Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

miércoles, 29 de octubre de 2014

Masturbacion y pareja

Al hablar de masturbación pensamos en la satisfacción sexual en solitario, pero ¿es posible disfrutar de la masturbación durante el acto sexual con mi pareja?

masturbación-pic

Durante mucho tiempo, en especial entre las mujeres, el tema de la masturbación era un tabú. Cuando “ellas” comenzaron a hablar más abiertamente de sexo, los hombres se enteraron que ellas también se masturbaban y “lo disfrutaban tanto como ellos”. Pero esta práctica no sólo lleva a un obvio placer individual sino que además ofrece aportes positivos para la relación en pareja.

La auto-estimulación erótica está mejor aceptada si no se tiene pareja. Muchas parejas ven con recelo el hecho de descubrir a su compañero/ a disfrutando de la masturbación. Tal vez se genere en ellos la sensación de que no colman “sexualmente” las expectativas y los deseos del otro y creen entonces que por esa razón recurren a esta práctica individual.

La creencia de que NO  es necesario si se tiene pareja está muy extendida. Se considera la masturbación como un sustitutivo del sexo, así que es adecuado cuando no tienes disponible una persona para practicarlo. Lo cierto es que es un complemento de las relaciones sexuales en pareja y es distinto a éstas. Masturbarse es agradable, elimina tensiones y puede haber momentos en los que se prefiera el placer en solitario y eso no es negativo, es sencillamente una opción más.

¿Por qué pensar que si tu pareja se masturba está cometiendo alguna clase de infidelidad? Masturbarse es relacionarse sexualmente con uno mismo y  sólo en el caso de que no hubiese sexo en pareja podría ser un factor de preocupación, pero no por la masturbación en sí, sino por la falta de intimidad con la otra persona.

¡Mírame cómo disfruto y haz realidad tu fantasía!

Si piensas en la masturbación como una técnica más a aportar a tu vida sexual en pareja, sin duda descubrirás que además de la satisfacción de uno mismo al proporcionarse placer se suman, tanto la excitación de ver cómo tu pareja “se enciende” y la fantasía del “estar siendo observado”.

Todo ello puede significar también el poder relajarse del “atender” a si uno o el otro está más cerca del clímax, si aceleramos el ritmo, si lo demoramos…sencillamente porque cada uno está enfocando su deseo y sus necesidades en sí mismo, aunque compartiendo con el otro en un juego de retroestimulación. En definitiva es una práctica no sólo excitante, sino además beneficiosa que consiste en procurarse placer a uno mismo mientras la otra persona observa.

Y es beneficiosa porque el observador puede aprender cómo estimular a su pareja sin que medie manifestación verbal, de la forma más eficaz; viéndolo en directo. La persona que se masturba está realizando un ejercicio de desinhibición por lo que generalmente, sobre todo si lo van a experimentar por primera vez, y para reducir la vergüenza es más sencillo si ambos se masturban a la vez, alimentándose de la excitación de ver a la pareja disfrutando.

El cómo quieran culminar el encuentro es decisión de cada uno: continuar la estimulación hasta el orgasmo o pasar a la penetración, al sexo oral o lo que elijan y les dé mayor placer.

Muchas personas piensan que si se masturban su capacidad para mantener una erección o llegar al orgasmo puede verse disminuida. El sexo, solo o en pareja, mejora el deseo sexual y facilita la respuesta erótica incluyendo ésta la excitación, erección y orgasmo.

La masturbación es la clave para explorar nuestros puntos de placer y obtener satisfacción en solitario y también en pareja. Y es que resulta excitante y estimulante masturbarse mutuamente y explorar juntos otro tipo de fantasías. Si nunca lo has practicado y te agrada la idea de darle placer a tu compañero(a) mientras ambos gozan, entonces…es hora que te atrevas a hacer el intento de masturbarse en pareja y disfrutarlo al máximo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario