (ETS), entonces él o ella puede pasarte la infección a ti durante el beso. Las lesiones en los labios y en la boca (llamados “cold sores” y “fever blisters” en inglés) se pueden pasar por un beso si tu pareja está infectada. Las infecciones dentro de la sangre como el VIH o la hepatitis B o C solamente se pueden pasar por los besos si hay sangre infectada en la boca. Si tu pareja tiene una infección en su área genital (pene o vagina), besarse en la boca no transmitirá la infección. 
¿Se me puede pegar una enfermedad de transmisón sexual por el sexo oral?
Sí. Durante el sexo oral, hay contacto de piel a piel y se pueden pasar líquidos del cuerpo y por eso es importante usar una barrera para protegerte como los condones de látex sin lubricación o barreras dentales de látex para protegerte.


miércoles, 8 de abril de 2015

No eres feliz en la cama?

La insatisfacción sexual puede ocasionar un gran impacto en la dinámica de pareja. ¿Qué hacer para resolver este inconveniente?

pareja en la cama
Se puede amar a una persona, pero no satisfacerla sexualmente. Esta falta de armonía en amor y sexo, lejos de ser una rareza, resulta más común de lo que uno cree.
Hay encuestas que se enfocan en este aspecto. Un estudio realizado en México, dio a conocer que cuatro de diez mujeres del país azteca no se sienten satisfechas con su vida sexual. Asimismo, una investigación presentada en Francia mostró, el mes pasado, que los países con mayor insatisfacción sexual son Japón, Malasia, Taiwán, Corea del Sur y China. En Japón, por ejemplo, más de la mitad de personas asegura no estar conforme en la cama.
Por otra parte, según el Informe Durex de Bienestar Sexual, solo tres de cada diez mujeres alcanza el orgasmo en todas las relaciones sexuales. En cambio, el 63% de hombres sí llega al clímax. Asimismo, un estudio de la Universidad de Columbia arrojó que el 54% de mujeres que participó en una encuesta admitió haber fingido el orgasmo al menos una vez en su vida.
MOTIVOS ESCONDIDOS
Las evidencias mostradas en las líneas previas nos dejan la sensación de estar frente a un problema serio. Sin embargo, antes de buscar soluciones, resulta importante tratar de entender por qué las personas no están conformes sexualmente. ¿Qué razones hay detrás de este escenario?

El principal motivo: el egoísmo del varón. En tal sentido, las cifras de Durex reflejan muy bien la asimetría entre los orgasmos masculinos y los femeninos: ellos llegan al clímax más que ellas. Esto se debe a que la mujer necesita más tiempo para excitarse y estar lista para el orgasmo. Requiere, por lo menos, cinco minutos.
La insatisfacción se acumula y se puede hacer intolerable cuando no alcanzar el clímax se hace una costumbre. Una mala costumbre, dicho sea de paso.
Otra causa de infelicidad sexual está vinculada al estrés. “Sí, el estrés laboral mata tu libido. En una época solo quería llegar a casa y dormir. Mientras dormía, según mi esposa, soñaba con mi trabajo, hablaba. Fue preocupante”, cuenta Ricardo (43).
En efecto, las exigencias de la vida moderna provocan que las personas experimenten niveles de estrés realmente altos, a tal punto que se desbordan y afectan otras dimensiones humanas. En este caso, la capacidad de disfrutar el sexo.
Otra razón para no sentirse feliz sexualmente es tener una pareja poco dispuesta a complacer. “A mi enamorada no le gusta hacerme sexo oral. Es muy fría y convencional, lo cual no es de mi agrado”, se queja Edward (29).
Asimismo, un factor influyente es tener algún tipo de patología que impida tener una vida sexual plena, tales como dolor crónico genital, eyaculación precoz, disfunción eréctil, anorgasmia, cáncer, entre otras.
Existen diversas causas, pero la recomendación es una sola: dialogue con su pareja. Es el punto cero para buscar soluciones. “¿Cómo vamos a saber qué hacemos mal si no nos dicen? ¿Cómo queremos mejorar si no hablamos de lo que nos molesta? Hay que ser francos con nuestra pareja. Si realmente hay amor y confianza, se podrá salir adelante”, afirma Dalia (35).
DATOS
– La rutina es uno de los principales enemigos de la felicidad sexual. Encuentros amatorios sin creatividad suelen derivar en la falta de interés y, en casos más serios, en infidelidad. La consigna: innovar constantemente.
– La baja autoestima también es un factor para tomar en cuenta. Considerarse viejo, poco atractivo, subido de peso, en fin, puede mermar el deseo sexual.


lunes, 6 de abril de 2015

Visita mi consulta Terapias de parejas

Los "conflictos de pareja" suelen ser un síndrome que se traduce en una desorganización de los modos de comunicación de la pareja y que suele expresarse en:
  • Hostilidad manifiesta o encubierta
  • Falta de reconocimiento
  • Incapacidad de seducción
  • Aburrimiento
  • Búsqueda de la ruptura.
Si estos fenómenos se prolongan por más de tres meses podemos hablar con propiedad de un "conflicto de pareja".

Motivos de consulta

1. Conflicto abierto
Vienen a la consulta porque la relación no funciona, sobrecarga de tensiones, amenazas de separación, descubrimiento de relaciones extraconyugales, aburrimiento.
2. Conflicto latente
La demanda en apariencia se centra en un problema sexual. El terapeuta debe de investigar la existencia de un posible conflicto de pareja antes de confirmar el diagnóstico.

Rareza masculinas que algunas mujeres no logran entender




Tienen “sexo” con muñecas, consumen revistas porno, se autoestimulan aunque estén en pareja, sienten atracción por las travestis… ¿Qué le pasa a los hombres? Un análisis de los hábitos y fetiches que más inquietan a la platea femenina
derf.com.ar_566451_792013_01
Si en materia amorosa las mujeres quieren saber qué pasa por la cabeza de los hombres, ni hablar cuando pretenden entender las fantasías o prácticas sexuales más cercanas al universo masculino que al femenino. Es posible que las respuestas típicas calmen inquietudes: “ellos son más sexuales”, “la testosterona les da el impulso que a nosotras nos falta”, “tienen más labia y menos vergüenza que nosotras”, etc. Todas estas explicaciones tienen algo de verdad y algo de mito.
No es bueno que el hombre esté solo
Los hombres están aprendiendo, a fuerza de liberarse del peso de la virilidad como patrón de género (vigor, pene erecto, ser proveedores, jactancia con el grupo de pares, etc.), a estar más relajados y a compartir las responsabilidades sexuales. Sin embargo, existen hombres anclados en la satisfacción autoerótica, buscadores de estímulos para satisfacer sus deseos más profundos y, por lo tanto, más personales.
En algunos casos son fantasías que necesitan imperiosamente ser puestas en palabras. Otras veces son objetos: películas porno, juguetes sexuales, disfraces, vestirse con ropa interior del sexo opuesto, o bien, entrar en calor previamente con contactos virtuales. En todos estos casos se pierde la función de incentivar el placer mutuo. La característica fundamental es la unión del sujeto al objeto estimulante, lo cual impide una conexión más intensa y real con la persona amada.
A las parejas de estos varones les resulta difícil entender el por qué de estas conductas solitarias o por qué, durante la relación sexual, es imprescindible que esté presente el objeto en cuestión. Pareciera que sin este objeto de placer el hombre no podría alcanzar niveles altos de excitación. Las parejas se preguntan, reclaman, se reprochan, se angustian. No saben cómo llegar a excitarlos y comienzan a competir con el objeto.
Los hombres son más propensos a unirse a fetiches como complemento para llegar al placer más intenso. El uso de un objeto inanimado para incentivar el placer no significa que la persona padezca un trastorno. Muchas parejas usan recursos “fetichistas” por la connotación erótica que estos tienen. El uso dentro de un marco de acuerdo, entre personas adultas, es una práctica que enriquece el encuentro.
En sexología se habla de un trastorno sexual cuando esta conducta se manifiesta como un impulso irrefrenable a usar el fetiche sin consideración del otro, es decir, cuando el comportamiento autoerótico es el protagonista exclusivo.
Hombres travestidos, hombres que desean travestis
La sexualidad es tan amplia y diversa que limitarla a unas pocas opciones (aprobadas por la sociedad) es quitarle la riqueza que en su esencia tiene. En esta variedad existen hombres que gustan vestirse de mujer, no por excitación sexual sino por el gusto y por el placer de rozar lo femenino (¿es tan categórico el límite?)
El cross-dresser se define como un hombre (hetero, homo, bisexual) al cual le gusta “montarse” sobre tacos, vestirse y maquillarse. Es una práctica extendida en Europa con seguidores en Argentina. En algunos casos sus parejas mujeres lo aprueban y acompañan a sus maridos travestidos a comprar la ropa, así como a eventos de cross.
Diferente es un hombre que desea estar o desarrollar un proyecto de pareja con una travesti. Estos varones no tienen que salir del closet de la homosexualidad porque no lo son. La orientación es heterosexual: quieren estar con una mujer transgénero, no con un varón en el sentido biológico y de género. Tienen que salir del closet que impone la normativa heterosexual y de las dificultades sociales para aceptar este tipo de relación.
Los varones que desean a las travestis mantienen en secreto su disposición y deciden estar en pareja con mujeres que los complacen parcialmente. Ellos saben que el máximo placer sexual lo consiguen con una mujer transgénero, y son pocos los que sea animan a pensar más allá del sexo.
En las parejas de estos varones hay un saber que no se atreven a revelar. Es frecuente que ellas los descubran mirando sitios web sobre travestis. También las fantasías, puestas en palabras durante las relaciones sexuales, corren la cortina a deseos que ya no se pueden ocultar. Sin embargo, las mujeres que descubren la orientación de sus hombres se sienten incapaces de provocar un cambio que las convierta en sujeto exclusivo de amor.
A pesar de los avances sociales y culturales en estos temas (difusión de otras formas de amar, matrimonio igualitario, ley de identidad de género), pasará mucho tiempo para que las personas puedan sentirse libres y orientar su deseo adulto más allá del sexo y de las reglas de la normatividad social.