Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

jueves, 20 de febrero de 2014

Errores del escote en la mujer

Es algo lógico y normal, ya que fisiológicamente el cuerpo femenino actúa como un señuelo que sirve para atraer, persuadir o inducir al sexo opuesto
escoteDe hecho, una de las mejores armas de seducción es el triángulo formado cuello, escote y busto. Y es que son muchos los estudios que corroboran esta teoría.
Por ejemplo, una investigación llevada a cabo en 1999 reveló que los hombres preferían abordar a una mujer con un escote prominente.
¿La razón? Consideraban que tal exhibición desvelaba un conjunto de actitudes románticas y sexuales.
Sin embargo, lucir esta parte de la anatomía femenina no es ni mucho menos fácil. Por un lado, hay que encontrar el sujetador adecuado, y por otro hay que tratar de no cruzar el límite.
Es decir, el objetivo debe ser lucir un escote bonito y sugerente sin resultar vulgar. En este sentido, un escote demasiado generoso puede no ser un acierto.
Para ello, conviene seguir ciertas recomendaciones que ayudarán a que la superficie cutánea de esta zona tan sensual se mantenga intacta.
Sigue estos consejos y logra mantener ese ‘sex appeal’:
- Aplica crema hidratante a diario y reafirmante por la noche.
- Recuerda que los escotes chamuscados por el exceso de sol acaban arrugados. Así que si vas a exponer esa zona al sol no olvides echarte una fina capa de protector solar para evitar el envejecimiento prematuro.
- La exfoliación semanal ayuda a la regeneración celular, aumenta el colágeno, activa la circulación sanguínea y reafirma el tejido.
- Las duchas frías estimulan la circulación sanguínea y hacen que la piel se tonifique en la zona.
- Es imprescindible seguir una dieta variada y realizar ejercicios específicos para reafirmar los pectorales.
- Elegir bien la ropa interior y llevar un sujetador adaptado a tu talla y fisionomía. Porque hay muchas mujeres que utilizan un sujetador que no se adapta adecuadamente o que no cubre sus necesidades.
Asimismo, debes tener en cuenta que con la edad y con los cambios de peso y hormonales la talla de sujetador cambia. Incluso durante el ciclo menstrual muchas mujeres pueden utilizar otra talla de sujetador.
En este sentido, toma bien las medidas, incluido el contorno de espalda, y déjate aconsejar por un experto. Por último, elige un sujetador fabricado con materiales transpirables y con tirantes anchos y acolchados.