Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

sábado, 8 de febrero de 2014

Como Recuperar el Apetito sexual

Hay ocasiones en la vida de una mujer en que se pierde el apetito sexual. Puede ser por estrés, ansiedad, por dejadez en la pareja, después de dar a luz, por cambios hormonales, etc
Captura de pantalla 2013-12-25 a la(s) 18.11.34
Los motivos del bajo deseo sexual pueden muchos y muy variados, pero es un tema delicado que nos puede perjudicar emocionalmente.
Si notas que el sexo ya ha dejado de ser importante en tu vida, crees que te estás distanciando de tu pareja, que no es bueno para vosotros y quieres mejorar esta situación, te daré algunosconsejos para recuperar el apetito sexual que espero que te ayuden.

CUÍDATE

Para sentirte bien tienes que cuidar de ti misma. Haz ejercicio, come bien, sigue una dieta equilibrada, sal a caminar, haz actividades que te resulten placenteras, etc.

BUSCA EL PROBLEMA Y PON DE TU PARTE

Es necesario saber qué ocurre exactamente para ponerle solución. Busca lo que sucede y pon también de tu parte para que se soluciones.

DA RIENDA SUELTA A TUS FANTASÍAS

Tener fantasías eróticas no es malo, da rienda suelta a tu imaginación y disfruta. Deja los tabúes a un lado, y estimula tu mente para excitar tu cuerpo.

HABLA CON TU PAREJA

Si no quieres que tu relación de pareja se vea afectada, habla con él. Cuéntale qué te ocurre y cómo te sientes. Que tu pareja también se sincere contigo es bueno para buscar soluciones a aquellos aspectos que están quedando sin resolver.

MOTÍVATE

Además de las fantasías eróticas puedes motivarte con películas eróticas, libros, fotografías, entre otros. A veces es necesario desencadenar el deseo sexual de forma consciente. No sientas vergüenza, el deseo sexual es algo natural.

AUMENTA EL AFECTO

Es positivo para aumentar el deseo que te acerques más a tu pareja. A veces con el día a día, sin querer nos alejamos mucho emocionalmente de la persona que tenemos al lado. Puedes buscar primero un placer más sensual, dónde las caricias y los besos sean los protagonistas. Fomenta un ambiente adecuado, por ejemplo enciende velas, daros un baño de espuma juntos, haceros masajes, masturbaros mutuamente, etc.

PIDE LO QUE NECESITAS

Si crees que falta que tu pareja te estimule como lo necesitas para poder excitarte mejor, explícaselo y no temas en guiarle al principio para que lo haga de forma correcta. Piensa que tu pareja no puede saber lo que quieres en las relaciones sexuales si no lo hablas con total sinceridad.
Ya sea si es que necesitas más juegos preliminares, que te estimule de una forma en concreto, que quieras hacer unas posturas determinadas, que quieres menos o más brusquedad en las relaciones sexuales, da igual lo que necesites si no se lo dices. Así es importante la comunicación con tu pareja.
También es importante que para poder disfrutar del sexo con tu pareja, primero eres tú quien debe conocer tu cuerpo y saber disfrutar de él sin necesidad que sea la otra persona quien te proporcione el placer únicamente.
En una relación sexual basada en el amor, ambos debéis daros placer mutuamente. No tienes que responder únicamente a sus apetencias sexuales, sino que es tu pareja quien también te debe responder a ti. Y si lo que necesitas es que te re enamore o quieres volver a tener citas con tu pareja, ¡díselo también!
Si aún después de todo sigues teniendo problemas, puedes valorar acudir a un profesional para que os ayude.

Consejo para no alejarlo de tu cama.

1. MUÉVETE

No hay nada peor para un hombre que hacerle el amor a una lechuga. ¿Por qué lechuga? Por lacia. Así es, necesitas moverte. Si sólo te tiendes en la cama y esperas que él haga todo el trabajo, se aburrirá rápidamente. Los hombres quieren una mujer que los estimule, que tenga iniciativa y esté dispuesta a aventarse un buen round con ellos.

2. NO HABLES DE COSAS DOMÉSTICAS

Si quieres matar el mood dile que el bebé se comió 2 hormigas. Cuando estén en la cama, respeta el espacio consagrado al sexo y deja las cosas domésticas a un lado. Si vas a hablar, hazlo de cosas que levanten el libido de ambos. Las cuestiones de la casa y la oficina déjalas para los momentos en que estén vestidos.

3. USA POCO MAQUILLAJE

Maquilladas somos sexys. Pero si para darte un beso tiene que comer 2 litros de gloss, no va a ser nada atractivo.

4. NO PONGAS HORARIOS

El sexo es algo casual, espontáneo, instintivo. No puedes controlar las horas para tener sexo. Si eres controladora por naturaleza, pon orden en todos los demás aspectos de tu vida, pero deja que el sexo siga siendo impulsivo. Si quieres meter a un hombre dentro de tus horarios, el sexo se convertirá en una rutina.

5. OLVIDA LA ACTITUD DE ICEBERG

Si no tienes ganas de tener relaciones, no las tengas. No hay nada peor para matar el apetito sexual de tu chico que ser un témpano de hielo. Si estás enojada y no tienes ganas de tocarlo, mejor deja el encuentro para otro día.

6. CUIDA TU ROPA INTERIOR

Los calzones de abuelita matan pasiones. No se trata de usar hilo dental todos los días. De hecho, a los hombres les gustan los pantis que nos hagan sentir cómodas, pero no olvides que el amor entra por los ojos. Y no olvides cuidar tu depilación, pareciera que no lo notan, pero sí se dan cuenta cuando sobra.

7. OLVIDA LOS CALCETINES

Así como nosotras odiamos que los hombres se metan en nuestra cama con calcetines, para ellos también es un big DONT. Recuerda quitártelos siempre, que sea lo primero que te quites para no matar el mood a la mitad.

8. OLVÍDATE DE LAS PREGUNTAS

Los hombres odian que les preguntemos, ¿me quieres?, después de tener relaciones sexuales. Deja que sea él el que te diga cuánto te quiere, si es tu pareja estable, ten por seguro que te quiere, y el estar contigo es una demostración de eso.

Consulta de Sexologia

CONSULTA DE SEXOLOGIA.
 Me puedes consultar cualquier aspecto de tu sexualidad que te inquiete. De 10:00 a 20:00 de lunes a sábados.
Muchas personas tienen problemas sexuales a menudo desde hace años, que no se atreven a comentar con nadie.
Un sexólogo, « especialista » en problemas de sexualidad, puede ayudar a resolver los problemas de todos aquellos que no viven una sexualidad feliz.
Él puede también:
  • Ayudar a rencontrar el deseo y el placer
  • Permitir una sexualidad feliz
  • Dar consejos y resolver ciertos problemas de la vida cotidiana que pueden repercutir en la sexualidad de una mujer, de un hombre o de una pareja.
  • Devolver la confianza en sí mismo
  • Ayudar a superar el desgaste de una pareja
  • Estimular a las parejas: ayudarlas a modificar sus hábitos sexuales, los lugares donde pueden hacer el amor.
    • Hacer comprender que el amor no es únicamente un acto sexual sino ante todo compartir. Evitar el enquistamiento de un problema
No culpabilizarse
o    Evitar la aparición de frustraciones que no harán más que agravar el problema
    • Evitar la aparición de una depresión que puede aparecer en ciertas personas
La/el sexólogo también puede ser importante en la prevención de las enfermedades que se transmiten sexualmente, como por ejemplo de HIV, especialmente en los jóvenes.