Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

sábado, 28 de febrero de 2015

Cuando ella te masturba

El goce de una masturbación puede hacerse mucho más intenso cuando el juego no sólo comprende a una persona, sino cuando se vuelve un juego sexual que se comparte.

Cada persona tiene un estilo de masturbación diferente al de cualquier otra, y por tanto, cada uno sabe cómo conseguir la estimulación correcta y así llegar al orgasmo que tanto anhela. La masturbación, si bien es un placer en sí misma, es también una manera de liberar energías después de que por ejemplo la persona haya pasado por un largo periodo de tiempo en el que no ha tenido relaciones sexuales o también, de que haya tenido problemas de cualquier índole que la hayan puesto en tensión, depresión o bien estrés.

Y sí bien es un placer que se da uno mismo, también este placer puede aumentar cuando se estimulan ambas partes mediante una masturbación compartida o a dúo. Por ejemplo, cuando un hombre se unta en la mano alguna crema o aceite y luego se masturba de tal manera que pueda simular una vagina entre sus manos o también envolviendo el pene dentro de algún tejido de látex que se encuentre húmedo, puede ser una de las experiencias de autosatisfacción realmente vibrantes.

Así por ejemplo, si una mujer fantasea con un hombre preparando el ambiente con música, y durante la masturbación emite gemidos de placer, reproduciendo escenas ya vividas (aunque sea con otra persona), enriquecerá mucho más la estimulación que se dé. Por ejemplo, hay hombres que gozan mucho cuando se tocan la cabeza del glande sólo con dos dedos y con lo que resta de la mano, lo que queda del pene, así la otra mano puede acariciar el escroto como si se lo acariciara una mujer. Otros hombres, usan una mano para tocarse las tetillas que es una zona muy erógena del cuerpo masculino, en realidad pudieran tocarse cualquier otra zona que les diera placer durante la masturbación puesto que esto incrementará el placer que estén sintiendo y además, intensificará el deseo sexual.

Las mujeres también pueden gozar de una masturbación bastante estimulante si eligen al mismo tiempo que estimular el clítoris, tocarse o lamerse los senos (este último caso sólo se puede dar si los senos son suficientemente grandes como llevarlos del pecho a la boca, claro que con la cabeza bien reclinada sobre el pecho); así, ella podría experimentar un placer aún más elevado. Sin embargo, en el caso de no poder masturbarse y también acariciarse los senos, también existen juguetes sexuales que te pueden ayudar a hacer presión en tus pezones.

Sin embargo, cuando una persona tiene una pareja, la masturbación puede disminuir, es decir que muchas veces las personas piensan que al tener una pareja estable, masturbarse ya no tiene sentido puesto que piensan que todo el placer lo podrán obtener de su pareja y esto en cierto modo, puede ser real (hay que recordar que cada persona es un mundo totalmente diferente y por tanto, cada cual merece respeto de sus opiniones); aunque la personas que ya han experimentado una estimulación dada por la pareja puede ser de lo más excitante, sobre todo cuando hay ciertas técnicas a seguir.

Ahora ella tiene el poder

En una pareja, masturbarse de manera mutua puede darse de dos formas que son de todas maneras y al mismo tiempo, decisivas para gozar de una sexualidad que se comparte y que también se puede multiplicar al nivel del goce.

La primera de estas tiene que ver con una masturbación a nivel de juego y otra tiene que ver con hacer que la otra parte, la pareja, conozca el placer que se puede obtener a solas. Sin embargo, ambas tienen que ver con dos tabúes que se deben eliminar por lo que si se llegan a erradicar por completo entonces, podrá marcarse un camino al que no se querrá volver con respecto a la intimidad antes vivida y al placer que ambos podrán alcanzar de manera conjunta.

Si la mujer puede llegar a quitar de su mente ciertos pudores (en realidad, falsos pudores), entonces, podrá dar rienda suelta a su esencia natural en donde ella es la que maneje la situación de manera sabia y así enloquecer al hombre. Así, podrá conocer acercarse a las zonas erógenas de él, conocerlas, experimentar con ellas y darles mucho placer.

Una mujer que es experta en estos dones sabe cómo se hace un anillo alrededor del tronco del pene con sus dedos, y así retirar y cubrir el glande con el prepucio a manera de juego. Estos juegos mientras más se repiten hacen que la excitación crezca, haciendo que el pene se humedezca sin llegar a una eyaculación

Así, cuando llega al escroto, debe recorrerlo con especial deleite, es decir recorriendo la línea del perineo hasta llegar a las puertas del ano sin entrar, lo que causará un gran morbo en su pareja y podrá ver cómo el pene empieza a latir, además que lo verá crecer debido a la excitación que ella le causa, ya que podrá despertar en el un gran deseo al mismo tiempo que varía el ritmo.

De otro lado, es una buena idea que cuando se inicie la masturbación a su pareja, esta se humedezca las manos lo que logrará una estimulación aún más profunda. Otra idea es que al mismo tiempo que lo estén masturbando, le acaricien las tetillas o también que cojan alguna mano de él hacia el cuerpo de ella, es decir hacia alguna zona que más le atraiga a él. Finalmente, un último consejo es que deslices tu mano desde el frenillo del pene hasta la base, acariciando en este acto también los testículos, hasta que poco a poco llegue al orgasmo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario