Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

sábado, 5 de abril de 2014

Acomplejada yo???

complejos


A pesar de que recibamos cuanto piropo exista muchas veces nos sentimos inseguras con ciertas áreas que quisiéramos desaparecer o enmascarar.
Incluso las reinas de belleza del mundo y las actrices más perfectas del planeta tienen cosas que las acomplejan. Algunas de estas “cosas” están en sus cuerpos pero otras están solo en sus mentes…
Los complejos son respuestas que genera nuestra mente ante una discapacidad o una diferencia con los demás. En la mayoría de los casos se trata de pensamientos irracionales que atormentan a la persona la cual a su vez les da un valor sobredimensionado lo que les genera gran sufrimiento.
Pistas que podrían indicar que los “complejos” han dominado nuestras conductas:
• No ir a la playa en las primeras salidas para que él o ella no se decepcione.
• Rechazar cualquier salida o plan que implique usar ropa que no te favorece.
• No usar moño ni en tu boda para que no se te vean las orejas.
• Utilizar pareos incluso dentro de la piscina para tapar “aquello”.
• Reírte a medias para que no se afinquen tus patas de gallo.
• Sonreír con la mano en la boca para no mostrar tu sonrisa si no es una sonrisa “Pepsodent”
• No propiciar encuentros amorosos antes de las 7:00 pm para que puedas apagar la luz.
• No utilizar sandalias a pesar de que te encanten porque no te gustan tus pies.
• Tomarte fotos de frente porque tu perfil no te gusta.
• Bañarte con sostén en la ducha.
• Usar escotes reforzados con tirros para elevar tu tren delantero.
• Visitar recurrentemente el consultorio de los cirujanos plásticos para que te corrija y vuelva a corregir ese “detallito” que no te cuadra.
• Jamás usar vestidos para no mostrar las piernas.
• Comer poquito delante de los demás para que nadie te diga gorda o glotona.
• Dejar de ir al cumpleaños de tu mejor amiga porque te sientes gorda.
• No saludar y no despedirte moviendo la mano para evitar que te “baile la piel”.
• Cuando alguien te dice que te ves bien le dices : “dime la verdad, no me lo digas por lástima”.
(¿Yo sé que la Guaira es lejos porque he estado ahí!).
¿Defecto real o imaginario?
Ya que son pensamientos distorsionados pocas veces tienen que ver con la realidad y realmente es la propia persona quién por inseguridad y baja autoestima exagera ese “punto débil” y le da una importancia desproporcionada.
Probablemente para el resto de su entorno sea un aspecto irrelevante o que pasa por desapercibido, sin embargo, la persona “acomplejada” se encuentra incapacitada para valorarse sanamente a sí misma en con sus defectos y virtudes.
¿Complejo de qué?
Los complejos pueden ser de diferentes tipos, pero la mayoría de las veces están relacionados con atributos físicos.
Los complejos más comunes son; complejo de gorda(o), de flaca(o), de alto(a), de bajo(a), de narizón, de frentón, de orejón, de dientón, de frentón y varias otras cosas que terminen en “ón”. Sin embargo, también hay complejos que tienen que ver con la posición social, la raza, la personalidad…
La sociedad y la publicidad se han encargado de proyectar imágenes de éxito asociadas a la delgadez, al seguimiento exhaustivo de los parámetros de la moda, al lujo y al estilo de vida relax. De ahí quizás viene el hecho de que aquellos que no se ajusten a esos parámetros se sientan en desventaja.
¿Cómo liberarte del yugo de tus complejos?
• Si no te quieres tú no esperes que nadie pueda quererte.
• Sabes cuantificar tus defectos muy bien; sin embargo, te ayudará mucho cuantificar los rasgos y atributos que te gustan de ti.
• Resalta las cosas buenas de tu personalidad, empieza por hacer una lista enumerando todas esos “dones”.
• No intentes buscar la aceptación del resto, los demás quizás quisieran ser como tú o están batallando contra sus propios complejos.
• No le demuestres a los demás tu vulnerabilidad por ciertas zonas de tu cuerpo, atraerás la atención a esas áreas en vez de enfocarlas en tus “encantos”.
• Deja de medirte por lo que tienes o no tienes y respétate por lo que eres.
• Nadie está blindado… Todos somos imperfectos.
Aunque la grama del vecino parezca más verde muchas personas quisieran ser como tú. Júzgate con la misma indulgencia y tolerancia con la que juzgas a los demás.
Y recuerda una que otra “zona” vulnerable te hace más humana y más humilde. ¡La gente que se creé perfecta es intragable!

¿Qué hacer si tu pareja te pide sexo anal?

“No sé que hacer, durante este último mes mi pareja me ha propuesto intentar tener sexo anal. ¡Siento miedo y confusión! ¿Y si me duele mucho? ¿Qué precauciones debemos de tener? Debo confesar que a la vez me intriga pero no estoy muy segura de qué es lo que quiero. Pienso que podría ser un plus importante y divertido a nuestra sexualidad.”

Durante mucho tiempo “entre voces” se ha hablado del sexo anal. Se mantiene como una práctica un tanto intrigante, poco normal, desconocida y perversa. Se escuchan mitos que este tipo de penetración llega a causar cáncer en el colón. ¿Qué es realmente el sexo anal?

Es una práctica sexual que consiste en la introducción del pene en el ano y el recto de la pareja. Estadísticas de la Universidad de Florida estiman que 40% de los adultos ha tenido sexo anal por lo menos una vez en su vida; entre 10 y  20% de las parejas lo practican con regularidad. Es importante saber que el ano tiene densos grupos de terminaciones nerviosas que pueden responder de manera erótica. Tanto los hombres como las mujeres pueden llegar a tener una respuesta orgásmica.

MITO: La práctica del sexo anal no causa cáncer del colon. Sin embargo, la penetración anal no protegida sí puede facilitar el contagio del virus del papiloma humano (HPV), enfermedad de transmisión sexual que se asocia con cáncer cervicouterino.

Para las mujeres que están intrigadas ante el sexo anal y quieren saber si se animan, les dejo
los primeros 10 tips que deben tener en cuenta antes de hacerlo:

1. ¿A cuánto debo acceder?


¡Espera! Lo más importante es sentir la libertad para tomar una decisión. Hazlo porque quieres, se te antoja y te excita. Cuando te sientas presionada, manipulada con un chantaje de tu pareja “Nunca quieres probar cosas nuevas, parece que ya no te gusto”… Date cuenta que si realmente no quieres, seguramente no lo disfrutarás.


2. Debe existir un mutuo acuerdo


Necesario que exista  comunicación con tu pareja antes de tener sexo anal. Exprésale tus dudas, inquietudes y temores que pudieran suceder en el momento o al finalizar esta experiencia. Guíalo en lo que te gusta y disgusta. Es necesario tener mucha confianza y respeto. La pareja debe apoyarse, escucharse y más aún tratándose de una situación que involucre intimidad emocional y sexual.


3. Paciencia


¡No te desanimes si a la primera no te gustó! Cómo en todo, la práctica te hace experto. Pueden hacer falta unas cuantas sesiones para ir probando para que el cuerpo y la mente se acostumbren. Es necesario reeducarla y establecer una nueva asociación mental ano/placer.


4. Relájense


El ano tiene dos esfínteres, uno encima del otro. El esfínter externo responde a control voluntario mientras que el interno es involuntario. ¡Ojo! Si tratan de forzar la entrada al ano muy rápido, esa contracción involuntaria resulta en un fuerte dolor. ¡No hay prisas! Respiren profundamente y concéntrense en relajar los esfínteres anales. Es importante que relajen la contracción para que poco a poco el pene pueda entrar.


5. Lubríquense


Es importante saber que el ano no produce ninguna lubricación natural, por lo que te recomiendo que utilices un lubricante artificial a base de agua (para que no haya dolor y no se vaya a romper el condón). No se recomienda el uso de lubricantes anestésicos porque al restar sensibilidad al ano, la persona que recibe la penetración no podrá saber si le está haciendo daño o no.


6. Postura sexual


Si vas a ser penetrada debes inclinarte para relajar el esfínter. Tu pareja al penetrar deberá hacerlo despacio y con suavidad, manteniendo el pene inclinado para seguir la dirección del colon.


7. Juguetes sexuales


¡Ten cuidado, toma tus precauciones! Es esencial que los juguetes sexuales y otros objetos usados para la estimulación anal tengan una base más grande que la punta, que sean lisos y que no tengan bordes duros. De lo contrario, el objeto puede pasar la abertura anal y quedar atrapado por el esfínter anal, lo que puede llevarlos a visitar la sala de urgencias.


8. Control de movimientos


La persona que recibe la penetración anal debe siempre mantener el control de la penetración, sobre todo en el comienzo de ésta. Una vez que haya comodidad, apertura y relajación el que está penetrando puede asumir control de movimientos. ¡Esto te evitará dolor o desgarres!


9. Prohibido sexo vaginal después


Existen riesgos importantes para la salud asociados con el sexo anal. Si tuviste un fantástico sexo anal y quieres seguir con una penetración vaginal, no es conveniente. El ano tiene diversas bacterias que te causarían una fuerte infección vaginal.


10. Utiliza protección


¡VIH! Efectivamente, el sexo anal es uno de los comportamientos sexuales más riesgosos asociados con esta transmisión sexual. Para las mujeres, el peligro de contraer este virus a través de sexo anal sin protección es mayor que contraerlo por medio de sexo vaginal sin protección. Así que ya sabes, la palabra mágica... ¡Siempre condón!

BESO NEGRO

El Beso Negro: beso en el ano y en el periné

Al igual que con el sexo oral, esta práctica no es buena o mala por sí misma pero sí conlleva una gran cantidad de riesgos si no se toman las medidas preventivas más básicas. 
Es la modalidad más osada de contacto de los labios y lengua con alguna zona erógena del cuerpo de otra persona: consiste en besar el periné y el ano de la pareja, incluyendo contacto con la lengua e incluso su intromisión por el ano.

Nuevamente, la humedad, la fricción y la temperatura de los labios y la lengua, expresadas en forma de contacto o succión y sumadas a los movimientos de los que es capaz esta última hacen de esta práctica un procedimiento muy deseado y disfrutado por muchas parejas.

El periné y el ano son zonas extremadamente sensibles y erógenas para un buen número de personas no para todas y pueden por sí solas, al ser estimuladas adecuadamente, desencadenar el reflejo orgásmico, especialmente en mujeres.

Cualquier pareja tiene derecho a practicarla y disfrutarla sin que exista una autoridad que pueda criticarla o juzgarla; pero, como dice el código de ética sexual de pareja, este es un asunto de esa pareja siempre que no demande o permita la intromisión de una tercera persona.

Una mala práctica de este procedimiento puede conllevar a consecuencias médicas que requieran de la intervención de esos profesionales puesto que fácilmente se contagian microorganismos como E. Coli o Amebas que conllevan un alto riesgo para la salud de la pareja. Parece poco práctico, pero se recomendaría un buen enema y un aseo externo exhaustivo antes de una práctica de beso negro y un aseo oral exhaustivo posterior.

Violencia de Genero en Hombres

El maltrato más común hacia los hombres es el psicológico y verbal.
El hombre maltratado
Cuando se habla de maltrato y violencia doméstica, generalmente, se piensa en mujeres maltratadas y hombres maltratadores. Sin embargo, aunque los casos a la inversa son menos, el maltratado hacia los hombres existe y es gran un problema. Incluso desde que el hombre ha dejado un poco el rol del macho proveedor y la mujer ha incursionado en el mercado laboral pasando a aportar también, la situación ha dado un giro inesperado.

¿Cómo detectar cuando un hombre es maltratado?

Algunas señales:

  • La mujer lo llama constantemente todo el tiempo e insiste hasta que él la atiendo. Cuando lo hace, comienza a cuestionarle porque no la atendió antes, qué estaba haciendo, con quién está, etc.
  • Ella es sumamente celosa y posesiva. Sus celos son evidentemente enfermizos
  • Ella pretende saber donde está él siempre y seguir todos sus movimientos y se descompensa si algo se le escapa. Ella siempre tiene que tener el control
  • Ella con frecuencia recurre al maltrato psicológico y verbal para disminuirlo, hacerlo sentir inferior y tener el control
  • Para controlarlo y castigarlo, lo manipula con el sexo. Está dispuesta cuando pretende conseguir algo a cambio de él y se niega como forma de castigarlo, de ponerlo en penitencia por algo que ella considera hizo mal
  • Nunca le gustan los amigos, compañeros de trabajo, ni su familia, lenta y progresivamente lo va separando y aislando de su entorno social
  • La justificación a todos su actos posesivos y celos injustificados es que lo ama demasiado, como nadie lo podrá amar jamás
  • Ella lo culpa de todo lo que va mal en la pareja y en la vida de ambos
El maltrato y la violencia doméstica como se sabe, no se limita únicamente a la física, hay una psicológica y verbal que muchas veces es mucho más dañina y hace grandes estragos en la psique de quien la padece a largo plazo.
El maltrato hacia el hombre es menos frecuente por cuestiones culturales, entre las que está por ejemplo, como se han establecido históricamente las relaciones de poder. Pero también está el hecho de que los casos trascienden mucho menos por el prejuicio y el miedo de éstos, de ver resentida su hombría al salir a la luz su condición de sometidos. Por ello, se abstienen de contar y denunciar situaciones abusivas y permanecen en relaciones en las que son maltratados.

¿Por qué es tan difícil para el hombre salir del círculo de la violencia?

  • Por miedo a no ver más a sus hijos o a lo que ella les pudiera hacer como venganza si el se aleja
  • Por prejuicios, por miedo al qué dirán, ya que es muy raro que se le crea a un hombre que es víctima de violencia doméstica
  • Porque asume que tiene culpa, cree ser merecedor del maltrato
  • Porque depende emocionalmente de la mujer que lo maltrata
Tanto en la violencia ejercida por el hombre o la mujer, hay un origen común que se asocia con el control, con el poder, con el sentirse dueño de la vida del otro. Ya sea maltrato físico, psicológico y/o verbal (en el maltrato ejercido por la mujer es más común el psicológico y verbal), es importante buscar ayuda y salir de esa relación enfermiza.

viernes, 4 de abril de 2014

Y después del divorcio que?

¿Qué tan seguido leemos sobre los problemas emocionales o mentales de los hombres después de un divorcio? Casi nunca, ante los ojos de la sociedad los hombres deben guardarse las emociones y resolver sus problemas en forma privada, sin jamás pedir ayuda o necesitan leer un artículo que los oriente.

Debido a lo anterior, resulta raro también escuchar o leer acerca de los errores que los hombres divorciados cometen durante ese momento de su vida. Por ello, te presentamos tres de esas malas decisiones o acciones que cometen los hombres después de un divorcio.

1. Apresurarse al altar

Después de un divorcio, a los hombres les gustan dejar los hábitos, romper patrones y hacer las cosas por sí mismos, ya que antes habían contado con todo al llegar a una casa, en la cual la comida está lista, la ropa limpia, y los hijos están contentos.

Quizá suene un poco anticuado, pero a muchos hombres les gusta tener a una mujer cerca por las razones antes mencionadas o simplemente por la compañía. Por ello es común que se casen de nuevo con la primer mujer que se les cruza enfrente, sin siquiera conocer bien a la persona o darse tiempo para descubrir si son compatibles.

2. Convertirse en playboy

Esta situación puede resultar bastante placentera, debido a que después de varios años regresa la libertad de hacer lo que les plazca. Lamentablemente esta práctica se vuelve aburrida después de un divorcio y de cierto tiempo.

Además, existen un sinfín de riesgos que vienen con este estilo de vida, está comprobado que el herpes es una enfermedad mucho más común en personas divorciadas, separadas y viudas.  A pesar de la edad, las personas siguen teniendo los mismos deseos en lo que al sexo casual se refiere.

Aunado a los riesgos que implica el sexo casual, también existen los embarazos no deseados, que pueden surgir como resultado de una noche de pasión con alguien que se utilizó simplemente como un remedio rápido para curar el sentimiento de soledad que viene después de un divorcio.

3. Presentar a sus hijos muy rápido

En ocasiones los hombres sienten la urgencia de recuperar la unidad familiar sin pensar en el dolor que esto puede causar a sus hijos, para quienes el divorcio ha sido más que suficiente, emocionalmente hablando.

Los hijos aman a sus padres y en el fondo conservan la ilusión de que se reconcilien. Por lo cual, es necesario darles tiempo para que se acostumbren a su nuevo estilo de vida antes de presentarles a una persona nueva después de un divorcio.

Estos tres errores pueden ayudar a comprender por lo que pasa un hombre después de un divorcio. En ese sentido, es importante recuperar tanto la vida personal como profesional de manera inteligente y no dejarse llevar sólo por nuevas ilusiones.

jueves, 3 de abril de 2014

Sexo Anal

El sexo anal es tal vez uno de los más grandes tabúes que existen en cuanto a sexo se refiere. Muchas personas lo juzgan y lo asocian solamente con el sexo entre homosexuales. Sin embargo, muchas parejas heterosexuales también practican la estimulación del ano en su vida sexual. En Vida y Salud te contamos qué es el sexo anal y cuáles son los riesgos que trae para la salud.
Cualquiera pensaría que el ano es la parte del cuerpo menos atractiva. Por ahí salen los desechos del intestino y no es algo que a primera vista pueda parecer excitante. Sin embargo, cuando se trata de sexualidad, el ano es también protagonista en la vida de muchas parejas. Para algunos, el tener sexo anal, es una forma de experimentar y otros lo encuentran realmente placentero. Puede ser que algunas parejas lo hayan intentado por tener deseos de innovar en su vida sexual, y no les haya gustado. Pero como dicen por ahí, “por lo menos lo intentaron”.
El sexo anal involucra estimulación manual, oral o penetración en el ano. Cuando un hombre inserta su pene en el ano de su pareja, puede que sea placentero, pero también puede causar incomodidad a la pareja, e incluso dolor. El músculo que se encuentra en el recto se aprieta ante la estimulación, lo cual hace que a pesar de que el pene se introduzca suavemente y despacio, cause molestia. Si la penetración en el ano se hace de manera forzada, puede causar una lesión. Por eso, es aconsejable usar un lubricante  para no causar heridas.
El sexo anal, como mencioné al principio, es quizá la práctica sexual que más duramente se juzga. La religión dice que va en contra de la naturaleza y mucha gente lo considera como algo “sucio” o inapropiado. Pero acá no estamos para emitir juicios ni morales ni religiosos, sino para explicar de qué se trata esta otra expresión de la sexualidad, que es existe, como el sexo oral o el sexo vaginal.
Por eso, si te recuerdo cuáles son los riesgos de tener sexo anal y qué precauciones debes tomar si lo vas a practicar:
  • Para prevenir infecciones, evita tener penetración vaginal o sexo oral luego de que tu pareja ha retirado el pene de tu ano. En el ano se encuentran bacterias que son peligrosas si entran en la vagina y en la boca. Lo mejor es usar un condón o lavarse bien el pene antes de tocar otras áreas.
  • Usa un lubricante para facilitar la penetración. El sexo anal conlleva fricciones que pueden ocasionar rasgaduras dentro de la cavidad del ano y romper las delicadas membranas. En el mercado puedes encontrar diferentes tipos de lubricantes para esto. No uses nunca los que están hechos a base de aceite, como el aceite para niños.
  • El sexo anal es un factor de riesgo para contraer las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS). El Virus de la Inmunodeficiencia Humana VIH, virus que causa el SIDA se transmite con frecuencia a través del sexo por penetración anal. Es más: el riesgo de transmisión por esa vía es mucho más alto que por el sexo vaginal. Por eso, si decides tener sexo anal, hazlo SIEMPRE con un condón de látex para reducir el riesgo de contraer  VIH y otras ETS.
Si tienes dudas acerca del sexo anal, consulta con tu médico. Si no te sientes cómodo(a) con esta práctica, habla con tu pareja. El sexo idealmente debe de ser placentero para las dos personas involucradas. Si por el contrario la disfrutas, hazlo tomando las medidas de precaución necesarias para no atentar contra tu salud.



miércoles, 2 de abril de 2014

Autoestima

1. LA AUTOESTIMA

Las creencias que tenemos acerca de nosotros mismos, aquellas cualidades, capacidades, modos de sentir o de pensar que nos atribuimos, conforman nuestra “imagen personal” o “autoimagen”. La “autoestima” es la valoración que hacemos de nosotros mismos sobre la base de las sensaciones y experiencias que hemos ido incorporando a lo largo de la vida. Nos sentimos listos o tontos, capaces o incapaces, nos gustamos o no. Esta autovaloración es muy importante, dado que de ella dependen en gran parte la realización de nuestro potencial personal y nuestros logros en la vida. De este modo, las personas que se sienten bien consigo mismas, que tienen una buena autoestima, son capaces de enfrentarse y resolver los retos y las responsabilidades que la vida plantea. Por el contrario, los que tienen una autoestima baja suelen autolimitarse y fracasar.
Las personas somos complejas y muy difíciles de definir en pocas palabras. Como existen tantos matices a tener en cuenta es importante no hacer generalizaciones a partir de uno o dos aspectos. Ejemplos:
  • Podemos ser muy habladores con los amigos/as y ser callados/as en casa.
  • Ser un mal jugador de fútbol no indica que seamos un desastre en todos los deportes.
  • Que no nos salga bien un examen no significa que no sirvamos para los estudios.

2. ¿CÓMO SE FORMA LA AUTOESTIMA?

  • El concepto de uno mismo va desarrollándose poco a poco a lo largo de la vida, cada etapa aporta en mayor o menor grado, experiencias y sentimientos, que darán como resultado una sensación general de valía e incapacidad. En la infancia descubrimos que somos niños o niñas, que tenemos manos, piernas, cabeza y otras partes de nuestro cuerpo. También descubrimos que somos seres distintos de los demás y que hay personas que nos aceptan y personas que nos rechazan. A partir de esas experiencias tem¬pranas de aceptación y rechazo de los demás es cuando comen¬zamos a generar una idea sobre lo que valemos y por lo que va¬lemos o dejamos de valer. El niño gordito desde pequeño puede ser de mayor un adulto feliz o un adulto infeliz, la dicha final tie¬ne mucho que ver con la actitud que demostraron los demás ha¬cia su exceso de peso desde la infancia.
  • Durante la adolescencia, una de las fases más críticas en el desarrollo de la autoestima, el joven necesita forjarse una identidad firme y conocer a fondo sus posibilidades como individuo; también precisa apoyo social por parte de otros cuyos valores coincidan con los propios, así como hacerse valioso para avanzar con confianza hacia el futuro. Es la época en la que el muchacho pasa de la dependencia de las personas a las que ama (la familia) a la independencia, a confiar en sus propios recursos. Si durante la infancia ha desarrollado una fuerte autoestima, le será relativamente fácil superar la crisis y alcanzar la madurez. Si se siente poco valioso corre el peligro de buscar la seguridad que le falta por caminos aparentemente fáciles y gratificantes, pero a la larga destructivos como la drogadicción.
  • La baja autoestima está relacionada con una distorsión del pensamiento (forma inadecuada de pensar). Las personas con baja autoestima tienen una visión muy distorsionada de lo que sen realmente; al mismo tiempo, estas personas mantienen unas exigencias extraordinariamente perfeccionistas sobre lo que deberían ser o lograr. La persona con baja autoestima mantiene un diálogo consigo misma que incluye pensamientos como:
    • Sobregeneralización: A partir de un hecho aislado se crea una regla universal, general, para cualquier situación y momento: He fracasado una vez (en algo concreto); !Siempre fracasaré! (se interioriza como que fracasaré en todo).
    • Designación global: Se utilizan términos peyorativos para describirse a uno mismo, en vez de describir el error concretando el momento temporal en que sucedió: !Que torpe (soy)!.
    • Pensamiento polarizado: Pensamiento de todo o nada. Se llevan las cosas a sus extremos. Se tienen categorías absolutas. Es blanco o negro. Estás conmigo o contra mí. Lo hago bien o mal. No se aceptan ni se saben dar valoraciones relativas. O es perfecto o no vale.
    • Autoacusación: Uno se encuentra culpable de todo. Tengo yo la culpa, !Tendría que haberme dado cuenta!.
    • Personalización: Suponemos que todo tiene que ver con nosotros y nos comparamos negativamente con todos los demás. !Tiene mala cara, qué le habré hecho!.
    • Lectura del pensamiento: supones que no le interesas a los demás, que no les gustas, crees que piensan mal de ti...sin evidencia real de ello. Son suposiciones que se fundamentan en cosas peregrinas y no comprobables.
    • Falacias de control: Sientes que tienes una responsabilidad total con todo y con todos, o bien sientes que no tienes control sobre nada, que se es una víctima desamparada.
    • Razonamiento emocional: Si lo siento así es verdad. Nos sentimos solos , sin amigos y creemos que este sentimiento refleja la realidad sin parar a contrastarlo con otros momentos y experiencias. "Si es que soy un inútil de verdad"; porque "siente" que es así realmente

3. FORMAS DE MEJORAR LA AUTOESTIMA

La autoestima puede ser cambiada y mejorada. Podemos hacer varias cosas para mejorar nuestra autoestima:
1. Convierte lo negativo en positivo:
Nunca pierdas las ganas de pensar en positivo, invierte todo lo que parezca mal o que no tiene solución:
Pensamientos negativos
"No hables"
"¡No puedo hacer nada!" 
"No esperes demasiado" 
"No soy suficientemente bueno"
Pensamientos alternativos
"Tengo cosas importantes que decir"
"Tengo éxito cuando me lo propongo"
"Haré realidad mis sueños"
"¡Soy bueno!"
2. No generalizar
Como ya hemos dicho, no generalizar a partir de las experiencias negativas que podamos tener en ciertos ámbitos de nuestra vida. Debemos aceptar que podemos haber tenido fallos en ciertos aspectos; pero esto no quiere decir que en general y en todos los aspectos de nuestra vida seamos “desastrosos”.
3. Centrarnos en lo positivo En conexión con lo anterior, debemos acostumbrarnos a observar las características buenas que tenemos. Todos tenemos algo bueno de lo cual podemos sentirnos orgullosos; debemos apreciarlo y tenerlo en cuenta cuando nos evaluemos a nosotros mismos.
4. Hacernos conscientes de los logros o éxitos Una forma de mejorar nuestra imagen relacionada con ese “observar lo bueno” consiste en hacernos conscientes de los logros o éxitos que tuvimos en el pasado e intentar tener nuevos éxitos en el futuro. Pida a los alumnos/as que piensen en el mayor éxito que han tenido durante el pasado año. Dígales que todos debemos reconocer en nosotros la capacidad de hacer cosas bien en determinados ámbitos de nuestra vida y que debemos esforzarnos por lograr los éxitos que deseamos para el futuro.
5. No compararse Todas las personas somos diferentes; todos tenemos cualidades positivas y negativas. Aunque nos veamos “peores” que otros en algunas cuestiones, seguramente seremos “mejores” en otras; por tanto, no tiene sentido que nos comparemos ni que, nos sintamos “inferiores” a otras personas.
6. Confiar en nosotros mismos Confiar en nosotros mismos, en nuestras capacidades y en nuestras opiniones. Actuar siempre de acuerdo a lo que pensamos y sentimos, sin preocuparse excesivamente por la aprobación de los demás.
7. Aceptarnos a nosotros mismos Es fundamental que siempre nos aceptemos. Debemos aceptar que, con nuestras cualidades y defectos, somos, ante todo, personas importantes y valiosas.
8. Esforzarnos para mejorarUna buena forma de mejorar la autoestima es tratar de superarnos en aquellos aspectos de nosotros mismos con los que no estemos satisfechos, cambiar esos aspectos que deseamos mejorar. Para ello es útil que identifiquemos qué es lo que nos gustaría cambiar de nosotros mismos o qué nos gustaría lograr, luego debemos establecer metas a conseguir y esforzarnos por llevar a cabo esos cambios.

Elaborar proyectos de superación personal

Una parte importante de nuestra autoestima viene determinada por el balance entre nuestros éxitos y fracasos. En concreto, lograr lo que deseamos y ver satisfechas nuestras necesidades proporciona emociones positivas e incrementa la autoestima.
Se ha apuntado como una forma de mejorar la autoestima el esforzarse para cambiar las cosas que no nos gustan de nosotros mismos. Vamos a trabajar sobre un método que puede hacer más fácil estos cambios. Este método está compuesto por cuatro pasos fundamentales:
Pasos para conseguir lo que se desea.
  1. Plantearse una meta clara y concreta.
  2. Establecer las tareas que se deben realizar para lograrla.
  3. Organizar las tareas en el orden en que se deberían realizar.
  4. Ponerlas en marcha y evaluar los logros que se vayan consiguiendo.
Veamos brevemente cada uno de estos pasos:

Primer paso: Plantearse una meta clara y concreta.

Una “meta” puede ser cualquier cosa que se desee hacer o conseguir. Plantearse una meta de forma clara y concreta ayuda a tener éxito porque nos ayuda a identificar lo que quere¬mos conseguir.
La meta que nos propongamos ha de reunir una serie de requisitos. Debe ser una meta:
  • SINCERA, algo que realmente queramos hacer o deseemos alcanzar.
  • PERSONAL, no algo que venga impuesto por alguien desde fuera.
  • REALISTA, que veamos que es posible conseguir en un plazo relativamente corto de tiempo (unas cuantas semanas).
  • DIVISIBLE, que podamos determinar los pasos o cosas que hemos de hacer para conseguirla.
  • MEDIBLE, que podamos comprobar lo que hemos logrado y lo que nos falta para alcanzarla.
Ejemplos:
  • Obtener una buena nota en una asignatura
  • Ser más popular
  • Llevarse bien con los hermanos
  • Hacer deporte
  • Ahorrar dinero

Segundo paso: Establecer las tareas que se deben realizar para lograrla.

Una vez que hayan concretado la meta que desean alcanzar, pídales que piensen en lo que tendrían que hacer para conseguirla. No todo se consigue en un día; para conseguir mejorar en cualquier aspecto que te propongas has de hacer pequeños esfuerzos.
Póngales como ejemplo el caso de los ciclistas que participan en la vuelta ciclista a España. La meta de muchos de ellos es ganar la carrera. Pero para ello se tienen que superar a lo largo de tres semanas distintas etapas (etapas de llano, etapas de montaña, contrarreloj).

Tercer paso: Organizar las tareas en el orden en que habría que realizarlas.

Si se intenta llevar a cabo todas las tareas al mismo tiempo, es muy probable que no se consiga nada. Para lograr una meta es muy interesante que se ordenen las tareas que se deben realizar y se establezca un plan de trabajo.
Una vez que tengan la lista de las tareas que deben realizar pida que las ordenen. El orden se puede establecer de forma lógica, según la secuencia temporal en las que se tengan que realizar (para hacer una casa antes del tejado habrá que hacer los cimientos) o, en el caso de que las tareas no necesiten una secuenciación temporal, se puede empezar por las tareas más sencillas y que requieran menos esfuerzo, dejando para el final las más difíciles o costosas.

Cuarto paso: Ponerlas en marcha y evaluar los logros que se vayan consiguiendo.

Una vez elaborado el proyecto personal habría que comprometerse con él y ponerlo en práctica. Para llegar a conseguirlo es importante ir evaluando los esfuerzos realizados. Esto puede ser difícil hacerlo uno mismo, pero es relativamente sencillo si se pide a un familiar o a un amigo que nos ayude a evaluar nuestros progresos.
Vamos a ver un ejemplo en el que una persona uno elabora un proyecto de superación personal con el fin de superar la timidez:
Ejemplo de Proyecto Personales
1. Meta: Superar a timidez.
2. Tareas para conseguirlo:
  • Saludar a gente que conozcas
  • Unirse a grupos de compañeros en el recreo
  • Iniciar conversaciones con compañeros
  • Iniciar conversaciones con desconocidos
  • Hacer preguntas al profesor
3. Organización de las tareas (empezar por lo más fácil y avanzar hacia las tareas más difíciles)
Organización de tareas

martes, 1 de abril de 2014

Sexualidad de la mujer a los 40

Si hay algo claro es que la historia de la sexualidad femenina se desarrolló, mutó y alcanzó límites insospechados, siempre signada por un marco histórico que pinceló su impronta sobre el tipo de rol y mirada  de cada época.
Si hablamos de lo más significativo, José Luis Rodríguez, médico psicoterapeuta, especialista en sexología clínica y docente universitario de la UNC  apunta: “lo más importante fue el cambio ocurrido a mediados del siglo XX. Hasta ese momento la sexualidad femenina quedaba -en la mayor parte de los casos-  reducida a dos posibilidades: las ‘buenas mujeres’ o las ‘nuestras’ con las que se tenían relaciones para tener hijos, o para satisfacer a las necesidades del marido, ya que se consideraba que la mujer no tenía impulsos ni deseos sexuales. Una idea que se ve reflejada en una extensa bibliografía ginecológica que data de 1918, en donde pueden encontrarse frases que proyectaban la idea de que cualquier mujer joven que presentara deseos o fantasías sexuales, tenía una patología mental. Sin embargo, la guerra modificaría más tarde esa percepción”.
Los dobles mensajes no fueron nunca privativos de una sola época. También por entonces  la ambigüedad de discurso sobre la moral existía, y en ese marco, la figura de “las otras clases de mujeres” se vinculó hacia aquellas que tenían relaciones por placer, consideradas como mujeres de vida fácil con las que no se tenían hijos, y con quienes la posibilidad de casarse ni siquiera se analizaba.
Sin duda, el punto de inflexión se produjo al término de la Segunda Guerra Mundial. A  partir de allí comenzaron a producirse hechos que provocaron un profundo cambio en el rol social de la mujer. No era para menos. La agria realidad bélica generó que ellas salieran masivamente de su hogar para trabajar, algo que hasta el momento muy pocas mujeres hacían. Entonces tener un salario y contar con una remuneración por ese trabajo, las liberó de la dependencia económica masculina, descubriéndolas en nuevos espacios en todos los ámbitos laborales.
lo más importante fue el cambio ocurrido a mediados del siglo XX. Hasta ese momento la sexualidad femenina quedaba -en la mayor parte de los casos-  reducida a dos posibilidades: las ‘buenas mujeres’ o las ‘nuestras’ con las que se tenían relaciones para tener hijos, o para satisfacer a las necesidades del marido".
A un prolífico abanico de cambios en la vida femenina se sumó otro hecho no menos importante que sentó precedente en lo que a libertades refiere: a mediados de los ‘60 se descubrió y se comenzó a popularizar la anticoncepción hormonal. Entonces la famosa  “píldora” logró otro cimbronazo que hizo ruido. “Por primera vez en la historia de la humanidad la mujer tuvo en sus manos la posibilidad de decidir por ella misma si quería o no quedar embarazada. Este fue un cambio importantísimo ya que hasta entonces era decisión del hombre utilizar o no preservativo o retirarse en el momento de la eyaculación. Todo esto desembocaría en la llamada ‘revolución sexual’ de los ‘70, un período en el que la mujer tuvo una etapa de articulación importante en el descubrimiento de su propia sexualidad, su posibilidad y su derecho al placer, con todo lo que ello implicaría como paso”, contó Rodríguez.
Jóvenes y madurasUna verdad que en términos generales se construye desde cada testimonio especializado, es que la década de los cuarentas es hoy para las mujeres el equilibrio perfecto en el que se asumen desprejuiciadas, con menos probabilidades de vivir obsesionadas con la apariencia o el peso,  preocupaciones que minaban su confianza y les impedían divertirse cuando eran adolescentes o más jóvenes.
Mujeres más seguras de sí, sin miedo a vivir con plenitud su sexualidad o preparadas para  buscar lo que necesitan para satisfacerla. Beatriz Goldberg, psicóloga clínica bonaerense, autora de “Mujeres en cambio, la segunda adolescencia”, explica: “La década de los 40 representa  una segunda adolescencia. No en un sentido literal del término en cuanto a lo físico o lo actitudinal, si bien no tenemos el cuerpo de nuestra adolescencia, sí contamos con una vitalidad, un cambio hormonal y una necesidad de mirarnos a nosotras mismas desde otro lugar, como nunca antes tuvimos. Entonces vemos que hay un resurgimiento de necesidades que van desde la sexualidad misma, hasta poder comenzar una carrera o un proyecto personal dejado en el tintero. La mujer logra su lifting natural a los 40, cuando modifica lo que puede cambiar, y acepta aquello que no, sin ningún prejuicio, parada desde la seguridad de una década que la encuentra en la plenitud del ser mujer. Entonces, la sexualidad que en otros momentos le pudo haber causado problemas por inhibición, falta de experiencia o inseguridad es una de las fases que explora de una manera vital”.
Desde este lugar las piezas del engranaje descubren a la sexualidad como un todo integral. El concepto entonces excede los aspectos reproductivos e involucra las relaciones afectivas y las placenteras. Los 40 se transforman en la etapa ideal para descubrirlo. “Somos una especie sexuada que tiene relaciones fuera de sus ciclos reproductivos, en edades no reproductivas y muchas veces -la mayoría- evitando la reproducción. Entonces, si pensamos que la sexualidad se va construyendo a lo largo de la vida, en lo personal y en la relación de la pareja, con el tiempo tiende a mejorar”, explicó el sexólogo.
La década de los 40 representa  una segunda adolescencia. No en un sentido literal del término en cuanto a lo físico o lo actitudinal, si bien no tenemos el cuerpo de nuestra adolescencia, sí contamos con una vitalidad, un cambio hormonal y una necesidad de mirarnos a nosotras mismas desde otro lugar, como nunca antes tuvimos.
Es por eso que en una mujer joven su inexperiencia, el desconocimiento de su propio cuerpo y la falta de confianza en sí misma, atentan frente a esa “plenitud” sexual. Mientras que en una mujer mayor, son  justamente  esos factores los que la favorecen, su experiencia, conocimiento y confianza. Obviamente  y según precisó el sexólogo “es arriesgado hacer generalizaciones, ya que existen muchas jóvenes con una vida sexual enriquecedora y positiva, y mujeres mayores con un profundo rechazo hacia todo lo sexual”.
Aquí la influencia de lo social va a ser determinante y se va a ver en la crianza que esa mujer recibió, los mensajes positivos o negativos respecto de la sexualidad, sus experiencias que podrán haber sido de inseguridad, miedo, violencia o negación.
Plenas y sexuales¿Cómo podríamos definir la plenitud sexual? ¿Una manera de relación pasional contínua de encuentros que se fundamentan desde la calidad o cantidad de los mismos? ¿La forma en que nos relacionamos con el sexo opuesto y nuestra mirada frente a ese encuentro?
Las preguntas y respuestas son tan diversas y únicas como personas existen. Pero luego del ímpetu de las primeras relaciones sexuales y su exploración y aprendizaje, la plenitud conlleva algo mucho más intenso para una mujer de cuarenta.
Quizá la definición que más se aproxima sea la de la vivencia de una sexualidad placentera, vinculada a una relación afectiva, en un contexto positivo, que se convierte en enriquecedora y en un  factor elemental de crecimiento personal. Un sentimiento íntimo de autovaloración, respeto y cuidado en una relación con uno y con el otro. “Vale en este punto mencionar que también el autoerotismo es una manifestación de esa posibilidad de experimentar el placer del propio cuerpo -sostiene Rodríguez-, tema que aunque silenciado culturalmente, también está presente en la mujer y es una manifestación válida y positiva de la sexualidad aunque sea en solitario. Si no sabemos cómo estamos hechos, no vamos a saber cómo funcionamos, y sin saber cómo funcionamos difícilmente vamos a actuar bien en la relación con el otro”.
Pero también existen desde el otro lado, realidades que determinadas por el contexto no lograron nunca esa nueva apertura sexual debido a la influencia cultural en los aspectos sociales. Muchas son las mujeres que viven esta etapa de su vida como un  período de cierre. Las causas en estos casos tienen que ver con que la figura femenina logró vincularse solamente con los aspectos reproductivos de la sexualidad, y al cesar la reproducción producto de la menopausia, siente que toda su vida activa a nivel físico caducó. El fantasma de un embarazo no deseado, es otro de los temores que se filtró por esa intimidad y que logró impedirle libertad para vivir el disfrute.
Muchas son las mujeres que viven esta etapa de su vida como un  período de cierre. Las causas en estos casos tienen que ver con que la figura femenina logró vincularse solamente con los aspectos reproductivos de la sexualidad.
¿Entonces cuál sería el secreto de esa sexualidad plena de los 40? “Lógicamente un buen estado de salud es importante, pero si la actitud es positiva vamos aprendiendo que somos sexuados desde que nacemos hasta que morimos y que siempre habrá manifestaciones de esa sexualidad. Pero no todo es color de rosas, muchas veces escuchamos mujeres que se sienten asustadas o inhibidas de expresar sus deseos por el ‘qué dirán’. En una sociedad que hace culto de la juventud y del cuerpo joven, la mujer mayor llega a sentirse fuera de esa ‘carrera’ y teme ser descalificada, y esto no es así”, opinó José Luis.
Así, con ese mensaje y la exaltación de un cuerpo joven y perfecto que en la realidad difícilmente existe, la transmisión de que los deseos sexuales por encima de la adolescencia están mal, mellan la necesidad de sentirse plenos en la sexualidad.  Si logramos discriminar esto, sumamos otro factor que va a favorecer el disfrute para una sexualidad plena con todo el valor que esa palabra implica.

domingo, 30 de marzo de 2014

Lo que resulta insoportable en una pareja

Este portal es propio para personas que tienen una relación y quieren ser infieles, y se ocupa cada tanto de hacer una encuesta entre sus usuarios, que develen las entrañas de estar en pareja.

En este caso, se les preguntó a 2106 afiliados  sobre las costumbres que irritan a una persona de su pareja y que pueden constituir un cúmulo de molestias.
“una aventura puede producirse a partir de pequeños detalles del día a día. Uno de los motivos principales para buscar un affair se produce cuando tu pareja habitual no se esfuerza lo suficiente para hacerte feliz en todos los sentidos”.

Y esta es la lista de hábitos molestos, según los infieles encuestados, discriminada por género:

Lo que les molesta a ellos

1. Las quejas constantes de ellas es, según el 28.4%  de los hombres, lo que más molesta les molesta a ellos.
2.    Que no se cuiden físicamente y ya no les resulten atractivas.
3.    El 9.48% dice que no soporta las críticas que las mujeres hacen a su personalidad.
4.    En cuarto lugar, a los hombres les molesta que ellas descuiden el hogar.
5.    La pereza de las mujeres está en la quinta posición de lo que menos les gusta a ellos.
6.    Que sus parejas no se depilen.
7.    La tacañería.
8.    En séptimo lugar está que ellas pasen tiempo con los padres.
9.    Les molesta a ellos que las mujeres descuiden su higiene.
10.  Finalmente, a ellos les molesta que su pareja ronque.

Lo que les molesta a ellas

1. La vagancia es lo que ellas menos soportan de sus chicos. Que no sean emprendedores y apasionados por su profesión.
2.  A ellas no les gusta la tacañería de su pareja.
3.  En el tercer lugar están los quejetas consagrados.
4.  Un 12.50% dice que no les gusta cuando ellos hablan demasiado fuerte.
5.  El 8.5% de las encuestadas asegura que no les gusta que su pareja descuide las tareas del hogar.
6.  Es molesto que cuenten chistes tontos que las avergüenzan.
7.  Que pasen mucho tiempo con sus padres.
8.  Que se vistan mal.
9.   Igual que ellos, ellas destacan en la octava posición cuando no son aseados.
10. Las mujeres detestan que sus parejas dejen abierta la puerta del baño.

Claves para tener el mejor sexo oral de tu vida

La técnica sexual oral consiste en estimular los genitales femeninos y masculinos mediante el uso de la lengua y los labios.guia sexual
La práctica del sexo oral puede provocar magistrales cantidades de placer, no solo para quien lo recibe sino también para quien lo da. La razón de esto reside en que tanto nuestra boca como nuestros genitales son órganos, sensibles, complejos, pero principalmente sensuales. Recordemos que la cavidad bucal es tersa, cálida, húmeda... lo que la convierte en un arma sexual eficaz por excelencia, ahora imagina las maravillas que puede producir en los genitales...

La clave para que el sexo oral sea aplaudido por tu pareja es que disfrutes haciéndoselo
El sexo oral es, sin duda alguna, una de la variantes sexuales mas eróticas, gratificantes y placenteras, aunque algunas personas se abstienen de realizarlo, la mayoría lo practica con frecuencia en sus relaciones sexuales por que han logrado derribar muros de tabúes y prejuicios sociales, y saben como disfrutarlo al máximo! Dejar las inhibiciones a un lado es el primer paso para mejorar tu vida sexual y hacerla mas creativa y novedosa.


Ventajas y riesgos


El sexo oral resulta beneficioso para hombres, mujeres y jóvenes. Sin embargo, si no se tienen las precauciones necesarias, también puede resultar riesgoso.
A las mujeres les permite disfrutar de un placer orgásmico sin perder su virginidad.

Al igual que para mujeres que padecen de dispareunia o se les ha restringido del sexo durante el embarazo, el sexo oral responde a estas necesidades con una magnifica alternativa, por que es delicado y no conlleva penetración.

Para la pareja y para los adolescentes les brinda la seguridad de tener prácticas sexuales sin contar con el riesgo de un embarazo no deseado, siempre que no se realice además la penetración del pene en la vagina


Además, el goce del placer es mutuo e intenso.
Por otro lado, el riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual (ETS) mientras tienes sexo oral es menor, pero esto no significa que no te puedas contagiar de una ETS. Recuerda que la cavidad bucal es una mucosa y por ende los gérmenes pueden atacarla desde los genitales de tu pareja, si ella o él padecen de algún tipo de ETS. Inclusive, el riesgo de infección es mayor si existe aunque sea una pequeña herida o lesión en tu boca como aftas bucales, gingivitis, o hasta caries, ya que así es posible facilitar la transmisión del VIH.
Si ninguno de los dos padece de de ETS ni tampoco se encuentra en riesgo de padecerla, no hay ningún problema.

Si uno de los miembros de la pareja esta seguro o cree tener una ETS, lo mas recomendable es exacerbar las precauciones para disminuir el peligro y utilizar un cuadrado de latex o plástico de cocina que recubra los genitales en el caso de ella, y bien, un condón en el caso de los hombres.


Cunnilingus


El cunnilingus viene del latín que significa cunnus: vulva y lingus: lengua. Por lo tanto, es una forma del sexo oral que consiste enestimular los genitales femeninos haciendo uso de la lengua y los labios.

El practicarle cunnilingus a una mujer te permite sentirla, olerla, acariciarla, saborearla. Al hacerlo puedes ver como poco a poco aumenta su excitación y sientes el acercamiento del orgasmo. 


Consejos al brindarle sexo oral a ella


1. Usa la punta de tus dedos para acariciar su monte de Venus y juega con su vello púbico mientras tu lengua se divierte más abajo.

2. Pellizca MUY suavemente los labios mayores, júntalos y bésalos lenta y apasionadamente.

3. Separa con cariño sus labios mayores con tu nariz y deja que tu lengua acaricie el espacio que quedo abierto.

4. Forma una "U" con la lengua y propiciarle largas y suaves lamidas, comenzando en el clítoris y acabando en la entrada de su vagina.

5. Mueve tu lengua en la entrada de la vagina y trata de introducirla poco a poco.

6. Chupa suavemente el clítoris y has círculos lentos sobre el.

7. Si estimulas el clítoris con tus dedos mientras le proporcionas sexo oral cerca de la vagina, no esta mal, pero considera que la estimulación manual le quita atención a la bucal.

8. Cuando notes que tu chica ha lubricado bastante y sus genitales se encuentran húmedos, sopla suavemente, le provocaras una sensación muy agradable.

9. Intenta dibujar letras con tu lengua en los genitales de ella, será divertido y además erótico.

10. Bésala profundamente, hazle notar lo mucho que lo disfrutas!!

 

Felattio

Proviene del latín felattio y significa chupar, lamer o besar los genitales del hombre con los labios y la lengua. 

Consejos al practicar el felattio


1. Lame todo el cuerpo del pene de arriba a bajo con tu lengua.

2. Haz que tu lengua vaya desde la base hasta cabeza del pene y luego ponla a que de círculos alrededor del glande.

3. Estimula el glande con tu boca y lengua mientras tu mano masturba al cuerpo del pene.

4. Mientras practicas el felattio aprovecha para sostener sus testículos con tu mano, también, puedes ponerlos en tu boca.

5. Cuando el pene este bien lubricado trata de introducirlo en tu boca lo más que puedas, procura seguir respirando tranquilamente por la nariz.

6. Forma una -O- con tus labios y ponlos sobre la punta del pene, ahora, mueve tu cabeza en pequeños círculos.

7. Permite que el glande de deslice en tu boca una y otra vez mientras sujetas con firmeza, el cuerpo del pene.

8. Succiona con tus labios el pene hacia adentro de tu boca.

9. Mientras besas, chupas o succionas el pene de tu chico deja que tu lengua se mueva abiertamente por todo el miembro.

10. Haz notar como te aumenta la libido mientras le haces fellatio a tu compañero, deja que el note cuan excitada (o) estas!

Variantes


Irrumación

Esta variante del sexo oral explica una variante de la felación. La práctica de la irrumación consiste en que durante ella, el hombre que recibe el sexo oral es quien realiza todos los movimientos, la otra persona por lo general esta acostada boca arriba, sentada o de cuclillas, solo recibe el pene en su boca.


Húmming

El húmming se refiere al sonido generado en la garganta con el fin de provocar una sensación agradable de cosquilleo en el área genital de la persona que recibe el sexo oral.