Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

domingo, 10 de agosto de 2014

Lo que debes saber sobre el sexo anal

A mucha gente le gusta el sexo anal. A otras les da vergüenza, o piensan que es algo sucio. El sexo anal es a menudo un tabú

tocada-de-culo

¿QUÉ TIENE DE PLACENTERO?

Puede ser placentero que te toquen el ano. También puede dar placer sentir un dedo dentro del ano. Si introduces un dedo en el ano de tu pareja durante el acto sexual, humedecerse primero el dedo con saliva o lubricante. Al primer contacto, el ano se contraerá – es un reflejo muscular. Deja el dedo dentro inmóvil, y espera un poco antes de continuar.
Posibilidades
Acariciate el ano mientras te masturbas.
Toca o acaricia el ano de tu pareja durante el acto sexual.
Introducir algo en el ano (dedo, pene, vibrador).
Lamer el ano – esto se llama también “anilingus” o “beso negro”.
Presionar o acariciar la piel entre los testículos y el ano (el perineo).
Estimulación de la próstata
En los varones, un poco dentro del ano, se puede sentir la próstata. Es una de las partes más sensibles del cuerpo masculino. Se encuentra a unos cinco centímetros dentro del ano, del lado del estómago. Algunos chicos se excitan al estimulárseles la próstata. Se puede lograr introduciendo y sacando reiteradamente el dedo en el ano.
El ano se encuentra próximo a los órganos sexuales, tiene muchas terminaciones nerviosas y se contrae al tener un orgasmo. Es por estas razones que el sexo anal puede ser placentero.
Dolor
El sexo anal no debería doler. Sin embargo, si no tienes ninguna experiencia al respecto, puede resultar doloroso. Usa lubricante y distiéndete durante el acto sexual; así se irá el dolor. Si duele al introducir el pene en el ano, retirarlo cuidadosamente, porque el hacerlo rápido puede causar aún más dolor.
A mucha gente le gusta incluir el ano en las actividades sexuales. Si tú no lo deseas, hazlo saber. ¡No tiene porqué gustarte todo!

CONSEJOS PARA TENER SEXO ANAL SIN PROBLEMAS

- Tómate tu tiempo.
- Comienza con cuidado y suavemente, y darse tiempo para
relajarse.
- Utilizar siempre un lubricante a base de agua.
- Utilizar siempre un preservativo. El interior del ano puede infectarse con facilidad. Se pueden producir pequeñas heridas o fisuras en la piel, haciéndote más susceptible a infecciones con el VIH u otras enfermedades de transmisión sexual (ETS). De romperse el condón, deberías dirigirte a un médico o clínica para someterte a un test de enfermedades de transmisión sexual. No tienes porqué practicar el sexo anal. Si no lo deseas, o no funciona, simplemente opta por otra cosa que sí disfrutes. ¿Preocupado por la higiene?
- Asegúrate de defecar antes de iniciar el sexo anal. Pueden también por ejemplo ducharse juntos.
- Cambia de condón si vas a tener sexo vaginal después del sexo anal. Y si lo has hecho sin condón, al menos lávate el pene. Lo mismo se aplica a los consoladores y vibradores.
- Si vas a introducir un objeto en el ano, asegúrate que la forma sea la apropiada. La punta del objeto debe ser redonda, y la base más ancha que el resto, de otro modo puede ser succionado dentro del recto y quedar atascado.
El sexo anal nunca conduce al embarazo. Sin embargo, sí puede suceder si el esperma se desliza hacia la vagina.
La primera vez
La primera experiencia con el sexo anal puede darte miedo  y resultar a veces dolorosa. Esto suele solucionarse de la mano de la experiencia, usando lubricante y distendiéndose durante el acto sexual.

PASO A PASO

1. Primero toca y acaricia el ano, para acostumbrarse a la sensación. Si a tu pareja le gusta, puedes introducir un poco el dedo en el ano y moverlo lentamente hacia adelante y hacia atrás.
2. ¿Te gustaría ir más lejos? Puedes introducir en el ano un pequeño consolador o un butt plug (consolador especialmente diseñando para el ano, también denominado “tapón de culo”), para acostumbrar al ano a algo más grande que un dedo, pero menor que un pene.
3. ¿Están satisfechos con los resultados y desearían ir aún más lejos? Se puede cuidadosamente introducir la cabeza del pene – ¡Utiliza un condón y mucho lubricante! Hazlo lentamente y con cuidado, para que ambos puedan acostumbrarse. Si causa dolor, retira el pene lentamente. De hacerlo rápido, puede doler aún más.
4. ¿Les gusta a los dos? Entonces el chico puede lentamente penetrar aún más profundo en el ano y también aumentar la velocidad.

¡GAY O HETEROSEXUAL, DA IGUAL!

¿Es el sexo anal algo exclusivo de los homosexuales? No, en absoluto, los heterosexuales también tienen sexo anal. Es una de las formas de tener sexo tanto para homosexuales como para heterosexuales.

Vibra con tu pareja

Integrar artículos o juguetes eróticos es una fantasía muy común pero que para muchos implica dificultad para planteárselo a su pareja
pareja
En general, proponer nuevas dinámicas o expresar fantasías, nos vulnera, nos sentimos frenados por una sensación -muy heredada de nuestra cultura sexofóbica. En especial las mujeres. Para nadie es secreto. Y hemos desarrollado una especie de capacidad femenina de ‘sin querer, queriendo’ integrar nuevos ingredientes a la cama.
Y muchas hoy se mueren de curiosidad por experimentar con las vibraciones; por sentir en piel propia, clítoris propio, las bondades de varias vibraciones por segundo como estímulo ideal para llegar al orgasmo de una manera certera y casi matemática. Una no puede dejar de pensar, ‘Claro, si unos dedos o lengua hábiles pueden llevarme a las estrellas y más allá del Nirvana, tengo que saber lo que haría un artefacto que multiplique el efecto’.
Vaya, aquí el tema es que muchos, pero muchos hombres aún se sienten en competencia con un dildo vibrador, por su evidente forma fálica. Pero, nada más excitante que compartir el juguete, utilizarlo juntos; compartir la vibración. Así:
1. Necesitas un anillo vibrador, un Sico Ring®. Justo, ideal para iniciarse como aprendiz de vibraciones placenteras.
2. No te anuncies, no llegues con él y digas ‘Mira lo que traje cariño’. Sorprende.
3. Una vez que ya hubo besos, caricias, pasando a las artes penetrativas, móntate sobre su pelvis y una vez que han comenzado los embates del pene, desempaca el Sico Ring® y lubrícalo muy bien con Soft Lube® y enciéndelo (sólo debes deslizar el botoncito que está integrado en la bala vibradora).
4. Masajéate a ti mismo (quítate esas ideas retrógradas de la cabeza, es tu cuerpo). Comienza desde los labios menores, recorre la tableta o bala (que es lo que vibra), hacia la pelvis y genitales de él, al ritmo de los embates de su pene. O sea, cuando el pene sale ligeramente en el vaivén, estimula con el vibrador esa porción del tronco. Cuando viene de regreso, o sea, penetra, esa vibración por obviedad llegará a tu clítoris.
5. Otro gran punto en él: la zona exacta en donde los testículos o bolsas escrotales se unen con la base del tronco del pene. Justo donde termina la rayita divisoria, es muy sensible. Así que sólo toma el anillo, pasa la mano por detrás de tus caderas, levanta ligeramente la cadera y colócalo ahí, un buen ratito.
6. Y después de repetir esto cuantas veces gustes, déjalo simplemente sobre tu clítoris. Percibe las vibraciones y -si él no está demasiado sorprendido- dáselo para que te masajee con el Sico RingS®.
7. Pídele que se lo coloque en el pene (introduciéndolo en el anillo) y continúe penetrándote.
FelicesOrgasmos