Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

sábado, 26 de julio de 2014

Trucos sexuales

1. Baja la temperatura. Una de las maneras más efectivas para excitar a tu pareja es poniendo los nervios al límite. Súbele la temperatura y aplácasela un poco con hielo.
Pon en el congelador un pedazo de tela sedosa con la que después rodearás el pene de tu pareja o la puedes poner sobre el clítoris de ella y la moverás de arriba hacia abajo, lentamente. Esto generará un escalofrío que provocará muchas más alegrías después. La idea es hacerlo rápido porque el calor corporal seguro calentará hasta la tela y la "magia" del asunto se cambiará por la acción.
2. Sube la temperatura. La técnica contraria sería meter el pedazo de tela unos segundos al microondas y cuando salga calientita, la colocas en la zona genital de tu pareja, haciendo movimientos ascendentes y descendentes. Esto asegura relaciones bien calientitas.
3. Cómetelo todo. Si, lleva la comida a la cama. No se trata de que cubras tu cuerpo de sushi, sino de introducir elementos de la comida como chocolate, frutas o dulces, cualquier cosa que se te antoje para crear una conexión sensorial entre el placer sexual y la degustación de los manjares.
Lo interesante aquí es poner pedazos de comida justo en el lugar donde quieres que te acaricien y besen. Puedes iniciar un caminito de excitación.
4. Besa. Pero no en la boca como acostumbras. Dedica un poco más de tiempo y esfuerzo para besar suavemente todo el cuerpo de tu pareja; sobretodo aquellas partes que sabes que le excitan más, hasta llegar a la zona genital donde puedes pasar largo tiempo haciendo que tu lengua llegue a los lugares más escondidos de la zona.
Aguanta todo lo que puedas y haz que tu pareja aguante también. Cuando crees que lo merezcan, pasen al siguiente acto.
5. Toma Té. Busca dos sobrecitos de té de hierbabuena y prepara un té. Toma un poco y después baja a acariciar las partes más íntimas de tu pareja. El té calentará la boca y el mentol refrescará la zona cuando retires la boca. No olvides tomar varios sorbos para asegurar el efecto.
6. Collar de perlas. Sirve no sólo como accesorio, sino también como juguete sexual. Cuando llegues a casa, quítate el collar y llénalo de lubricante, luego colócalo en la base de su pene, envolviéndolo; entrelaza los dedos y coloca las palmas de tus manos en ambos lados de su pene, entonces haz girar las perlas en todo lo largo de su falo.
7. Masaje. No es cualquier masaje, tienes que calentar un poco de aceite en el microondas y ponerlo en una jeringa. Después escribe en el cuerpo de tu pareja las palabras que se te ocurran o haz los dibujos que quieras.
Empieza por el cuello y baja buscando esas partes que le excitan, pues verter el aceite con movimientos precisos será más placentero que el masaje en si. Aunque, no debes dejar el aceite olvidado, así que inicia un masaje erótico.
8. ¡Susúrrale! Quítate la pena y dile al oído cosas como: "Quiero llevarte a la mesa de la cocina y no parar hasta que explotemos juntos", "Quiero tenerte dentro de mí", "Estás tan duro que quiero comerte hasta que no puedas más".
9. Juega con la velocidad. Cuando estés masturbando a tu pareja, comienza con movimientos largos y lentos, para después ir moviendo la mano más rápidamente. Cuando sientas que está muy excitado, bajo el ritmo.
Al igual con ellas, toca primero suavemente su clítoris y luego aumenta la velocidad; cuando sienta que ya no pueda, para. Háganlo una y otra vez hasta que crean que merecen el coito.
10. Usa las dos manos. Para acariciar, ¡no te limites! Utiliza las dos manos para recorrer el cuerpo de tu compañero (a). Empieza simulando un masaje y luego pasa las manos por donde menos se imagine; hazlo rápido, para sólo rozar y continúa con las caricias, hasta que su cuerpo te pida que lo (a) toques más en partes específicas.


viernes, 25 de julio de 2014

Mitos de la sexualidad femenina

A la hora del sexo es fundamental tener buena información, y lamentablemente aún hoy –con toda la divulgación del conocimiento sexológico que existe- los mitos sexuales están a la orden del día. Vamos a aclarar entonces un “top five” de creencias erróneas muy comunes.
Existe un orgasmo vaginal y uno de clítoris. En realidad el orgasmo como respuesta es siempre el mismo, e involucra tanto a la vagina como al clítoris, entre otras partes del cuerpo femenino. Lo que sí es variable es el estímulo que predomina en la activación del orgasmo, y en ese sentido es el clítoris mucho más preponderante que la vagina, a pesar de que muchas personas crean lo contrario. Otras zonas erógenas son importantes en la estimulación orgásmica, por ejemplo los pezones, el cuello, las orejas, y también otros sentidos como el oído, la vista, el olfato, y por supuesto las fantasías.
La mujer normal alcanza orgasmos múltiples. Si bien la capacidad orgásmica femenina es superior a la masculina, cuatro de cada cinco mujeres están satisfechas con un orgasmo y no necesitan más. Sin embargo, a medida que la mujer progresa en el conocimiento de su respuesta sexual y en la confianza con su pareja, es más probable que logre orgasmos múltiples.
Existe la frigidez femenina. La frigidez es un término en desuso, por ser inespecífico y peyorativo. Ningún especialista en sexualidad con conocimiento actualizado utiliza este concepto, y para cada disfunción sexual tenemos un término adecuado, por ejemplo: trastorno de la excitación sexual en la mujer, deseo sexual hipoactivo, anorgasmia femenina, retardo orgásmico femenino, vaginismo, fobia sexual, dispareunia, entre otros.
Si una mujer no se excita sexualmente es responsabilidad de su pareja. Es cierto que en algunos casos este concepto resulta verdadero, ya que no siempre la pareja es tan abierta y dispuesta a estimular a la mujer como ella desea, suelen ser otras las razones para esta falta de excitación. Por ejemplo conocimiento insuficiente de las zonas erógenas y formas de estimulación, vergüenza para expresar lo que se desea, delegación en la pareja de la responsabilidad de darle placer.
La causa de los problemas sexuales en la mujer es siempre psicológica. Por supuesto que la variable psicológica y de la relación de pareja es muy importante, pero no debemos descuidar factores médicos que pueden inhibir la respuesta sexual femenina. Varias enfermedades agudas y crónicas, sobre todo las que alteran al sistema endócrino (es decir al equilibrio hormonal), y ciertas medicaciones (especialmente algunos psicofármacos) deben estudiarse cuando hacemos el diagnóstico y planificamos el tratamiento sexológico.


Magreo, petting, franelear…

kellan2

Aunque la mayoría de las personas cree que se trata de una practica sexual confinada a la época de la adolescencia, la verdad es que cada vez mas adultos, y expertos en la materia erótica dedican más tiempo a estas sesiones cargadas de sensualidad, en las que se vale todo menos la penetración.

Los italianos rebautizaron esta practica con el termino karezza, aludiendo al principal gesto que comparten los amantes, a través de las caricias. Y la intención esta centrada en el tocamiento sexualmente explicito de los cuerpos, incluidos los genitales y el resto de la anatomía; preferiblemente se comienza vistiendo todas las prendas de ropa, hasta que logren quedar completamente desnudos, y satisfechos a punta de caricias que buscan activar, excitar y relajarlos hasta alcanzar los orgasmos.

Originalmente, esta practica sexual fue una técnica de intervención de la sexología popularizada por Master y Johnson, ellos la nombraron sensate focus; así que goza de fama reconocida para ayudar a las parejas a superar dilemas sexuales tales como; la eyaculación precoz, dificultades con la  erección, bajo deseo sexual, dificultades en la excitación, y anorgasmia en el caso de la mujer.

Aparentemente estas sesiones resultan más poderosas y efectivas para alcanzar el placer, porque para ambos miembros de la pareja representa la liberación de los principales temores asociados a la sexualidad.

En el caso de los hombres, dejan de preocuparse por el tamaño del pene, el tiempo de erección ya no representa el finito de la relación sexual, tampoco se impacientan si eyaculan antes de tiempo, porque la mirada esta puesta en todo su cuerpo, y el pene deja de ser el centro de atención y criticas.

Por su parte las mujeres, finalmente obtienen sin presiones de tiempo los deseados juegos previos que tanto anhelan, sienten mayor conexión emocional con la pareja, y pueden ser capaces de experimentar el desarrollo de su propia respuesta sexual, sin la presión de concentrarse más de la cuenta para preparar a la vagina para la penetración.

Además, ambos gozan del beneficio que se trata de una práctica sexual con bajísimo riesgo de infecciones de transmisión sexual y nula posibilidad de embarazos no deseados.

Lo que ellos quieren que sepa en la cama

3cd99c644e3fb91e181b866381bb129b

Muchas mujeres piensan que los hombres sólo esperan de ellas en la cama cosas como lencería sexy, movimientos diferentes, disfraces para salir de la rutina y sexo oral. Pero la verdad es que también existen otros detalles que les encantan y que no necesitan de mucha práctica.

  • Jálale el pelo: lo que más quieren saber, es que están haciendo un buen trabajo; por eso si sientes la necesidad de expresarlo, una buena forma de hacerlo es jalándoles el pelo. No como si quisieras arrancárselo, sino más bien de forma sexy, con un poquito de presión, lo más probable es que le parezca muy erótico.
  • Los hombres no saben leer la mente: dejarte satisfecha es lo más importante para ellos; muchos hombres tienen miedo durante el sexo de que la mujer no se esté divirtiendo o de que puedan lastimarla. Si te incomoda algo o te molesta, dilo, al igual que si quieres algo específico, ya que hacerte llegar al orgasmo es lo que quieren lograr.
  • Ellos también se cansan: tú sabes que estar arriba puede cansar, así que lo mejor es intercambiar posiciones, y encontrar aquellas donde los dos estén cómodos, aunque de igual forma hay que turnarse. Tampoco puedes esperar que él haga todo el trabajo, hay que ayudarlo.
  • Cuidado con los dientes: esto no necesita explicación.
  • Aunque no tengas ganas: a veces se puede estar cansada, pero si él propone hay que tratar de decir que sí. El sexo nos pone de buen humor y puede ser muy placentero, una vez que comiences no vas a querer parar.
  • Tu vagina es normal: se ve normal, es normal y ellos no van a hacer comparaciones. No debes tener ningún tipo de inseguridades al respecto.
  • La práctica hace al maestro: que les tome menos tiempo llegar al orgasmo, no quiere decir que el sexo sea aburrido, sólo quiere decir que han practicado mucho y que el sexo mejora con el tiempo.

jueves, 24 de julio de 2014

El lado B de la convivencia


Armar un nidito de amor es una maravilla, pero ojo..., ¡que también trae su yapa!¡Tomalo con humor!
HACE MUCHO DEPORTE Y TRANSPIRA 25 REMERAS POR SEMANA

Te parece un caño que esté marcadito, pero de golpe te das cuenta de que en el departamento hay un constante olor a "algo". ¡Son sus zapatillas de correr! Las sacás al balcón y le pedís que lo haga él la próxima vez, pero no hay caso. Encima, se le ocurrió ir corriendo al trabajo: ya no trae un equipo transpirado, ¡trae dos! Le rogás que lave todo rápido y, claro, como él no sabe usar el lavarropas (ni que fuera una nave espacial), lo tenés que hacer vos. Pero ves que llega muy cansado y te dan ganas de ayudarlo. Es que lo querés incluso con su "olor a hombre", total, después sale bañadito y ¡renovación total!

YA NO TE LLAMA POR TELÉFONO

Como se ven todos los días, supone que no es necesario ese llamadito que a vos te alegraba la tarde... "¿Para qué? Si en un rato te voy a ver", te dice. También extrañás el "Buen día" que te llegaba a la mañana por mensajito a la oficina y te llenaba la panza de flores. Y no hay caso, él está muy relajado con el tema. Pero ¡a no perder el flirteo casero! Le podés dejar una notita sorpresa en la billetera para que la vea cuando pase por el kiosco y se sorprenda, o mensajearlo vos. Reemplazá el reproche por gestos divertidos y todo va a fluir mejor.

LAS COSAS DE HOMBRE...¿SON FEAS?

De pronto, el apacible paisaje del hogar que solías habitar ¡cambió!

Y sumó objetos que, además de resultarte ajenos, no son muy estéticos que digamos. El casco de la moto, los guantes, el skate, la bici, su billetera y las llaves, todo masculino, de color negro o con estampas extrañas que nada tienen que ver con tu estilo ni con la deco de tu casa. Y como no hay tanto espacio, quedan a la vista, arriba de la mesa o en una silla en la cocina. Cuando se va, pensás en hacer desaparecer todas sus cosas, pero después te das cuenta de que convivir implica mezclarse un poco, ¡y eso está buenísimo!

INVITA A LOS AMIGOS

Está chocho con su nuevo hogar, entonces siempre que se juntan con los amigos, su WhatsApp anuncia: "Vénganse a casa". Te querés matar, pero te hacés la novia buena onda y les comprás chocolates para el postre. Sus amigos hacen lo posible por dejar todo limpio, pero son hombres: los platos están mal lavados, te quedan botellas de gaseosas vacías, acumulás envases de cerveza y cartones de pizza. El detalle: usan tu baño, el único que tenés, y sabemos cómo son... Pero con el tiempo, encontrás una solución, la limpieza del hogar se hace justito al día siguiente de que vienen los chicos. Total, ellos son más rutinarios y casi siempre vienen el mismo día. ¡Tema resuelto!

LA HIGIENE Y EL ORDEN

Sus normas de higiene están lejos de los estándares que vos mantenés. Cuando te sentís en un basural, para él, la casa está impecable. Te revientan los pelos en el jabón, los platos acumulados, el olor a comida del día anterior, y lo mirás en busca de complicidad, pero él está tan relajado... Siente que vive en un hostel. Encima, el tacho está por rebalsar y lo ves haciendo acrobacias para enchufarle un papelito más. ¿No se le ocurre que él también puede sacar la basura? No, él cree que hasta hoy se cambió la bolsa por arte de magia. Y en lugar de usar la alfombrita del baño, insiste en pararse sobre el toallón que acaba de usar. y dejarlo en el suelo abollado, ¡claro! No entendés cómo pueden ver la casa de maneras tan distintas, pero, con tu paciencia infinita, tratás de explicarle. Él también te banca un montón.

¡VENÍA CON UN PERRO INCLUIDO!

Te trajo al pastor inglés y el primer día fue un flash. Te pareció re divertido tener una compañía cuando volvés de trabajar y ver cómo mueve la cola si ponés un jazz. Hasta que te das cuenta de que viven en un dos ambientes y la mascota está ¡en todos lados! Hay que esquivarla hasta para ir al baño. Cuando están listos para salir a romper la noche, desde el ascensor se escuchan los ladridos de la bestia. Como a él le da pena el perro (y a vos, los vecinos), entonces te propone quedarse en el depto. Y bueh: piden sushi y la pasan bárbaro igual. No era tan grave quedarse en casa, y "en familia". Al fin y al cabo, ya son tres.

LAS MAÑANAS YA NO SON LO QUE ERAN

Él entra a trabajar más temprano. Y el primer gran problema fue... ¡la alarma de su despertador! Insoportable. Vos amanecías con un sonido de pajaritos o con un ringtone de la canción que te gusta, y ahora tenés que abrir los ojos con esa bocina que parece avisar que se está incendiando el mundo. ¡Imposible volver a dormirte después de semejante sustazo! Tampoco pudieron resolver el temita de que no arme una comparsa para encontrar la ropa. Así que decidiste ser una buena cónyuge, y ahora te despertás con él. ¡Y le ganaste unas horas a tu día!

¿GOOD? FOOD

De repente, tu alacena se llenó de papas fritas, maní, chocolates y dulce de leche. Le copa la sensación de ir al súper y comprar lo que se le cante, total no hay una madre que controle o le diga: "Te vas a sentir mal si comés tantos chocolates". Vos estabas acostumbrada a la ensaladita y ahora salen los fideos y los patys como locos. Como si resistirse a la tentación fuera fácil. Además, lo mirás y ¡él come todo sin culpa! Una opción es activarte y salir a hacer más deporte para poder comer lo que quieras, y la otra, aceptar que la convivencia ¡viene con unos kilitos de yapa!
 Foto: Evelyna Callegari

Sé un galán en tu primera cita

¿Lograste que la chica que te roba el sueño te de un sí para conocerse mejor? Bravo! Aquí te van unos consejos para que esa primera cita sea todo un éxito.

Organiza algo inolvidable.  Sabes que la primera impresión es la que cuenta, así que sería imperdonable que cuando la vayas a buscar, lo primero que preguntes es adónde le gustaría ir. Mejor sería que tuvieras preparada una velada romántica para los dos. No tienes que complicarte, lo que importa es que te hayas tomado la tarea de organizar algo. Puede ser la clásica cena romántica, pero para hacerlo más íntimo puedes elegir una parte del restaurante donde haya menos gente. Así no habrá ruido y podrán conversar a gusto. O algún punto alto de la ciudad donde tengan una hermosa vista. Sé creativo.
Deslúmbrala.  Al igual que ustedes, a nosotras nos encanta que quien camina a nuestro lado sea atractivo. Por lo tanto, para esta cita especial elige un atuendo que te haga destacar y que muestre que te esmeraste por ella.
 
Una camisa y pantalón bien planchados, zapatos lustrosos, estar bien afeitado y peinado, además de una fragancia agradable será todo lo que necesites.
Presta atención. La primera cita es una gran oportunidad para conocerse mejor y algo muy importante para una mujer es que la sepan escuchar y muestren interés. Nada de estar mirando a otras chicas en su presencia. Además, es crucial que prestes atención a detalles como cumpleaños, nombres de conocidos o familiares o cosas que le gustan. Así si todo sale bien y se vuelven a ver podrás sorprenderla con su rosa favorita o invitarla al restaurante que siempre ha querido ir.
Haz buena conversación. Sé sincero desde el principio, no hace falta tratar de impresionar con algo que no es cierto. Cuéntale qué has hecho hasta ahora en cuanto a estudios y carrera, así como tus planes y metas, tus intereses, con seguridad y naturalidad. Algo que debes evitar a toda costa es hablar sobre tu ex novia o cualquier tema personal que pueda ser incómodo para ella y que por ende te reste puntos.
Sé humilde. Si tu chica aceptó salir contigo es porque le atraes y quiere conocerte mejor. Y aunque suene un poco típico, esperamos que nos traten como princesas, por lo tanto si te la pasas hablando sobre tí y mostrando que eres lo máximo, casi como si le estuvieras haciendo un favor, lo que ella querrá es salir corriendo. Sé todo un galán haciéndole sentir que te importa y que ambos harían una buena pareja.
Encárgate de la cuenta. Eso de cuentas separadas es demasiado moderno, en especial en la primera cita. Pagar la cuenta reconfirma que eres un caballero y le demuestra que su compañía fue valiosa para ti, además de hacerle sentir que cuidarás de ella siempre.
Mantén tu distancia. Como apenas se están conociendo, puede ser algo imprudente acercarte demasiado o abrazarla constantemente. Y qué decir de comer de su plato o algo así, es demasiado temprano. A menos que ella se muestre a gusto, guarda el acercamiento para la última parte de la cita para ver si realmente hay química entre ustedes y hazlo de manera sutil. Tómala de la mano o acaricia su cabello y mira cómo reacciona. Así sabrás si hay segunda cita.
La despedida. Al final de la cita asegúrate de llevarla de vuelta a su casa o al menos a un lugar seguro. Si la cita no fue lo que esperabas, sé sincero y hazle saber. Algo como: “Gracias por acompañarme. Fue un placer conocerte” es un mensaje claro y honesto. Si la pasaste muy bien y ya estás pensando en verse de nuevo, entonces díselo con una sonrisa: “La pasé genial contigo esta noche” y dale un abrazo. ¡Con suerte te ganarás un beso!
¿Cuál ha sido tu primera cita más memorable?


Satisfacción sexual Femenina

10 claves para mejorar la satisfacción sexual femenina

La satisfacción sexual femenina, una de las cuestiones más consultadas a los profesionales
  • La autoexploración, dedicarse tiempo a una misma, la asertividad y la creatividad son algunas de las claves para caminar hacia la satisfacción sexual, una de las cuestiones que figura con mayor frecuencia en las consultas a los especialistas. 
  • Más allá de las imágenes mediáticas y los tópicos en torno a la satisfacción sexual femenina, cabe preguntarse cuáles son las claves que nos pueden ayudar a mejorar, en el día a día, nuestras experiencias sexuales. 
    1. Dedicarse tiempo. “Las mujeres tenemos cada vez menos tiempo para nosotras mismas. Las rutinas cada día son más estresantes y esto hace que muchas mujeres no tengan tiempo para sí mismas: para cuidarse, para mimarse y dejar de lado las preocupaciones”. Por tanto, la primera máxima es buscar tiempo para ti misma a lo largo del día.  
    2. Autoconocimiento. Es una palabra archiconocida y repetida hasta la saciedad en el entorno sexual: “Hay que conocerse a uno mismo”. Sin embargo, la autoexploración sigue siendo un cliché para algunas mujeres. ¡Desecha los perjuicios! Conocerte bien te permitirá guiar a tu pareja y mejorar la satisfacción.  
    3. Dejarse llevar. La mayoría de las mujeres viven atrapadas en sus pensamientos, en sus preocupaciones o en sus miedos. Para mejorar nuestra sexualidad es importante que “ese tiempo” que nos dedicamos a nosotras mismas esté marcado positivamente por las sensaciones, dejándonos llevar, relajando la mente o enfatizando en nuestras fantasías.  
    4. Ser creativas. Generalmente somos creativas en nuestros trabajos o en nuestro hobbies. ¿Por qué no incentivar esta faceta en nuestras fantasías? Innovemos en los encuentros y en las nuevas formas de disfrutar de nosotras mismas y de las personas que queremos. 
    5. “El orgasmo se produce entre las orejas”, el cerebro es el mayor órgano sexual. De él dependerán las respuestas que se produzcan en nuestro cuerpo, por tanto, debemos prestar atención a sus respuestas e intentar estar concentradas en nuestros momentos íntimos. 
    6. Corpore Sano. ¿Sabías que tenemos nada más y nada menos que dos metros cuadrados de piel para experimentar sensaciones? Cosquillas, caricias, masajes… un sinfín de maneras que nos ayudarán a aprender de las sensaciones que nos produzcan.   
    7. Punto G. Nos hemos pasado la vida preguntándonos dónde está el Punto G y en realidad es... ¡nuestro querido clítoris! Concretamente una zona del clítoris que al estimular con movimientos vigorosos (no como cuando lo hacemos en el glande del clítoris) se mueve todo el órgano, incluidas las dos raíces de 10 cm cada una. Esta estimulación produce sensaciones muy placenteras y distintas al placer sexual convencional. Un ‘must’ de la sexualidad femenina.  
    8. Autoestima. Es uno de los puntos más importantes para tener una vida sexual satisfactoria. La aceptación es la base y debemos pensar que, aunque no tengamos un cuerpo perfecto, según los estandartes actuales, es nuestro cuerpo y debemos quererlo y disfrutar del placer que nos aporta. Es importante que sepamos que “no existe la mujer perfecta”, sino mujeres que se quieren, que se aceptan y por tanto se respetan. La autoestima es el respeto hacia uno mismo.  
    9. Asertividad. La química y la conexión con la pareja son igual de importantes que la asertividad: decir no cuando algo no nos gusta o no nos apetece, saber pedir lo que queremos, lo que nos gusta… Se trata de defender tu parcela de placer e intimidad sin pisotear la de tu pareja. Para que en una negociación todas las partes puedan verse beneficiadas, especialmente a largo plazo, es imprescindible ser asertivos. 
    10. Hacer ejercicio. Suena a “perder peso” pero nada de eso. El ejercicio nos ayuda a liberar endorfinas que el cerebro “entiende” como una recompensa. Por tanto, el ejercicio nos ayuda a ser más felices y a sentirnos más atractivos y ambas contribuyen a mejorar nuestra satisfacción sexual. “si no te gustan los gimnasios, la solución es sencilla: solo tienes que aprender a disfrutar de la intimidad con tu pareja”.

lunes, 21 de julio de 2014

7 consejos para satisfacer a una mujer

Las mujeres tienen ideas y requerimientos muy distintos a los de los hombres en lo que se refiere al sexo, y tomando en cuenta esto, puedes encontrar las respuestas para saber cómo satisfacerlas en la cama... 


1. Antes de que vayas a hacer el amor con una mujer, es imprescindible que conozcas su anatomía. Preocúpate por saber más sobre su cuerpo, ubica su clítoris, explora y mira cómo están conformados los labios vaginales, dónde y cómo es la apertura de su vagina… Si ignoras toda esta información es muy difícil que logres estimularla correctamente, y que ella llegue a experimentar un orgasmo.

2. Recuerda siempre que el clítoris, después del cerebro, es el órgano sexual más importante en las mujeres, por lo que si no lo estimulas correctamente, será muy complicado que logres satisfacer a tu pareja, y que ella experimente el clímax. 

3. Uno de los ingredientes indispensables para experimentar unas relaciones sexuales satisfactorias es la comunicación. Para esto es necesario que compartas con tu pareja tus fantasías y tus deseos, y lo mismo para ella, permítele que ella también comparta contigo sus deseos más íntimos. Al final de la relación sexual es muy importante que conversen sobre qué cosas les gustaron y qué cosas no. Nunca supongas que ya sabes que es lo que tu pareja desea o siente, solo lo podrás saber de su propia boca. 

4. Dentro de las relaciones sexuales los besos son un ingrediente muy importante para toda mujer, son un gran estímulo para demostrar con su intensidad cuánta excitación ella ha despertado en ti, y un buen instrumento para estimular fuertes sensaciones en distintas partes del cuerpo, que permitan que tu pareja se prepare para la penetración, se lubrique y sea totalmente placentera. Siempre es una buena idea empezar las relaciones sexuales con un apasionante beso.

5. Toma en cuenta que los juegos pre-coitales son muy importantes para las mujeres, el que estimules sus diferentes zonas erógenas permite que tu pareja se excite y lubrique, preparándola para la penetración. El que te tomes tu tiempo explorando el cuerpo de tu pareja con tus manos, con tu boca o con otros ingredientes estimulantes te permitirá conocer mejor lo que le gusta a ella, y así podrás provocarle más placer y tu también sentirlo al mismo tiempo.

6. En cuanto al sexo oral, es necesario que tomes en cuenta que a no todas las mujeres les gusta realizarlo, y es bueno que dejes que ella misma sea quien poco a poco se dirija a tus genitales y te lo provoque. Pero si definitivamente ella no disfruta del sexo, respeta su decisión y ¡No intentes introducir tu pene en su boca a la fuerza! De la misma forma, no a todas las mujeres les gusta que le den sexo oral, si no estás seguro, es mejor preguntárselo, antes de ponerla a ella y ponerte a ti en una situación incómoda. 

7. En cuanto al sexo anal, de manera parecida al sexo oral, sea por razones morales, religiosas e incluso higiénicas muchas personas no están de acuerdo con él. No trates de penetrarla sin antes analizar y si es posible preguntarle si está dispuesta, sino, respeta su opinión. Ni se te ocurra penetrarla sin antes verificar, y peor si ya te ha dicho que no, excusándote en un "no fue mi intención hacerlo". Toma en cuenta que para muchas mujeres el sexo anal puede provocar mucho dolor, sobre todo si no lo haces sin una estimulación previa, sin embargo para otras mujeres, aunque sienten un leve dolor al principio, después experimentan placer. 


Puntos de placer para complacer a tu hombre

Lleva a tu hombre al cielo, hazlo estallar de pasión y dale una inmensa satisfacción sexual, estimulando sus zonas orgásmicas

El cuerpo completo del hombre puede producirle sensaciones placenteras, pero en él hay nueve puntos especiales que tal vez no conoces, y que están plenos de terminaciones nerviosas.
A continuación te doy un manual para estimular sus nueve botones orgásmicos. ‘Al acariciarlos suavemente, lo excitarás y lo llevarás al cielo, haciéndolo estallar de pasión y dándole una satisfacción sexual inmensa’.

1. Entre el labio inferior y la barbilla. Esa pequeña curva entre el labio inferior y la barbilla está llena de receptores sensibles que le dan a él un goce extremo. Mientras lo besas, chupa su labio inferior, sostenlo entre los tuyos y menea la punta de tu lengua debajo de su labio. Lo estimularás inmensamente.

. La manzana de adán. Es una zona estrechamente conectada a los genitales. Estando él acostado boca arriba, roza tus labios húmedos con su garganta, sube tu lengua por su cuello en movimientos circulares hacia su manzana. Lo harás sentir lleno de satisfacción.

3. Bajo el hueso del tobillo. Es una zona con un gran capacidad de excitarse por estar ligada a sus órganos sexuales. Durante el coito, toma sus tobillos y acaricia con cierta presión estos puntos al ritmo de tus movimientos. Lo acercarás al orgasmo en instantes.

4. Los pezones. Aunque son inexplorados por muchos hombres, pueden ser muy sensibles. Pasa tu lengua alrededor de su areola y ve cerrando el círculo. Acércate al pezón y tócalo con la punta de la lengua. Muérdelo con suavidad primero, ve elevando la presión lentamente y muérdelo como te gusta que él te muerda a ti. Intensifica la sensación chupando hielo antes. Le harás sentir olas de placer por todo su cuerpo.

5. El pliegue entre los testículos. Pocas mujeres le dan interés a este punto de pasión concentrada. Con la punta de los dedos, presiona suavemente el pliegue donde los testículos y la base del pene se unen. Baja y sube lentamente los dedos hacia la parte inferior del escroto. Con este estímulo, nunca más dejará que olvides esta zona.

6. El perineo. Pocos hombres te guían a este sitio tras sus testículos que tiene numerosos receptores de placer. Acaricia con tus dedos la zona tras sus testículos y a la vez aprieta suavemente. Cuando él esté a punto de llegar al clímax, oprime más para alargar el clímax. Lo llevarás al borde del orgasmo.

7. El pene. Estas caricias son tan candentes que lo encenderán. Forma dos anillos en la base y en la punta de su pene con tu pulgar e índice de ambas manos. Muévelas de arriba hacia abajo en direcciones opuestas. Empieza lentamente y aumenta la velocidad conforme él se excita. Haz más intenso el movimiento aplicándote lubricante en las manos. El sentirá una fricción increíble.

8. La punta del pene. Esta parte tiene más poder orgásmico que el resto de su pene. Sostén con tus dedos la base de su pene y roza la punta con tu boca cerrada y húmeda como si te aplicaras lápiz labial. Intensifica la excitación abriendo tus labios un poco y frotando la punta entre ellos. Además de sentir un placer extremo, el verte haciéndole esto lo excitará tremendamente.

9. El frenillo. Es esa pequeña piel que conecta la punta del pene con el resto del miembro. Es un punto que no obtiene mucha dedicación erótica, pero cuando lo acaricias, impulsas un reflejo fascinante en tu hombre. Sujeta con tu mano la base del pene, con la lengua haz círculos lentos alrededor de la punta y al mismo tiempo mueve tu mano de arriba a abajo. Con este movimiento lo dejarás sin aliento.

domingo, 20 de julio de 2014

4 consejos para seducir a una mujer

Seducir a un hombre no parece tan complicado para las mujeres, pues a veces basta con lucir un atuendo sensual. Sin embargo, que él use ropa interior provocadora no tendrá el mismo efecto en ella.

1. Huele bien y no te bañes en perfume: “A la mujer nos atrae un hombre que huele fresco, como a talco de bebé” , agregando que lo que toda fémina desea es que su pareja y su casa estén limpias.
2. Luce un poco como un “chico malo”: “Si no te abotonas completamente la camisa, proyectas seguridad, una actitud confiada, despreocupada, que la mujer encuentra irresistible”. Tampoco se trata de mostrar todo el pecho, todo en su justa medida.
3. Sé decidido y preocupado: Un hombre débil, flojo, despreocupado e indeciso no conquista a nadie. Haz una reservación para cenar, tómale la mano cuando baje del auto, ponle la mano en la cintura para guiarla entre un tumulto de gente, ya que actitudes como éstas le demuestran que la cuidas y aprecias.
4. Muestra tus habilidades con las manos: Cocinar o ayudar en labores cotidianas, puede ser un atributo seductor para ella. “Cualquier actividad que demuestre lo efectivo que eres con las manos, le recuerda lo efectivo que eres con esas manos en el plano íntimo.