Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

sábado, 2 de agosto de 2014

Tricomoniasis

La tricomoniasis es una enfermedad de transmisión sexual causada por un parásito. Afecta tanto a los hombres, como a las mujeres, pero los síntomas son más comunes entre las mujeres. Los síntomas entre las mujeres incluyen una secreción vaginal verdosa o amarillenta, picazón en la vagina o cerca de ésta y molestias para orinar. La mayoría de los hombres con tricomoniasis no presenta síntomas, pero pueden tener irritación dentro del pene.
La infección por tricomonas puede curarse con antibióticos. Entre los hombres, la infección suele desaparecer espontáneamente sin provocar síntomas. Pero un hombre infectado puede continuar infectando o reinfectando a una mujer hasta que reciba tratamiento. Por lo tanto, es importante que ambos integrantes de la pareja reciban tratamiento al mismo tiempo. El uso correcto de preservativos de látex reduce enormemente, aunque no elimina, el riesgo de contraer y contagiar la tricomoniasis.

Tricomoniasis

La tricomoniasis es una infección de transmisión sexual (ITS) o ETS provocada por un parásito llamadoTrichomonas vaginalis que puede ocurrir en hombres y en mujeres, aunque es más frecuente en las mujeres jóvenes (entre los 15 y 36 años). Es habitual que la infección por tricomonas no dé ningún síntoma, y cuando aparecen son síntomas similares a los de otras ITS.
Cuando aparecen, los síntomas de tricomoniasis más frecuentes son picor, y escozor al orinar o al mantener relaciones sexuales. En todas estas situaciones se debe acudir al médico para que diagnostique la enfermedad y la trate correctamente. Afortunadamente la tricomoniasis es una patología que raramente tiene complicaciones, y que puede solucionarse fácilmente con medicamentos antibióticos durante una semana aproximadamente. En el caso de no recibir tratamiento médico es difícil que las tricomonas desaparezcan por sí solas, y pueden parasitar el aparato genitourinario durante meses.
Como en la mayoría de ITS, el mejor método de control es la prevención manteniendo relaciones sexuales con profilaxis, como los preservativos masculinos. La prevención no sólo ayudará a evitar la tricomoniasis sino que evitará la transmisión de otrasenfermedades de transmisión sexual mucho más graves como la sífilis o el VIH.

Cómo es la Trichomonas vaginalis

Este microorganismo pertenece a la familia de los parásitos, es decir, se trata de seres vivos que para sobrevivir necesitan invadir a otros seres vivos y les causan un perjuicio. La Tricomonas vaginalis es un parásito formado por una sola célula, que tiene forma de pera o de gota de agua. Fue descubierta en la primera mitad del siglo XIX por el doctor inglés John Donné, aunque no se relacionó con la infección vaginal hasta casi un siglo más tarde.
La estructura del parásito es sencilla. El interior de la célula contiene el núcleo y los orgánulos necesarios para vivir y reproducirse. Lo atraviesa un filamento rígido llamado axostilo, que le proporciona consistencia. En uno de sus extremos tiene varios flagelos que al girar permiten que la tricomona se mueva en los medios líquidos, como los fluidos vaginales o el semen.
No tiene ninguna cápsula o coraza que le proteja del exterior, por lo que es bastante frágil en medios no favorables. Sólo puede sobrevivir en el tracto genitourinario del hombre o de la mujer. Además, el medio debe tener un pH de 5,5 como mínimo, por lo que no sobrevive en una vaginasana, que suele tener un pH de 4,5.


Sifilis

La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) que puede tener complicaciones muy graves cuando se deja sin tratar, pero es fácil de curar con el tratamiento adecuado.

¿Qué es la sífilis?

La sífilis es una ETS que puede causar complicaciones a largo plazo o la muerte, si no se trata de manera adecuada. Los síntomas en los adultos se dividen en fases. Estas fases son sífilis primaria, secundaria, latente y avanzada.

¿Cómo se propaga la sífilis?

Usted puede contraer sífilis mediante el contacto directo con una llaga de sífilis durante las relaciones sexuales anales, vaginales u orales. Las llagas se pueden encontrar en el pene, la vagina, el ano, el recto o los labios y la boca. La sífilis también puede propagarse de una madre infectada a su bebé en gestación.

¿Cómo se ve la sífilis?

A la sífilis se la llama “la gran imitadora” porque tiene muchísimos síntomas posibles y muchos de estos se parecen a los síntomas de otras enfermedades. La llaga de sífilis que aparece justo después de infectarse por primera vez no produce dolor y puede confundirse con un pelo encarnado, una cortadura con un cierre u otro golpe que no parece dañino. El sarpullido que aparece en el cuerpo durante la segunda fase de la sífilis y que no produce picazón se puede producir en las palmas de las manos y las plantas de los pies, por todo el cuerpo o solo en algunas partes. Usted podría estar infectado por la sífilis y tener síntomas muy leves o no presentar ningún síntoma.
Ejemplo de una úlcera de  sífilis primaria.
Ejemplo de una llaga de sífilis primaria

¿Cómo puedo evitar contraer la sífilis?

Usted puede protegerse de contraer la sífilis si:
  • no tiene relaciones sexuales;
  • tiene una relación mutuamente monógama a largo plazo con una pareja a quien se le hayan realizado pruebas y haya tenido resultados negativos para las ETS;
  • usa condones de látex y diques dentales en forma correcta cada vez que tenga relaciones sexuales.
Lavarse los genitales, orinar o hacerse una ducha vaginal después de tener relaciones sexuales no evitará que contraiga sífilis.

¿Tengo riesgo de sífilis?

Cualquier persona sexualmente activa puede contraer sífilis mediante las relaciones sexuales anales, vaginales u orales sin protección. Hable con su proveedor de atención médica de manera honesta y abierta y pregúntele si debe hacerse la prueba de detección de sífilis o de otras ETS. Usted debe hacerse la prueba de sífilis con regularidad si está embarazada, es un hombre que tiene relaciones sexuales con hombres, tiene la infección por el VIH o una pareja que tuvo un resultado positivo a la prueba de sífilis.

Estoy embarazada. ¿Cómo afecta la sífilis a mi bebé?

Si está embarazada y tiene sífilis, puede transmitirle la infección a su bebé en gestación. Tener sífilis puede causar que su bebé nazca con bajo peso. También puede hacer que tenga mayor probabilidad de que su bebé nazca mucho antes o de tener un mortinato (un bebé que nace muerto). Para proteger a su bebé usted debe hacerse la prueba de sífilis durante el embarazo y en el momento del parto, si el resultado es positivo debe recibir tratamiento de inmediato.
Los bebés infectados pueden nacer sin los signos o síntomas de la enfermedad. Sin embargo, si no es sometido a tratamiento de inmediato, el bebé puede presentar graves problemas al cabo de unas cuantas semanas. Los bebés que no reciben tratamiento pueden tener muchos problemas de salud como cataratas, sordera o convulsiones y pueden morir.
Ejemplos de  una erupción secundaria en las palmas de las manos (arriba).
Erupción secundaria de sífilis en las palmas de las manos

¿Cómo sé si tengo sífilis?

Los síntomas en los adultos se dividen en fases.

Fase primaria:

Durante la primera fase (primaria) de la sífilis, es posible que note una única llaga, pero que haya muchas. La llaga aparece en el sitio por donde la sífilis entró al cuerpo. Por lo general, la llaga es firme, redonda y no causa dolor. Debido a que la llaga no causa dolor es posible que pase desapercibida. Las llagas duran de 3 a 6 semanas y se curan independientemente de que reciba tratamiento o no. Aunque las llagas desaparezcan, usted aún debe recibir tratamiento para que su infección no pase a la fase secundaria.

Fase secundaria:

Durante la fase secundaria, es posible que tenga erupciones en la piel o llagas en la boca, la vagina o el ano (también llamadas lesiones de la membrana mucosa). Esta fase suele comenzar con la aparición de una erupción en una o más áreas del cuerpo. Las erupciones pueden aparecer cuando la llaga primaria se está curando o varias semanas después de que se haya curado. Esta erupción puede tomar el aspecto de puntos duros, de color rojo o marrón rojizo en la palma de las manos o en la planta de los pies. La erupción por lo general no pica y a veces es tan poco visible que es posible que ni se dé cuenta de que la tiene. Otros síntomas que es posible que tenga pueden incluir fiebre, inflamación de las glándulas linfáticas, dolor de garganta, pérdida parcial del cabello, dolores de cabeza, pérdida de peso, dolor muscular y fatiga (sentirse muy cansado). Los síntomas de esta fase desaparecerán reciba o no tratamiento. Sin el tratamiento adecuado, la infección progresará a una fase latente y posiblemente a las fases más avanzadas de la enfermedad.
Ejemplos de  una erupción secundaria generalizada en el cuerpo (abajo).
Erupción secundaria de sífilis en el torso

Fases latente y avanzada:

La fase latente de la sífilis comienza cuando todos los síntomas que tuvo antes desaparecen. Si no recibió tratamiento, usted puede seguir teniendo sífilis en su cuerpo por años sin presentar ningún signo o síntoma. La mayoría de las personas con sífilis sin tratar no evolucionan a la fase avanzada de esta enfermedad. Sin embargo, cuando esto sucede es muy grave y ocurriría entre 10 a 30 años desde que comenzó su infección. Los síntomas de la fase avanzada de sífilis incluyen dificultad para coordinar los movimientos musculares, parálisis (no poder mover ciertas partes del cuerpo), entumecimiento, ceguera y demencia (trastorno mental). En las fases avanzadas de la sífilis, la enfermedad daña sus órganos internos y puede causar la muerte.
En una infección de sífilis, un caso "temprano" es cuando un paciente ha estado infectado por un año o menos, por ejemplo la fase primaria y secundaria de la sífilis. Las personas que tienen infecciones de sífilis "tempranas" pueden propagar la infección más fácilmente a sus parejas sexuales. La mayoría de los casos de sífilis temprano ocurren actualmente entre los hombres que tienen sexo con hombres, aunque las mujeres y los bebés en gestación también presentan riesgo de infección.

¿Cómo sabrá mi médico si tengo sífilis?

En la mayoría de los casos, se puede realizar un análisis de sangre para detectar la sífilis. Algunos proveedores de atención médica diagnosticarán sífilis al analizar el líquido de una llaga de sífilis.

¿Se puede curar la sífilis?

Microscopía de campo oscuro de <em>Treponema pallidum</em>. Haga clic aquí para ampliar la imagen.
Microscopía de campo oscuro de Treponema pallidum

Sí, la sífilis se puede curar con los antibióticos correctos que le recetará un proveedor de atención médica. Sin embargo, el tratamiento no revertirá ningún daño que la infección haya ya causado.

He recibido tratamiento. ¿Puedo contraer sífilis nuevamente?

El hecho de que haya tenido sífilis una vez no lo protege de tenerla de nuevo. Aún después de haber sido tratado de manera exitosa, usted puede volver a infectarse. Solamente las pruebas de laboratorio pueden confirmar si tiene sífilis. Se recomiendan las pruebas de seguimiento por un proveedor de atención médica para asegurarse de que su tratamiento haya sido eficaz.
Debido a que las llagas de la sífilis se pueden ocultar en la vagina, el ano, debajo de la piel que recubre el pene o la boca, es posible que no sea evidente si una pareja sexual tiene sífilis. A menos que sepa que sus parejas sexuales han sido evaluadas y tratadas, puede estar en riesgo de contraer sífilis otra vez de una pareja que no haya recibido tratamiento.

VPH Virus de Papiloma Humana

Los virus del papiloma humano (VPH) son virus comunes que pueden causar verrugas. Existen más de 100 tipos de VPH. La mayoría son inofensivos, pero aproximadamente 30 tipos se asocian con un mayor riesgo de tener cáncer. Estos tipos afectan los genitales y se adquieren a través del contacto sexual con una pareja infectada. Se clasifican como de bajo riesgo o de alto riesgo. Los VPH de bajo riesgo pueden causar verrugas genitales. En las mujeres, los VPH de alto riesgo pueden conducir al cáncer del cuello uterino, vulva, vagina y ano. En los hombres, pueden conducir al cáncer del ano y del pene.
Aunque algunas personas que desarrollan verrugas genitales por infecciones con VPH tienen síntomas, otras pueden no sentirlos. Un profesional de la salud puede tratar o eliminar las verrugas. En las mujeres, el examen de Papanicolaou puede detectar cambios en el cuello uterino que pudieran evolucionar en cáncer.
El uso correcto de los preservativos de látex reduce enormemente, aunque no elimina, el riesgo de contraer y contagiar el VPH. Las vacunas pueden proteger contra varios tipos de VPH, incluyendo algunos de los que pueden causar cáncer.

VPH (virus del papiloma humano)

La infección por el virus del papiloma humano (VPH) constituye actualmente la enfermedad de transmisión sexual (ETS)
 más prevalente en el mundo. Esta infección es causada por más de 150 tipos de virus, y sus síntomas principales son la aparición de verrugas en las manos, los pies y los genitales, donde se las conoce también con el nombre de condiloma acuminado.
El VPH fue descrito por primera vez en el año 1935 por el Dr Francis Peyton Rous, quien había demostrado la existencia de un virus con poder oncogénico (es decir, capaz de inducir la formación de tumores) que causaba cáncer en la piel de los conejos, y cuya descripción coincidía con el papilomavirus.

VPH y cáncer: virus de alto y bajo riesgo

Se utilizan los términos de virus de alto o bajo riesgo para clasificar a los diversos serotipos de papilomavirus según la mayor o menor capacidad que tienen de provocar la transformación maligna de las células que infectan, degenerando en una neoplasia o cáncer.
La actividad transformadora del virus se debe a la acción de dos proteínas constitutivas llamadas oncoproteínas E6 y E7, que interactúan con una gran variedad de receptores que participan en diversos procesos biológicos, como la muerte celular programada o apoptosis, y la división, proliferación y diferenciación celular, entre otros.
Los serotipos de virus de papiloma humano de alto riesgo incluyen el 16 y el 18, que causan aproximadamente el 70% de los cánceres cervicales. Otros virus de alto riesgo son 31, 33, 35, 39, 45, 51, 52, 56, 58, 59, 68, 73 y 82.
Los serotipos considerados de bajo riesgo son los papilomavirus 6 y 11, que causan alrededor del 90% de las verrugas genitales, que rara vez se convierten en cáncer. Las verrugas genitales pueden parecer protuberancias o crecimientos que a veces tienen forma de coliflor. Pueden aparecer semanas o meses después de la exposición a una pareja sexual infectada.

VIH/SIDA

¿QUÉ ES?

El acrónimo sida (AIDS en inglés) significa síndrome de inmunodeficiencia humana. Los primeros casos de sida se detectaron en 1981 en Estados Unidos, aunque probablemente existiera en otras partes del mundo en fechas anteriores. Los científicos establecieron en 1984, que el sida es la enfermedad causada por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH; en ingles HIV), un virus indestructible, hasta el momento, que se transmite de una persona a otra, a través de la sangre, o por contacto sexual. Existen varios tipos de virus del sida.
Los más frecuentes son el VIH-1 y el VIH-2. Mientras que el primero se considera responsable de la epidemia que se ha transmitido en el mundo occidental, el VIH-2 parece limitado a la zona oriental del continente africano. No todas las personas infectadas por el virus presentan la enfermedad, aunque la mayoría la acaba desarrollando. Lo más frecuente es que al cabo de unos cinco o diez años, un infectado por el VIH padezca los síntomas de la enfermedad si no ha recibido tratamiento. Aunque no existe cura para erradicar al virus del organismo infectado, se han elaborado una serie de medicamentos que pueden retrasar la aparición de los síntomas patológicos.

CAUSAS

El virus del sida se transmite a través de la sangre, el semen (incluido el fluido preseminal o previo a la eyaculación), así como el fluido vaginal y la leche materna. El virus puede introducirse en el organismo por el recto, la vagina, el pene, la boca, otras mucosas, como el interior de la nariz, o directamente a través de las venas. Las tres vías de contagio más frecuentes son:
  • Por relación sexual (vaginal, oral u anal) con una persona infectada por el VIH.
  • Al compartir agujas, material de inyección o de consumo de drogas.
  • Por la llamada transmisión vertical (de madre a hijo).
  • Ser receptor de una transfusión de sangre o de un producto hemoderivado con fecha anterior a 1987 en España.
El virus del sida no se transmite:
  • Por el aire ni por el agua.
  • A través de animales o insectos (como los mosquitos).
  • Por compartir los cubiertos, servilletas, los aseos o cualquier otro instrumento que no implique contacto sanguíneo o de fluidos sexuales.
  • Por las heces, el fluido nasal, la saliva, el sudor, las lágrimas, la orina o los vómitos, a no ser que estén contagiados de sangre.
  • Por tocar, besar, acariciar o abrazar a una persona infectada.

SÍNTOMAS DE SIDA

Entre un 50 y un 90 por ciento de las personas que se han infectado por el virus del sida experimenta síntomas similares a un catarro o una gripe leve (cansancio, fiebre, pérdida de apetito) que remite a los pocos días, también puede sufrir diarrea, sudoraciones nocturnas o aumento de los de los ganglios linfáticos. La única forma de saber que se ha contraído la infección es con una prueba específica realizada por un profesional sanitario. Muchos VIH positivos no manifiestan los síntomas de presentar la infección hasta que han transcurrido varios años, de ahí la importancia de conocer qué prácticas y situaciones pueden determinar la infección y actuar consecuentemente.

DIAGNÓSTICOS

Para detectar la infección por el virus del sida es necesario realizar un análisis de sangre. En realidad, esta prueba no busca la presencia del VIH, sino de anticuerpos que se han producido para luchar contra el virus. Generalmente, el organismo tarda entre un mes y seis semanas hasta que se producen suficientes anticuerpos para registrarlos en una de estas pruebas, por lo que si se ha encontrado en alguna de las prácticas consideradas de riesgo es conveniente esperar un periodo "de ventana" de tres meses antes de someterse a la prueba del VIH. Estos análisis son muy sencillos de realizar y permiten establecer con certeza si existe o no infección.
En los pocos casos en que pudiera quedar duda, se realizan pruebas complementarias para confirmar el diagnóstico, como el Western blot. No es necesario recurrir al cultivo.La determinación cuantitativa del ARN, denominada «carga viral» se ha incorporado como prueba de rutina, pues es muy útil desde el punto de vista pronóstico y para evaluar la eficacia del tratamiento. Permite un diagnóstico de la infección más precoz que la detección de anticuerpos: éstos no aparecen en sangre sino al cabo de unas 4-6 semanas. Durante ese tiempo llamado período "de ventana", el análisis para detectar anticuerpos es negativo, pero el individuo transmite la enfermedad.

TRATAMIENTOS

El tratamiento varía dependiendo de cada paciente, pero la terapia incluye alguno o algunos de las siguientes familias de fármacos: Inhibidores de la transcriptasa inversa análogos de nucleósidos (ITIAN). Inhibidores de la transcriptasa inversa nucleótido (ITINN). Inhibidores de la proteasa (IP).

OTROS DATOS

Estas patologías engloban un conjunto de enfermedades que, como su nombre indica, aprovechan "oportunamente" la situación de bajas defensas de los pacientes VIH positivos para introducirse en el organismo. En muchos casos, se trata de enfermedades que no se desarrollarían si el sistema inmunológico no se hallase mermado. Esto no significa que estas enfermedades sean únicamente propias de una persona con VIH, hay muchas otras patologías además del sida, que pueden dañar al sistema inmune. Como siempre, sólo el médico puede determinar el diagnóstico, que en este tipo de enfermedades requiere, junto con el examen de los síntomas, un análisis de laboratorio. Algunas de las más frecuentes son:
  • Neumonía por Pneumocystis carinii
  • Tuberculosis
  • Candidiasis
  • Citomegalovirus
  • Herpes
  • Infecciones por MAC
  • Toxoplasmosis
  • Sarcoma de Kaposi
Las mujeres merecen un capítulo especial en VIH/sida, porque como colectivo poblacional está experimentando un gran incremento de nuevos casos de infección, sobre todo las africanas y latinoamericanas. Además, el contagio por vía sexual de varón infectado a mujer es mucho mayor, unas ocho veces más, que el opuesto, de mujer infectada a hombre. Las razones pueden encontrarse en que, por el momento, son más los hombres infectados que las mujeres y, además, los órganos sexuales de la mujer ofrecen un área de exposición mayor que la del varón.
Las mujeres cuentan con otras dos características que les confieren cierta peculiaridad ante el VIH/sida: la prevención no siempre depende de ellas y, además, forma parte de uno de los tipos de transmisión viral, la de madre a feto. Respecto a la prevención, hay que tener en cuenta que la vía de contagio más frecuente entre las mujeres son las relaciones heterosexuales (son muy pocos los casos, aunque existen, de contagio por relación homosexual femenina).
La posibilidad de evitar la transmisión en una relación heterosexual depende del empleo del preservativo y esto es algo ligado muy estrechamente a ciertos elementos culturales y de género. La desigualdad en el seno de una relación heterosexual puede influir en el uso del preservativo, el único método anticonceptivo que además, protege frente a la transmisión del sida y otras ETS. Junto con esta susceptibilidad a ser infectada, la mujer genera un riesgo adicional de contagio al asumir una maternidad. Los niños y las mujeres constituyen más de la mitad de las personas infectadas por el virus del sida en todo el mundo. La transmisión del virus puede producirse durante la gestación, en el momento del parto (transmisión perinatal) o posteriormente, durante la lactancia.
Lactancia
La madre seropositiva debe sopesar el riesgo que supone amamantar al recién nacido, otra de las posibles vías de transmisión, aunque en los países subdesarrollados puede que no exista otro medio de alimentación para el neonato; en estas regiones la OMS aconseja la lactancia, aún con el riesgo de transmitir el VIH, porque el efecto protector de la leche materna evita que el recién nacido muera por otras infecciones. Si a pesar de las precauciones tomadas durante el embarazo y el parto, el recién nacido acaba infectándose, el médico estudiará el tratamiento que debe seguir.
Aproximadamente, el 20 por ciento de los niños seropositivos desarrolla sida durante su primer año de vida y fallece a los 4 años. El 80 por ciento restante, experimenta una progresión más lenta y no empieza a presentar los síntomas más graves hasta la adolescencia, de hecho suelen tener un peso y un crecimiento normales, aunque pueden aparecer problemas en el aprendizaje y ciertas capacidades motoras, como caminar.

Los niños VIH positivos sufren con mayor frecuencia que los no infectados enfermedades e infecciones (infecciones oportunistas). Las más comunes son neumonías -la principal causa de muerte entre los pequeños infectados-, citomegalovirus y una enfermedad poco frecuente entre los adultos, la neumonitis intersticial linfocítica, condición que merma progresivamente la función respiratoria -como la neumonía- y a menudo requiere hospitalización.
Convivir con el sida
Algunas recomendaciones para prevenir infecciones y enfermedades en las personas seropositivas:
  • Lave sus manos a menudo, con agua y jabón durante al menos 15 segundos, así evitará transmitirle gérmenes al paciente. Si sus manos se secan puede utilizar cremas hidratantes, pero no deje de lavarlas. Sea especialmente cuidadoso si tiene catarro o gripe. 
  • Cubra sus heridas y cortes, incida en las de las manos. Si tiene que curar alguna herida de la persona infectada utilice guantes desechables. Empléelos también si tiene que limpiar el cuarto de aseo o recoger las heces o vómitos de una persona seropositiva, así como para lavar boca, recto o genitales de estos pacientes. 
  • Si tiene que administrar medicamentos a un VIH positivo a través de inyecciones, extreme precauciones para no pincharse, es una posible vía de infección, pero no se deje dominar por el pánico si por error se pincha; hay un 99 por ciento de posibilidades de que no se infecte. Lave cuidadosamente la zona del pinchazo con agua y jabón y acuda al médico para que le aconseje sobre qué hacer.
  • Procure alejar a las personas enfermas de la persona infectada. Cualquier enfermedad leve y común, como un resfriado, puede perjudicar a un seropositivo. Si está enfermo, emplee mascarillas que protejan al paciente de posibles contagios 
  • Tenga cuidado con las mascotas. Tener un animal de compañía puede beneficiar emocionalmente a una persona infectadas, sin embargo es preferible que evite tocar sus heces, los lugares donde vive o los útiles donde come. 
  • Mantenga la casa limpia. El polvo puede contener gérmenes patógenos para un VIH positivo. 
  • Una persona infectada por el virus del sida puede cocinar sin peligro de contagiar a nadie. Sólo hay que incidir en la higiene. En caso de que la persona que cocina tenga diarrea (sea VIH+ o no) no debe cocinar, porque aparece causada por distintos gérmenes que pueden transmitirse con la manipulación de los alimentos. Las personas no infectadas pueden compartir con toda tranquilidad la vajilla con los seropositivos; los VIH+ no necesitan vasos, platos o cubiertos separados, ni tampoco hay que lavarlos de forma especial, únicamente, con agua caliente y detergente. 
  • Procure que la habitación del paciente se encuentre cerca del cuarto de baño. Los pacientes con VIH/sida pueden vivir con su enfermedad durante mucho tiempo y hacer una vida completamente normal y seguir trabajando, siempre que cumplan las pautas aconsejadas por su médico, coman adecuadamente, duerman con regularidad y eviten el sedentarismo. Sin embargo, la posibilidad de transmisión, el carácter crónico de esta enfermedad y el complejo tratamiento, pueden hacer mella en el paciente y provocar frustración, rabia o depresión. Estas son algunas pautas que pueden observar las personas que conviven con un VIH positivo, para que no se sienta solo y sí algo más comprendido. 
  • Respete su independencia y privacidad. 
  • No tome decisiones por esa persona, ni haga todo por ella 
  • A nadie le gusta sentirse inútil. Deje que le ayude en todo lo que pueda o quiera. Es importante que dentro de la casa se sienta parte del grupo. 
  • Charlen, conversen. Si quiere hablar de su enfermedad o de cómo se siente ante ella, escúchelo, intente entederlo y apoyarlo Invite amigos a que lo visiten. 
  • Fomente su sociabilidad. Salgan a cenar, al cine o a dar un paseo por el parque. 
  • El contacto físico como un beso o cogerse de la mano es una forma de expresión, que adquiere connotaciones especiales para una persona con una enfermedad contagiosa como el sida. 
  • Indague sobre qué cosas le hacen sentir más cómodo en casa. Pregunte si quiere o necesita ayuda en el aseo diario, por ejemplo, hay personas que sienten vergüenza al pedirla, aunque la necesiten.

Herpe Genital

El herpes genital es una enfermedad de transmisión sexual causada por el virus del herpes simple. Puede causar llagas en el área genital o rectal, nalgas y muslos. Se puede contagiar al tener relaciones sexuales, incluso sexo oral. El virus puede contagiarse aún cuando las llagas no están presentes. Las madres pueden infectar a sus bebés durante el parto.
A los síntomas se los llaman comúnmente brotes. Pueden aparecer llagas cerca del área donde el virus ingresó al cuerpo. Se convierten en ampollas que pican y duelen y luego sanan. A veces las personas no saben que tienen herpes porque no presentan síntomas o éstos son muy leves. El virus puede ser más grave en recién nacidos o en personas con un sistema inmune debilitado.
La mayoría de la gente tiene brotes varias veces al año. Con el tiempo, quizás los síntomas aparezcan con menor frecuencia y sean más leves. El virus permanece en su cuerpo para siempre.
Las medicinas no curan el herpes genital, pero pueden ayudar a su organismo a combatir el virus. Esto puede hacer que los síntomas sean más leves, disminuir los brotes y el contagio del virus a otra persona. El uso correcto de condones de látex puede reducir pero no eliminar el riesgo de contraer o contagiar el herpes.



Gonorrea

¿Qué es la gonorrea?

La gonorrea es una infección que se contagia a través del contacto sexual con otra persona. Los gérmenes de la gonorrea se encuentran en las mucosas del cuerpo (la vagina, el pene, la garganta y el recto).

¿Quiénes contraen la gonorrea?

Cualquier persona sexualmente activa puede infectarse con gonorrea. La gonorrea se encuentra con mayor frecuencia en personas jóvenes (de 15-30 años) que tengan compañeros sexuales múltiples. Se reporta un número mayor de casos en las áreas urbanas que en las rurales.

¿Cómo se contagia la gonorrea?

La gonorrea se contagia a través del contacto sexual. Este incluye el contacto del pene con la vagina, del pene con la boca, del pene con el recto y de la boca con la vagina. La gonorrea también puede ser contagiada de la madre al hijo durante el parto.

¿Cuáles son los síntomas de la gonorrea?

Los hombres infectados con gonorrea presentan sensación de ardor al orinar y una secreción blanca amarillenta por el pene. Las pocas mujeres con síntomas presentan flujo vaginal y posiblemente, ardor al orinar. Las infecciones de la garganta y el recto producen pocos síntomas.

¿Qué tan pronto aparecen los síntomas?

En los hombres, los síntomas aparecen generalmente entre dos y siete días después de la infección. Sin embargo, el inicio de los síntomas puede demorarse hasta 30 días. Con frecuencia, las personas infectadas con gonorrea no tienen síntomas; entre el 10 y el 15 por ciento de los hombres y alrededor del 80 por ciento de las mujeres pueden no tener síntomas. Las personas sin síntomas tienen el riesgo de desarrollar complicaciones asociadas a la gonorrea. Estas personas también contagian la infección sin saberlo.

¿Cuándo y durante cuánto tiempo puede una persona transmitir la gonorrea?

A partir del momento en que la persona es infectada con gonorrea puede contagiar la enfermedad. Una persona puede continuar contagiando la enfermedad hasta que reciba el tratamiento adecuado.

¿Una infección previa por gonorrea hace que la persona sea inmune?

Una infección previa por gonorrea no hace que la persona quede inmune a la enfermedad. Las infecciones previas por gonorrea pueden hacer que se presenten complicaciones con mayor rapidez.

¿Cuál es el tratamiento para la gonorrea?

La gonorrea se trata con cefalosporina o antibióticos del tipo quinolona. Todas las cepas de la gonorrea son curables. Sin embargo, algunas cepas se están volviendo cada vez más resistentes a muchos medicamentos de uso común.

¿Qué sucede si no se trata la gonorrea?

Si una persona no recibe tratamiento para la gonorrea, es muy probable que ocurran complicaciones. Con frecuencia, las mujeres sufren enfermedad pélvica inflamatoria (EPI), una enfermedad dolorosa que ocurre cuando la infección se extiende a los órganos reproductores. La EPI puede producir esterilidad en las mujeres. Los hombres pueden presentar inflamación de los testículos y el pene. Ambos sexos pueden presentar artritis, problemas de piel y otras infecciones de órganos ocasionadas por la extensión de la gonorrea dentro del cuerpo.

¿Qué se puede hacer para prevenir la diseminación de la gonorrea?

Se deben tener relaciones sexuales de manera responsable.
  • Limite la cantidad de compañeros sexuales.
  • Utilice un condón masculino o femenino.
  • Si usted piensa que puede estar infectado(a) o haber estado expuesto(a), evite todo contacto sexual y acuda a una clínica de enfermedades de transmisión sexual (ETS), a un hospital o visite a su médico.
  • Notifique a todos sus contactos sexuales de inmediato para que puedan ser examinados y tratados por un médico.

Infecciones por clamidia

La clamidia es una enfermedad de transmisión sexual común causada por una bacteria. Usted puede contraer clamidia durante el sexo oral, vaginal o anal con una persona infectada. Tanto los hombres como las mujeres pueden tenerla.
La clamidia no suele causar síntomas. Pero cuando sí se presentan, pueden aparecer como una sensación de ardor al orinar o una secreción anormal por la vagina o el pene.
La clamidia puede provocar una infección urinaria tanto en hombres como en mujeres. En las mujeres, una infección en el sistema reproductivo puede conducir a una enfermedad inflamatoria pélvica, la cual puede conducir a infertilidad o problemas serios con el embarazo. Los niños que nacen de madres infectadas pueden tener infecciones oculares y neumonía por clamidia. En los hombres, la clamidia puede infectar el epidídimo, que es el conducto que lleva el esperma. Esto puede causar dolor, fiebre y, en raros casos, infertilidad.
La clamidia se diagnostica a través de análisis de laboratorio. El tratamiento consiste en antibióticos. El uso adecuado de preservativos de látex (condones) reduce en gran medida el riesgo de contraer o diseminar la infección aunque no elimina el riesgo totalmente. Los especialistas recomiendan que las mujeres de menores de 25 años que son sexualmente activas se realicen pruebas de clamidia todos los años.

¿Caules son los síntomas?

Los síntomas pueden empezar un par de semanas después de haber sido expuestos a la clamidia y pueden ser menores. Sin embargo, la mayoría de las personas con clamidia no presentan ningún síntoma ni saben que la tienen.

Las mujeres pueden sentir:

  • Descargas inusuales vaginales
  • Ardor y dolor al orinar
  • Si la clamidia se extiende a los órganos reproductivos (como los tubos de Falopio) una mujer puede sentir dolor en el abdomen o espalda baja, dolor durante el sexo, fiebre y sangrado entre periodos.

Los hombres pueden sentir:

  • Descargas o flujo saliendo del pene
  • Ardor al orinar
Los hombres o las mujeres que practican el sexo anal también pueden contagiarse de la clamidia y sentir dolor, descarga u hasta sangrado del recto.

Exámenes/Diagnostico

Hay varios examines de laboratorio que son confiables. Algunos se realizan con la orina (tan simple como una prueba de orina en un vaso) mientras que otros requieren una muestra extraída del pene o la cérvix. Pregúntele a su proveedor de cuidado de salud si tiene preguntas sobre las opciones de diagnóstico.
Todas las mujeres menores de 25 años que sean sexualmente activas deben realizarse pruebas para la clamidia al menos una vez al año. Las mujeres embarazadas y mayores de 25 con factores de riesgo (una nueva pareja, más de una pareja, o que tienen relaciones sexuales sin protección) también deben realizarse pruebas. Cualquiera con síntomas genitales (tales como flujo, ardor al orinar u sangrado) deben ver a su médico y ser evaluados para ETS.

Tratamiento

La clamidia se cura fácilmente con antibióticos. El tratamiento puede ser una sola dosis de antibiótico o varias dosis durante una semana.
Para asegurarse de que la clamidia se ha curado:
  • Todas las parejas se deben realizar pruebas y ser tratados
  • Se debe tomar toda la medicina
  • La reinfección es común, así que se debe realizar otra prueba tres meses después de haber sido tratados (especialmente si no está seguro si su pareja ha realizado el tratamiento)

¿Qué pasa si no se trata la clamidia?

En las mujeres, la clamidia que no se ha tratado puede causar:
  • Enfermedad Inflamatoria Pélvica (EIP). Esta enfermedad se presenta cuando la infección se extiende al útero o tubos de Falopio. Si no se trata, la EIP puede causar dolor pélvico crónico y embarazos ectópicos. La EIP puede causar daño a los órganos reproductivos y hacer muy difícil que una mujer tenga un bebé. La clamidia también puede facilitar la infección de VIH.
  • No es común que los hombres tengan complicaciones con la clamidia, pero algunas veces la infección no tratada puede llevar a más infecciones y dolor en el tubo por el que viaja el espermatozoide desde los testículos. Raramente, esto puede dificultar la capacidad para dejar a una mujer en embarazo.
En las mujeres embarazas, la clamidia se puede contagiar a los bebés y causar serios problemas en el recién nacido (por ejemplo neumonía e infecciones visuales). Es más probable que las mujeres embarazadas que sufran de clamidia tengan bebés prematuros.

Reduzca el riesgo

Hay varias cosas que pueden disminuir el riesgo de contagiarse de clamidia y otras ETS:
  • Use condones u otra barrera de látex (como las dentales) para cada acto sexual (oral, anal y vaginal). La barrera se debe poner antes de que ocurra cualquier contacto sexual.
  • Tener sexo con una sola pareja (que solo tiene sexo con usted)
  • Los exámenes y tratamiento apropiados. Hable con su proveedor de cuidado de salud para saber que pruebas de ETS se recomiendan para usted.
Puede ser difícil decirle a su pareja que tiene clamidia, pero tenga en cuenta que su pareja también puede estar contagiada y no saberlo. Cuénteselo a cada pareja sexual reciente para que se realicen las pruebas necesarias.


Enfermedades de Transmicion Sexual

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son infecciones que se adquieren por tener relaciones sexuales con alguien que esté infectado. Las causas de las ETS son las bacterias, parásitos y virus. Existen más de 20 tipos de ETS, que incluyen:
  • Clamidia
  • Gonorrea
  • Herpes genital
  • VIH/SIDA
  • VPH
  • Sífilis
  • Tricomoniasis
La mayoría de las ETS afectan tanto a hombres como a mujeres, pero en muchos casos los problemas de salud que provocan pueden ser más graves en las mujeres. Si una mujer embarazada padece de ETS, puede causarle graves problemas de salud al bebé.
Si padece de ETS causada por bacterias o parásitos, el médico puede tratarla con antibióticos u otros medicamentos. Si padece de ETS causada por un virus, no hay curación. Algunas veces los medicamentos pueden mantener la enfermedad bajo control. El uso correcto de preservativos de látex reduce enormemente, aunque no elimina, el riesgo de adquirir y contagiarse con ETS.


viernes, 1 de agosto de 2014

Los hombre se despiertan con el pene erecto... Sabes porque??

Puedes buscar un montón de nombres para este fenómeno y hacer todos los chistes que se te ocurran, pero lo estrictamente cierto es que la erección espontánea del pene a la mañana es algo perfectamente común
Tumescencia peneal nocturna
El nombre científico que recibe es tumescencia peneal nocturna, y existe consenso en que se trata de una manifestación normal, de la que nadie debería preocuparse, salvo que la mañana te sorprenda en un lugar o una situación poco apropiada para que el libre albedrío corporal se manifieste a sus anchas. O si vives en casa de tus padres, y tu madre aún no aprendió que debería esperar a que te levantes para ventilar ese oscuro rincón de la casa que su retoño tiene por habitación.
Sea como sea, si quieres saber por qué se producen las erecciones matutinas, aún nos queda mucho por decir, así que empecemos.
Es verdad, el nombre parece indicar lo contrario a las condiciones en que se manifiesta el fenómeno, pero la erección matutina se comienza a producir en la noche, durante el sueño. Ahora, si bien dijimos que es algo normal e incluso una señal de buen funcionamiento del pene, aún no se conoce la razón exacta para estas erecciones.
Una de las posibles explicaciones es que la vejiga se llena de orina, que a su vez llega a la uretra provocando la hinchazón del pene y la consecuente erección. En cierta manera, esto podría tomarse como una señal física para alertar al bello durmiente de que es el momento exacto para aliviar las necesidades de la vejiga.
Y si duermes boca abajo, tú, lector macho alfa, seguramente una erección te resulte bastante incómoda. Aunque la teoría de que esto funciona como una alerta física tampoco parece cerrar del todo. Pero no se preocupen, hay más aún.

FASE REM, SUEÑOS, Y… ES HORA DE LIBERARSE, CARIÑO

Ahora, si no se trata de una forma de evitar que el hombre moje la cama, debe haber algo más. Los ciclos de sueño podrían ofrecer alguna pista al respecto. Lo cierto es que el hombre experimenta varias erecciones al dormir, durante la fase REM o MOR (en español).
En esta etapa activa del sueño, caracterizada por el movimiento ocular rápido debajo de los párpados, es cuando el bello durmiente sueña y varias de las fantasías diurnas más o menos conscientes se manifiestan, provocando erecciones involuntarias. Tantas como 3 a 5 erecciones durante la noche. No, no hagas cálculos.
Al parecer estas erecciones podrían deberse al aumento de testosterona, como consecuencia de una disminución de la norepinefrina durante esta etapa del sueño. Ahora, dado que la fase REM es la más cercana a la hora de despertar, es normal que cuando esto ocurre, la erección subsista.
Claro que también tu pene tiene una necesidad saludable –y antes de que empieces a pensar en otras cosas, hablaré de lo corresponde–: las paredes de los vasos sanguíneos deben liberar óxido nítrico, un gas que provoca una relajación y vasodilatación, es decir, los vasos sanguíneos de tu pene crecerán en diámetro, aumentará el flujo sanguíneo y la erección será inevitable. Esta es otra de las posibles razones estudiadas.
Y bien, joven padawan, o viejo lobo con piel de cordero, la erección en la mañana es absolutamente normal y deja en claro que no existen problemas de disfunción eréctil por causas físicas, al menos. Por lo tanto, quien pueda, aproveche las posibilidades ofrecidas por la tumescencia peneal nocturna.


jueves, 31 de julio de 2014

Postura para una penetración profunda

tijera sentada
Existen ciertas posiciones que permiten una penetración mucho más profunda, lo que facilita que la mujer alcance el clímax más rápido y con más fuerza
LA MARIPOSA (MISIONARIO MODIFICADO)
mariposa
La mujer está sobre su espalda y con la cadera a la orilla de la cama  mientras el hombre la penetra de pie. Luego ella pone sus piernas en los hombros de su pareja y alza ligeramente la cadera.
Este movimiento permite una estimulación cervical así como una penetración más profunda, lo que produce orgasmos vaginales y uterinos, porque el hombre llega a tocar el punto G.

EL MOSTRADOR

El mosrador
La mujer se acuesta sobre su espalda sobre la barra de la cocina o la mesa mientras él estando de pie te penetra. Es algo más rudo, donde los papeles, saleros y unos cuantos trates saldrán volando.
En esta posición es fácil maniobrar y mover a la mujer hasta la orilla de la mesa, el contacto no se pierde. La penetración es profunda y él siente que tiene el control.

LA TIJERA SENTADA

tijera sentada
El hombre está acostado sobre su espalda con las piernas y rodillas dobladas, ella lo “monta” con una pierna al costad de su cadera y la otra entre una de sus piernas.
En esta posición la mujer tiene el control sobre la profundidad y el ángulo de la penetración, así como de la cantidad de estimulación que tenga en el clítoris.