Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

martes, 27 de enero de 2015

Masajear el pene con la vagina

¿Listas para llevar justo a la gloria a un hombre a través de su vagina? Dejemos de verla como un receptáculo o un sitio pasmado que simplemente recibe los embates del pene y (por arte de ‘magia’) se encaminarán al orgasmo

Masaje del pene
De hecho, esta inactividad vaginal la lleva -como cualquier otra zona- a atrofiarse, a hacerse cada vez menos flexible y fuerte. A pocas mujeres realmente se les ha concientizado sobre la importancia -en muchas aspectos de su vida y sexualidad- de mantener activa y ‘en forma’ su vagina. Esto promueve grandes beneficios como fortalecimiento de todo el suelo pélvico que abraza a la zona -y que puede evitar incontinencia, dispareunia (dolor durante el coito)-, pero sobre todo puede proveerles de una gran capacidad de controlar los embates del pene o la penetración, crear mayor flujo sanguíneo, sensibilidad y capacidad para orgasmar.
Entonces, para comenzar, hay que relajarse, dejar de calificarse o juzgarse. Inicien con esto su tertulia sexual porque si comienzan al modo ‘clásico’, es decir él penetra, entra-sale, entra-sale, y fin, mermarán la capacidad sensitiva para percibir esta dinámica.
Para evitarse cualquier contratiempo coloquen en el vestíbulo vaginal una pequeña cantidad de Soft Lube®, el original, viene perfecto. Esto porque en ocasiones el interior de la vagina está acuoso pero no la entrada y si la vulva no se percibe húmeda habrá incomodidad y -nuevamente- mermamos la capacidad sensitiva.
Una vez que sientan esta frescura y acuosidad, él deberá penetrarlas. De preferencia en una postura que a ustedes les resulte muy cómoda; entre más ligeras se sientan, podrán percibir el control. Una vez que reciban al pene, tan profundo como cómodo les resulte, aprieten sus músculos pubococcígeos, o sea aprieten su vagina. Cuanto más profunda sea la contracción, descubrirán que no sólo pueden hacerlo a diferentes ritmos e intensidades sino por ‘zonas’. La primera sensación es que el esfínter se cierra, y cuanto más sostienen perciben el cierre del vestíbulo vaginal y así hacia lo profundo. Algunas tienen la zona del vestíbulo más fuerte, los primeros centímetros de la vagina, otras sienten que presionan más con partes más distales.
El fin es lograr que todos los anillos de ésta tengan esta capacidad pero lo irán desarrollando con la práctica. Incluso hay mujeres que pueden ‘atrapar’ un pene en su vagina: al entrar lo presionan al grado de inmovilizarlo. Esto, sin fines violentos puede ser altamente erótico.
Será una experiencia nueva para ambos por lo que traten de empatizar en apertura. Él deberá dejarse sentir y controlar su impulso de entrar y salir de la vagina, debe mantenerse prácticamente estático.
Lo más recomendable es utilizar un condón que les provea capacidad sensitiva. Muy buena opción los Sico Ultra Sense®, tienen un grosor de 0.050 mm, esto, para que él pueda explotar aún más su potencial.
Si gustan, lo cual resulta muy placentero, él puede estimular su clítoris manualmente y justo cuando sientan el orgasmo acercarse, presionen o contraigan, incluso echando o levantando ligeramente la cadera hacia adelante (si la postura se los permite) y verán que la sensación es doblemente intensa.
Experimenten y verán, esto además colabora, a generar una mejor erección en el pene ya que estas presiones de manera natural fomentan que llegue más sangre al miembro. Es como recibir un bombeo natural, con tanta fuerza, como ejercitados mantengan sus músculos. Atrévanse, les cambiará el panorama.