Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

martes, 21 de octubre de 2014

Guia para ser multiorgasmica

La buena noticia es que no hay que esperar ni a una revolución ni a que el Congreso se ponga de acuerdo para que el asunto cambie. Siguiendo con la alegoría político-económica, el orgasmo femenino se relaciona mucho con la autogestión y el emprendimiento.
“Los cuerpos de algunas mujeres tienen orgasmos múltiples de manera más fácil que otros. Mientras algunas han surfeado por olas de placer desde la primera vez, otras necesitan consejos extra para aprender cómo hacerlo. Lo que para algunos surge fácilmente, para otras es una lucha”,  lo primero para conseguir el placer es no sentirse obligada ni estresarse en el intento.
MASTURBACIÓN: UN BUEN COMIENZO
Mientras algunas mujeres pueden obtener orgasmos intuitivamente, la mayoría necesitan autoexploración y conocimiento de sus cuerpos, la masturbación es el punto de partida de este alegre viaje al placer.
“Aprender a través de la masturbación puede ser empoderador. Una vez que se ha logrado el orgasmo a través de este método, te vuelves confiada de que tu cuerpo puede hacer esto y esa confianza te ayuda a querer intentarlo con un compañero”, dice la educadora sexual en su libro.
En resumen, la masturbación ofrece tres beneficios:
  • Aprendes sobre lo que necesitas para alcanzar el orgasmo.
  • El cuerpo entra “en onda” con esto de tener orgasmos regularmente.
  • Permite descubrir el “límite del orgasmo” (que nosotros llamamos Factor “a punto”): aquel glorioso momento en el que se está “a punto” de alcanzar al orgasmo, pero sin llegar al clímax. Muchas no lo notan porque están excitadas por lo que se viene. Pero hay que prestarle atención, pues este factor es la clave para ser multiorgásmica.
PERMANECER EN EL LÍMITE
A considerar: En todo este proceso puede resultar importante la ayuda de un vibrador o un dildo.
Para reconocer el límite del orgasmo hay que prestar atención al nivel de excitación desde el comienzo hasta el final. Hay que situar los diferentes momentos en una escala de 1-10 tomando el orgasmo como 10.
Sin preocuparse de que muchas veces se alcanza el 10 las primeras veces, la idea es que cuando se esté alcanzando el nivel 7 u 8 se debe saber regresar a los estados 4-5. Esto se logra respirando profundamente o cambiando la estimulación.
Es importante no dejar que la excitación disminuya mucho: para ello hay que saber moverse en un punto medio durante algunos minutos. Cuando ya se ha logrado esto algunas veces, logrará descubrir unas ondas pre-orgásmicas, que la mayoría de las mujeres experimentan, pese a que no la notan en el sexo con un compañero.
Para evitar lo anterior, la recomendación es la siguiente: una vez que se alcanzó el orgasmo hay que descansar unos segundos, sin dejar que la excitación decaiga. Para ello hay que mantener la zona genital estimulada, pero evitando tocar directamente el clítoris.
“Muchas mujeres se sorprenden al encontrar que si le dan un corto descanso a su clítoris después del orgasmo -10 o 20 segundos, tal vez un minuto- el período de hipersensibilidad pasa rápidamente. Después pueden continuar y tener otro orgasmo”, explica la consejera sexual.
LO CORTÉS NO QUITA LO C…VALIENTE
Lo que sea que haga, lo importante es no dejar que la excitación decaiga completamente, que es lo que le pasa a los hombres y les impide tener orgasmos múltiples. Y pese a que los varones tienen una sola “bala en la recámara”, en la mayoría de los casos se prestan para colaborar en el camino al orgasmo múltiple.
“Para un hombre, los orgasmos múltiples son como tener un “raspe” de lotería ganador, que se puede raspar una y otra vez”,  en muchos casos el placer llega con el simple hecho de mirar.
Considerando lo anterior, el hombre ideal para acompañar a una mujer en su experiencia multiorgásmica es del tipo “caballero”: aquel que deja a las damas acabar antes que él, dejando su propio placer para el final. Por eso hay que hacerle caso a la abuelita cuando se fija en esas cosas. La abuela “sabe”
Una buena forma de lograr esto es llevar a cabo todo lo que llaman “juego previo”, pero con un orgasmo al final. Sexo oral, manual y la incorporación de juguetes o dildos pueden ser de gran ayuda para llegar al clímax antes de la penetración. En el fondo hay que aplicar todo lo aprendido en solitario, pero de a dos.
Desde este punto, es mucho más fácil conseguir un segundo, tercero, cuarto o si quiere décimo orgasmo durante el coito.
Por ello es importante la comunicación y la incorporación del varón en esta importante misión que conduce al multiorgasmo, que es algo así como la multifelicidad. Lo importante es no sentir ni ejercer presiones y recordar que el orgasmo múltiple es la guinda de una torta que ya de por sí está muy buena.


No hay comentarios:

Publicar un comentario