Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

viernes, 11 de julio de 2014

Razones por la que ellos aman el sexo anal

Tenemos una relación estable y saludable. Llevamos meses o años quizá, con ese chico especial que nos ama, nos cuida, y nos hace sentir las mujeres más hermosas del mundo. Hasta que avienta la pregunta que lo cambia todo.

La petición de tener sexo anal no es nada fuera de lo normal. No quiere decir que tu chico sea raro, tenga gustos exóticos o prácticas homosexuales. La realidad es simple, muchos hombres disfrutan del sexo anal.

La pregunta de los 64 millones es ¿por qué? ¿Qué les parece tan atractivo de usar un orificio que está biológicamente creado para ser una salida, y no una entrada?

El tema es bastante delicado, y muchas chicas no se atreven a hablarlo, lo que lo rodea de tabú y misterio. Para aclarar un poco tus dudas, nos dimos a la tarea de preguntar a varios hombres su opinión al respecto, y trataremos de darte una visión clara y sencilla.

Para leer los 5 motivos por los que ellos aman el sexo anal debes dejar ascos y paradigmas de lado. Las razones son mucho más simples de lo que piensas:

1. Sensación de poder


Los hombres disfrutan sentirse poderosos, es parte de su ego masculino. Sabemos que puede sonar un poco machista y territorial, un tanto retrograda, pero es la realidad.

A través del sexo anal ellos controlan la situación, y estar arriba de ti para entrar los hace sentirse los reyes del mundo. Además, ponemos nuestra satisfacción sexual enteramente en sus manos, ya que nosotras no podemos estimular ninguna parte adicional; esto les indica que les estamos confiando por completo nuestro placer.

A un hombre le encanta la idea de penetrarte por atrás y ser capaz de estimular todas las terminales nerviosas que ahí se encuentran, llevándote así a un clímax que nunca antes habías experimentado. Si lo logran, habrán conseguido el equivalente a una medalla de oro en la prueba más difícil.

2. Significa confianza


El hecho de que le permitas el acceso a una parte tan íntima e inaccesible le habla de una confianza desmedida en su persona. Y no sólo respecto al placer, si no a la confianza de entrar en tus rincones más profundos.

Al momento de acceder a intentarlo, le estás diciendo que pones toda tu confianza en él, en que sabrá apreciar y cuidar esa parte tan íntima de tu cuerpo. Para ellos es un voto de confianza mayúsculo.

3. Es algo nuevo


El sexo vaginal es fantástico, por decir lo menos, pero se vuelve normal después de algunos años, incluso rutinario. Se convierte en la norma. Así que cuando la posibilidad de sexo anal aparece, lo que ellos ven es como una nueva aventura, y se emocionan como niños con juguete nuevo.

No es que el helado de chocolate deje de gustarles, es que también se les antoja probar el de vainilla y disfrutarlo. El sexo anal es igual de emocionante que tener un trío, o usar juguetes exóticos. Representa esta parte naughty que todos quieren tener en la cama. Y si logran que tú lo disfrutes también, bueno… es como el paraíso.

4. Aman los traseros


¿Cuántas veces has cachado a un hombre observando un trasero femenino? Incontables. Los hombres aman las retaguardas, y si tienen la oportunidad de estar cerca y dentro de ellas, es como si hubieran ganado la lotería.

5. Es muy angosto


Y esta es una de las razones principales. Podemos ser todo lo buenas que queramos haciendo ejercicios de Kegel y contrayendo la vagina, pero la verdad es que el ano es un lugar donde nada ni nadie ha entrado. Los músculos están intactos, y las paredes son angostas. Es una fantasía que a nosotras puede no parecernos atractiva, pero para ellos es una maravilla. Aseguran que la sensación es indescriptible y mucho más placentera que con sexo vaginal.

Sabemos que estas razones no lo harán más atractivo para ti, pero te pueden dar una idea de por qué la obsesión de los chicos con tener sexo anal.

Ahora, si decides intentarlo, te sugerimos que lo hagas con una pareja con la que lleves mucho tiempo, tengas excelente comunicación y en la que confíes más que en nadie.

La experiencia sí puede ser placentera, pero requiere de paciencia y esfuerzo de ambas partes. El sexo anal no debe doler, pero necesitas mucho tiempo de foreplay para lograrlo. Si experimentas dolor, regresa al juego previo para relajarte, porque esta práctica debe ser placentera para ambos.

Recuerda que la comunicación es esencial a la hora de tener relaciones sexuales, sobre todo si vas a dar entrada a estar parte tan íntima de tu cuerpo. Y siempre, siempre, aunque no puedas embarazarte, ¡usa condón!

12 pretextos que ellos odian oir

¿Tener o no tener relaciones sexuales? He ahí el dilema. A veces las mujeres no nos encontramos con el mejor estado de ánimo para el sexo, aunque ellos siempre están listos sin importar las circunstancias o el lugar; pero nosotras somos diferentes, y puede afectarnos desde el clima hasta la uña del dedo meñique.

Cuando no estamos dispuestas, inventamos una serie de pretextos para decirles a ellos un "no quiero", disfrazado, con excusas. ¿Por qué será tan complicado decirles simplemente: “hoy no”? Quizá no queremos herir sus sentimientos o simplemente intentamos justificarnos bajo un motivo, ya sea falso o no.

Te dejo
los 12 pretextos que ellos odian escuchar de nosotras:

1. Me duele la cabeza.

2. Estoy cansada y además tengo sueño.

3. Estoy en mis días.

4. Comenzar una discusión y hacernos las enojadas.

5. Decir que nos sentimos tristes.

6. Me duele el estómago.

7. Otro día, no estoy de humor.

8. Me tengo que levantar temprano.

9. Tengo cólicos.

10. Tuve un día difícil.

11. Estás borracho.

12. No me depilé. 


¿Qué otros pretextos les has dicho?

jueves, 10 de julio de 2014

Como olvidar un amor.

Pensarnos sin pareja, después de haber compartido nuestro amor con alguien, es bastante complejo y doloroso. En esta nota, te doy algunos consejos para sobrellevar una separación y no morir en el intento. 
¿Cómo olvidar un gran amor? "No voy a marcar su número", "No lo/a quiero ver nunca más", "Lo nuestro está definitivamente terminado", son algunas de las frases que nos repetimos cuando estamos atravesando una profunda crisis. Quien asegure que olvidó a todos sus ex, miente. 

Mucho hizo la psicología en ese campo, ya que entre sus terapias, propone distintas formas para librarse del pasado y recuperar el entusiasmo perdido en angustias, reproches, desengaños y otras yerbas.

Mucho hizo la psicología en ese campo, ya que entre sus terapias, propone distintas formas para librarse del pasado y recuperar el entusiasmo perdido en angustias, reproches, desengaños y otras yerbas. La idea es poder encarar una nueva relación, sana y sin tanto equipaje. 
Es un hábito, casi tanto en varones como en mujeres, entrar y animar en un círculo vicioso y dañino que no permita avanzar o relacionarnos nuevamente. 
Nos sentimos atrapados en un laberinto de desencuentros, intentos y fracasos, que nos dejan enquistados en un lugar de mucho dolor. Lo cierto es que, después de haber mantenido relaciones en las que pudimos ser felices, soñamos y proyectamos ilusiones. La sola idea de la ruptura y la separación dejan en nosotros profundas grietas que tardan en cerrar. Volver a ser felices y a tener una pareja es posible, a veces tan sólo se trata de darnos una segunda oportunidad. Claves para dejar atrás un gran amor # Acuérdate por qué decidieron separarse, y cuáles eran las cosas que no te gustaban de la relación. # Guarda de una vez las fotos, todo lo que te regaló y lo que te hace acordar a él/ella todo el tiempo. # Anímate a salir, a conocer gente. La idea es despejarte un poco y pasarla bien. # No veas al Amor de tu vida en todas partes. # No cargues de expectativas cada encuentro, déjalo fluir. # Escribe una carta en la que le digas al que fue tu amor hasta ese momento, que a partir de ese mismo instante ha pasado a ser parte de tus inmejorables y privilegiados recuerdos. # Relee la carta y si lo consideras necesario mandásela. # Comienza a hacer eso que siempre deseaste y pospusiste por distintas razones. # Estudia, empieza cursos, gimnasia, lo que sea que te reconforte. # Dedícate tiempo, mejora tu aspecto personal y físico. Ve a la peluquería, de compras. Cambia el guardarropas # No encares un encuentro con una nueva persona llena/o de prejuicios. # Deja que el otro pueda demostrarte cuánto vale y saca lo mejor de ti, este es un nuevo momento y mereces disfrutarlo intensamente. Dejar el pasado, los especialistas aseguran que para poder empezar una relación sólida es importante primero, cortar con los lazos del pasado que uno trae sobre sus hombros y que, muchas veces, no nos permiten avanzar y seguir adelante con nuestras vidas. "Quienes se quedan añorando el pasado y no pueden construir nuevas relaciones, se pierden la posibilidad de crecer, de seguir, de avanzar, de poner el cuerpo y la cabeza en el futuro". Dejar atrás viejas historias de amor no es fácil, generalmente tendemos a comparar a quienes aparecen en nuestra vida con "el que fue nuestro amor anterior" y en la comparación siempre pierde el o la nueva. 
Desterremos de una vez por todas ese refrán que dice: "más vale malo conocido que bueno por conocer". Esto no es así. El trabajo es arduo pero vale la pena , sin duda vale la pena. 
"Muchas veces quienes se quedan enganchados con historias de las que no se pueden despegar, añoran un pasado que no fue mejor que el presente que tienen. Pero darse cuenta de esto no es tarea simple"... 
Ok.. ahora bien.. COMO MIERDA HAGO!!! Sera solo cuestión de tener los HUEVOS? El tiempo dirá... Un abrazo a todos!! 
Es duro perder a la persona con la que uno estuvo creando un mundo durante mucho tiempo, pero nada es eterno amigos, y hay que seguir luchando, la vida no acaba allí, así que a seguir adelante pase lo que pase, duela cuanto duela, todo el PSICOLOGICO, pero hay que saber como afrontarlo.



lunes, 7 de julio de 2014

20 cosas que no debes soportar en una relación

Hay ciertas cosas de ellos que siempre consiguen molestarnos. En tan solo un minuto puedes pasar de quererle y reírte con él a estar haciendo sus maletas. ¿Por qué? Porque hay algunas cosas que hacen los hombres que nunca deberías soportar.

¡Es hora de tomar cartas en el asunto y posicionarnos! Una mujer nunca debería estar con mentirosos, infieles u hombres que abusen de ellas. Y no nos olvidemos de los que coquetean con otras y de aquellos que no se preocupan por ti.

Mira si es momento de dejarlo por estas razones:

1. Faltas de respeto “Un hombre que falta al respeto a una mujer, no la merece”. Empezamos con la regla número uno en cualquier relación: Respeto. Respeto significa que no tendrá miedo a comprometerse, que te cuidará y te valorará. Si no existe el respeto por su parte, vas a verte envuelta en mucho dolor. No va a cambiar… déjale ir.

2. Mentiroso compulsivo No es tan difícil, ¿no? Pero parece que eso no detiene a los hombres a la hora de mentir. La peor mentira de todos los tiempos viene cuando le preguntas qué ha hecho o dónde ha estado. Si de pronto deja de llamar, naturalmente le vas a preguntar dónde está. Simplemente, que sea honesto y responda. Si no puede decir la verdad, no está preparado para una relación.

3. Te grita Si te grita porque ambos están discutiendo, en igualdad de condiciones, puede pasar. Pero gritar a una mujer por hacer algo mal o por hacer una pregunta no es la manera de tratarla. Que aprenda a controlar su ira con terapia.

4. Te insulta Si te insulta haz que se disculpe. Todo el mundo se equivoca, pero no hay razón para que se dirija a ti de esa manera.

5. Siempre busca pelea ¿Se enfada cuando quieres poner tu programa favorito? ¿Se vuelve loco cuando no estás de acuerdo con algo? Si inicia una pelea por razones absurdas, no pierdas tu tiempo. Una palabra: inmaduro.

6. Si te engaña una vez, lo hará siempre “Engañar es fácil, intenta algo más complicado, como ser fiel”. No hay excusas para ser infiel. Ninguna. Cero. Hemos escuchado muchas veces “Lo siento tanto”, “No sabía lo que hacía”, “Estaba borracho”, “No me acuerdo”, “No significó nada”. Si eres débil ante esto, lo hará de nuevo, una y otra vez. Plántate y pasa página. Te mereces algo mejor.

7. Te hace llorar Si te quiere tanto como dice, no querrá verte triste, ni que derrames una sola lágrima. Nunca. Ningún hombre merece tus lágrimas.

8. Te golpea Salir de una relación abusiva puede ser muy difícil. A veces las mujeres están tan asustadas y anuladas que no saben qué camino tomar. No sientas que tienes que ayudarle, pues eso solo empeoraría las cosas para ambos. Una vez que salgas, te darás cuenta de que estás en un sitio mejor.

9. Te amenaza Si tu pareja te ha dicho alguna vez que si le engañas vas a arrepentirte, tómalo como una señal y déjale. Cree que tiene poder sobre ti, pero no es así.

10. Es un fanfarrón Cuando sales con él le dice a sus amigos “¿Quieres acostarte con mi novia?”. ¡Como si fueras algo de su propiedad! Tu pareja debería, uno: respetarte, dos: apreciarte y tres: tratarte como a una reina. No como a un trozo de carne. No hay otra manera.

11. Nunca te hace cumplidos “A una mujer le gustan los cumplidos. El más pequeño, si es sincero y auténtico puede alegrarle el día a una”. Los hombres deberían hacer el esfuerzo para hacer que una mujer se sienta bien. Después de todo, para algo tenemos una relación. Vas a la peluquería y… ¡Ningún piropo! ¿Y todo eso por él? Si no lo aprecia, déjale ir.

12. Nunca te pregunta qué te pasa Estás molesta por algo, pero no quieres decírselo porque no quieres comportarte como una niña. Obviamente sabe que estás enfadada, pero no quiere perder su tiempo (sobre todo ahora que está viendo el partido). Pero esto no se te va a pasar mañana…

13. No paga la cena en ocasiones especialesSi es tu cumpleaños, San valentín o vuestro aniversario, debería al menos ofrecerse a pagar la cena.  ¡En su cumpleaños siempre le tratas como a un rey! No toleramos comportamientos egoístas en fechas especiales.

14. Nunca quiere salir Ya ni recuerdas cuándo fue la última vez que te propuso salir. A veces se vuelven tan cómodos…tendrás que darle un empujoncito.

15. No se refiere a ti como su novia Eso es un clásico. Todo eso de “No me gusta poner etiquetas”. O quieres tener una relación con una o no quiere. O está orgulloso de ser tu novio o no lo está. Dile cómo te sientes. Debería respetar tu opinión tanto como la suya, y si no, es un no definitivo.

16. Eres su chófer Está por ahí con sus amigos y tú te quedas en casa, aburrida en el sofá. Entonces suena el teléfono y  te pide que vayas a buscarle (o juega la carta del no sé donde estoy, porque sabe que te preocuparás por él). A todos nos puede pasar alguna vez, pero si sucede mucho, quizá deberías cuestionarte qué estás haciendo.

17. Flirtea con un millón de mujeres Un hombre necesita saber dónde están los límites en lo que al sexo contrario se refiere. Si tienes una relación, lo último que deberías sentir es que vas por detrás de otras.

18. Habla con otras como si fueran alguien especial Sucede demasiadas veces como para pensar que es un acto inocente e inofensivo. ¿Podrías dejar de hacerlo? Gracias

19. Te confunde Algunos hombres piensan que las relaciones son un juego, especialmente los más inmaduros. Si pasa de estar bien contigo a ignorarte de un minuto a otro, déjale. No pierdas el tiempo.

20. Rompe contigo y luego se arrepiente Si te dice que “no está preparado” para esto, o que “no siente lo mismo que tú”, o simplemente actúa como un completo idiota (para provocar que seas tú quien le deje), ¡hazte un favor a ti misma! La mejor parte es cuando vuelve suplicando y reconociendo que ha cometido un terrible error.


domingo, 6 de julio de 2014

Síntomas de que te es infiel

Esta es la crónica de una infidelidad anunciada que no quieres ver. Las etapas han sido y son las mismas siempre. No son nada originales. Inexplicablemente las ignoramos, las justificamos, nos las negamos a nosotras mismas y por más brillantes que seamos, nos explotan en la cara. Ocurren hasta en el hombre más perfecto y en ese es más peligroso que en otros. ¿Será verdad que la mujer se cree lo que se quiere creer?
1. Excesivas expresiones de amor contigo (hay que asegurarse a la que está por si no resulta con la otra)
2. Efervescencia en las expresiones, chispa diferente en los ojos.
3. Demasiada energía
4. Se levanta más temprano
5. Tarda más en arreglarse y vestirse para salir
6. Si está gordo, se pone a dieta y empieza a ejercitarse
7. Busca ropa más de moda
8. Deja de hablar por teléfono frente a ti. A veces hasta se esconde en el baño. Cuando no tiene alternativa, habla en monosílabos o dice palabras que parecen señales o códigos, o textea mucho.
9. De repente, decide ir al supermercado, a la farmacia, a echar gasolina.
10. Si estuvo de viaje contigo, a la primera oportunidad sale corriendo con una excusa.
11. Empieza a buscar todo tipo de defectos en ti y en lo que haces, de los que nunca se había quejado.
12. Te hace creer que tú tienes muchas cosas que arreglar y que no lo atiendes como se merece.
13. Todo lo molesta. Parece una fiera enjaulada cuando está contigo o en tu casa.
14. Empieza a llegar tarde todos los días.
15. Poco a poco, no puedes contar con él para nada, ni para asuntos de los niños si los tienen.
16. Lo que parecía disfrutar, ahora lo detesta.
17. No te atiende sexualmente. Si te atiende, se nota que lo hace “por cumplir”.
18. Cuando le reclamas o le preguntas, te niega absolutamente todo con demasiada pasión. Te acusa de ser una celosa insoportable, te hace sentir culpable por dudar de él, y hasta te envía a un psicólogo porque estás deprimida y paranoica.
19. Si le dices que lo vieron o que te dijeron algo, la gente es “mala”, “chismosa”, “ven lo que no hay” y “hablan rumores sin fundamento”. Aquí debuta la famosa frase: “No es lo que parece”.
20. Te asegura que ya no eres la misma. El ofensor se convierte en ofendido, y el victimario, en víctima.
21. Cuando casi te ha convencido de que lo inventaste todo, te dice que está pasando por una etapa y se siente confundido (No se quiere quedar “sin la soga y sin la cabra”).
22. Te dice que necesita “espacio” y “tiempo” y se separa dentro de la casa.
23. Se niega a visitar a un consejero matrimonial.
24. Te dice que necesita más espacio y tiempo fuera del hogar, que necesita estar solo para “pensar” y te jura que se va a mudar solo.
25. Al final, de acuerdo a cómo le fue en la aventura o si la otra puede vivir con sus faltas de carácter, sus hábitos y sus sentimientos de culpa (porque esos siempre llegan), se te va y te pide el divorcio; se goza todo el tiempo que le da la gana porque se siente seguro de que lo vas a esperar toda la vida como si fueras su madre y no su mujer; o vuelve el perro arrepentido porque lo botaron como bolsa o vio que la grama no estaba más verde detrás de la cerca.


Postura caliente de la semana

Hay muchísimas posiciones sexuales y variantes de las mismas para practicar… pero, ¿cuáles son las preferidas por los hombres?, estas son las cinco posturas más calientes que adoran ellos al momento de estar contigo:
#1) El perrito
El perrito como posición predilecta número 1 . ¿Por qué? Permite una visión privilegiada de la anatomía femenina e invita a la sumisión.
#2) Rodillas al aire
Esta postura resulta excelente por el ángulo de penetración, pues permite que el miembro masculino entre completo. Además, muchos hombres la encuentran totalmente indecente y excitante.
#3) La amazona al revés
Tú tomas el control y él lo amará. Además, el estar de espaldas puede provocarle mucho morbo al hombre, lo cual puede permitirle fantasear con otra mujer, o en en mejor de los casos, admirar tu cabellera mientras te estimula los senos.
#4) El loto
El loto es una de las posiciones sexuales más románticas, pues te permite tener fuertemente abrazada a tu pareja mientras sucede la penetración. Por la cercanía, son posibles también los besos y las caricias. A los hombres les gusta por mezclar lo sexy con lo tierno. 
#5) Al borde de la mesa
Hacer el amor al borde de la mesa es una experiencia atrevida y fuera de lo común. Puede ser la mesa de la cocina o el escritorio de la oficina. Seguramente a tu chico le encantará porque le da el control de la situación.

Postura para que practique esta semana





Los besos

1. Ellos los prefieren húmedos: bien es sabido que es importante besar por que a través de la saliva, una mujer obtiene información sobre las condiciones físicas de cualquier candidato a padre de sus hijos, y el hombre detecta si la mujer es fértil e incluso en que momento de su ciclo está. Pero resulta que los hombres prefieren besos de tornillo (con la boca abierta y lengua) porque tienen menos sensibilidad bioquímica. Necesitan muestras más grandes de saliva para sacar sus conclusiones. Ésta es la razón por la que besar no garantiza el éxito, pero hacerlo mal casi seguro lleva al fracaso, explica Gordon Gallup, un especialista en comportamiento de la Universidad de Albany,  y autor de La psicobiología del beso romántico, el estudio multidisciplinar sobre este gesto más completo realizado hasta ahora.
2. Tu testosterona en mi boca: Cuando nos besamos, el hombre pone testosterona en la boca de la mujer, lo que, está comprobado, es un importante detonador de la excitación sexual. Muchos animales y plantas usan feromonas para comunicarse con otros miembros de la misma especie. En el mundo animal existe un órgano, el vomeronasal, cuya misión es detectar estas hormonas, mientras que en el ser humano, el beso es el modo más eficaz de traspasarlas.
3. Y las femeninas, también: Parece que la saliva de la mujer incluye hormonas vaginales, las llamadas copulinas, en las que se han encontrado altos niveles de testosterona, una hormona que incrementa el apetito sexual en el hombre. Ambas sustancias (testosterona y feromonas) desempeñan un papel esencial en el cortejo, la excitación sexual y la procreación humana. Pero no solo de hormonas sexuales vive el hombre.
4. Saliva protectora: Según el neurólogo de la Universidad de Edimburgo, Gareth Leng, la oxitocina también ayuda a forjar lazos entre amantes tras el primer beso. Y es que esta hormona también se libera al juntar nuestros labios. De hecho, según Leng, una exposición prolongada a la oxitocina es mucho más eficaz que el elíxir amoroso más potente. Al explicar cómo se enamora el cerebro, Leng señala que, al igual que ayuda a afianzar el vínculo entre una madre y su bebé, la oxitocina funciona como interruptor central, capaz de cambiar miles de conexiones neuronales y predisponer al amor.
5. Reduce el estrés: En otro estudio, la psicóloga inglesa Wendy Hill comparó los niveles de dos hormonas, oxitocina y cortisol, en 15 parejas antes y después de besarse. Wilson creyó que aumentarían los niveles de oxitocina en las mujeres. Sin embargo, se encontró que estos niveles aumentaban sólo en los hombres. Resulta que las mujeres se sintieron cohibidas al saber que estaban siendo observadas. Sin embargo, el cortisol descendió en ambos sexos sin distinción, lo que demuestra que besarse desestresa. Aunque no prec samente de un modo relajante.
6. Son adictivos: Un beso apasionado aumenta el pulso y la presión arterial, dilata las pupilas y la respiración se hace más profunda. Según la antropóloga Helen Fisher, el cerebro de los amantes registra mayor actividad cerebral en las regiones que guían el placer, la motivación y la recompensa. Las mismas que se activan poradicción.
7. Contra las alergias: Según un estudio japonés, 30 minutos de besos apasionados podrían ayudar a controlar la alergia al polen; besarse reduce la producción de histamina, sustancia química segregada como respuesta alérgica al polen.
8.  El derecho, tu mejor lado: ¿Has visto hacia qué lado tuerces la cabeza para besar? Onur Gütürkün, psicólogo de la Universidad del Ruhr en Bochum, observó a 124 parejas que se besaban en lugares públicos de E.U., Alemania y Turquía. Descubrió que, antes de que sus labios se tocaran, inclinaban la cabeza a la derecha las mismas veces que a la izquierda. Pero, llegado el momento, la mayoría torcía la cabeza hacia la derecha para dar el beso. ¿Por qué? Pues, según Gütürkün, todo se debe a nuestra época de crianza materna.
Los estudios muestran que hasta el 80% de las madres, diestras o zurdas, acunan a sus hijos sobre su lado izquierdo. Como resultado, la mayoría de nosotros asociamos con el calor y la seguridad nuestro lado derecho.
9. ¿Te dice si hay emoción? Según algunas teorías, esta asimetría del comportamiento está relacionada con la lateralización de las funciones cerebrales, tales como el habla y la conciencia espacial. En esta línea, y según un estudio de la Universidad de Stranmillis, en Belfast (Irlanda del Norte): “Torcer la cabeza hacia el lado derecho revela nuestra mejilla izquierda que, a su vez, está controlada por la parte más emocional de nuestro cerebro”. Según ellos, si alguien te besa torciendo la cabeza hacia el lado izquierdo, ¡cuidado!, pues podría estarlo haciendo sin sentir emoción. Así que, ahora mismo, lo que deberías hacer es buscarte una pareja, cerrar los ojos y dejarte arrastrar por un beso apasionado, que es bueno para el corazón y mejora la molesta alergia al polen.
10. Con historia: Desde el Neolítico hasta nuestros días, la iconografía popular nos ha representado uniendo nuestros labios, la más antigua es un petroglifo, una representación gráfica en roca que se dio a partir del Neolítico (10,000 a.C.) que parece representar a dos enamorados. Saltando varios siglos, el primero del cine data de 1896 en el filme The kiss, una de las primeras películas mostradas comercialmente al público. Es un corto mudo en el que se produce el primer beso de película. Y como nos gustan tanto los más reproducidos en gran formato son: El beso de Klimt, el del soldado y la enfermera en Times Square fotografiados por Alfred Eisenstadt y el del fotógrafo  francés Robert Doisneau que ilustra esta nota.