Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

jueves, 23 de octubre de 2014

El Arte del cunnilingus

La anatomía femenina siempre ha sido fascinante, todos los años se develan nuevos estudios y descubrimientos que se enfocan en el orgasmo u orgasmos femeninos, y todo indica que existe un mundo infinito por descubrir sobre la sexualidad y el placer de la mujer, además de los puntos erógenos que existen en la vagina.
Pero fuera de la información que encontremos en libros o en línea acerca de la vagina y como dar placer oral, la mejor investigación es la que puedas hacer tu mismo/a
La boca es el segundo órgano más utilizado en las relaciones sexuales. En particular la lengua puede dar mucho juego y provocar sensaciones de lo más extremas si se usa adecuadamente. Aunque no existe una técnica única e infalible para dar placer oral, existen algunas técinas que debemos considerar al momento de emprender la aventura.
Lo primero es encontrar una posición cómoda. Ten en cuenta que si vas a dedicarle tiempo a esta práctica tienes que buscar estar cómodos.
Algunas posiciones para tener en cuenta:
• Ella arrodillada sobre la cabeza de su pareja, bajando su vulva sobre la boca de él/ella. Puedes poner una almohada debajo de la cabeza de la persona que realiza el cunnilingus para levantarla hasta la altura de la vulva, o un cojín doblado debajo del cuerpo de ella para que pueda descansar su peso mientras mantiene elevada la pelvis.
• Ella acostada sobre la cama con sus piernas en el suelo. Él o ella, entonces se pone de rodillas sobre el suelo entre sus piernas abiertas. En esta postura es recomendable poner almohadas bajo las rodillas y/o pecho de la persona arrodillada o debajo de las caderas de ella para levantarla hasta el nivel de la boca.
• Acostados de lado el uno frente al otro, colocando sus cabezas entre los muslos del otro.
• Acostados en el suelo de lado, en ángulo recto formando una “T”. Ella con la pierna levantada para dar acceso a la zona y él/ella recostando la cabeza sobre el muslo interior de ella. Puede hacerse desde el frente o desde atrás.
• La posición tradicional, donde ella está tumbada de espaldas con las piernas abiertas y su pareja entre sus muslos. Además de cómodo, puede resultar muy morboso si ella se coloca una almohada debajo de la cabeza, así puede observar a su pareja. También colocar la almohada bajo sus caderas eleva la pelvis y crea un mejor acceso por parte de la boca de él/ella a la zona.
No hay tacto que se acerque a la caricia de la lengua bajando hasta la vagina, ni nada tan intenso y tan íntimo como la boca merodeando por la zona más erógena, pero es importante recordar que cada mujer es un mundo y adaptar la técnica al gusto de la mujer en cuestión y al momento respresnta todo un reto creativo y sincrónico.
Existe una gramátic corporal en cada mujer, un lenguaje que descifrar con los movimientos y espamos de su cuerpo, la sensibilidad de la vulva y el clítoris determinan qué tipo de estimulación le gusta y cual responde con mayor o menor intensidad. Hay mujeres que prefieren un toque suave y lento, otras disfrutan más con un toque rápido y firme.
Lo más recomendable, es iniciar un juego de precalentamiento y tener presente que el clítoris es la cereza del pastel.
Recuerda que una mujer, con solo imaginar cómo su amante desciendae hacia su vagina a través de excitantes insinuaciones, ya empieza a lubricar y su excitación va en aumento por momentos.
La ruta:
- No busques el clítoris inmediatamente. Si ella no está excitada de forma adecuada su clítoris estará muy sensible o completamente insensible a todas las formas de estimulación. Necesitas esperar para que sus hormonas fluyan y sus genitales se inunden de sangre. La mejor manera es empezar a recorrer con la lengua desde los dedos de los pies, a los tobillos, los muslos, besar las ingles, abrir las piernas… hasta llegar a la vagina.
- Cuando la vagina está muy lubricada, chorreando y pidiendo más, el clítoris va aumentando su tamaño y tu lengua debe estar lista para entrar en el ruedo. “La lengua debe convertirse en una herramienta omnipresente que se deslice por todos los rincones de la vulva”, dice Raquel Traba.
- Olvídate de atacar el clítoris. Acaricia, besa y lame la parte interna de los muslos. Lame cuidadosamente el área donde se unen la vulva y los muslos. Lame lentamente su monte púbico y sus labios mayores. Tómate tu tiempo. Desliza la lengua a lo largo del surco formado por los labios mayores. Después entre sus labios mayores y menores. Si es posible introduce los labios menores en tu boca y chúpalos. Eso los irá llenando de sangre y aumentando la excitación. Lame el área entre sus labios menores justo fuera de la vagina y el orificio uretral. Si el clítoris está bien definido, desliza tu lengua a lo largo de los surcos que lo separan de los labios mayores.
La bienvenida dásela a través de movimientos lentos

Una vez que estés listo/a para abordar el clítoris debes reconocer algunas bases del juego, ya que el clítoris es muy sensible, e ir con cuidado es una regla imprescindible.
Al principio no retraigas su capuchón. Dale tiempo para excitarse. Cuando ella parezca estar lista para explotar desliza hacia atrás su capuchón clitoridiano con los dedos lubricados, (ella puede usar los suyos para ésta acción), y lame y chupa su glande clitoridiano, con sensibilidad exquisita. Hazlo muy suave. Hay mujeres que requieren un toque muy ligero, a otras esto les hace cosquillas y necesitan un toque firme pero suave. Otras incluso no pueden tolerar la estimulación directa de su capuchón clitoridiano. Chupa suavemente sobre su clítoris; impulsa suavemente que se llene más de sangre. Una vez que encuentres una forma de estimulación que le sea placentera, mantén esa estimulación hasta que ella experimente el orgasmo, si ella quiere. Si ella no puede experimentar el orgasmo, continúa la estimulación mientras sea placentera para ambos. El cunnilingus no necesita incluir el orgasmo para ser muy placentero y satisfactorio.
Puedes utilizar los labios a la vez que la lengua, o alternar un poco si te cansas. Aprovecha tu nariz tocando suavemente su clítoris mientras te dedicas a sus labios vaginales. También puedes incluir el uso de juguetes para penetrarla o de tus dedos, mientras le realizas el cunnilingus.
Hay una base de 5 movimientos de lengua que resultan muy satisfactorios:
1. Pon la lengua plana y grande como si fueras a lamer una paleta y pásala despacio de arriba a bajo por la vagina.
2. Intercala tres “lamidas lentas de paleta” con cinco rápidas directamente en el clítoris de izquierda a derecha.
3. Intercala tres o más “lamidas lentas de paleta” con succiones de clítoris.
4. Succiona el clítoris y déjalo atrapado en la boca mientras le vas dando pequeños golpecitos con la lengua.
5. Finalmente, si a tu pareja le gusta, lame su clítoris mediante toques fuertes y rápidos.
La comunicación es clave para entender los gustos personales de cada chica, pero a veces es importante saber leer su lenguaje corporal mediante las reacciones que suceden por momentos:
-¿Empuja su vagina hasta encajarla dentro de tu boca?… Tu chica está pidiendo más presión directa sobre el clítoris.
-¿Se hecha para atrás cuando tu lengua entra en contacto con su clítoris?… Entonces para el carro y estimula otros lugares de la vulva, ya que lo que tu chica quiere decir, es que el contacto ha sido muy directo.
-.¿Mueve contundentemente sus caderas?… Si las mueve hacia arriba, demanda que subas un poco la lengua, hacia abajo, entonces debes estimularla situando la lengua un poco más abajo, si las mueve muy rápido, quiere más velocidad…
Así como debes saber leer su cuerpo, también debes saber leer el momento. No muchas mujeres están abiertas al cunnilingus si no tienen confianza en ti o en su cuerpo. Es necesario entender en cada relación que tengas, los ritmos de seducción para aprovecharte del momento en el que se presenta la oportunidad de comerla.




No hay comentarios:

Publicar un comentario