Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Disfruta de tu sexualidad aprovecha todos los rincones de tu casa..

Si tu mente comenzó a repasar el repetido esquema sexual cuando cerramos la puerta de la habitación, apagamos la luz y nos metemos en la cama con la intención de acoplar los genitales… te pido por favor que te levantes, abras la puerta y comiences a imaginar otros recursos en tu casa que puedan ser reutilizados para el amor y el erotismo.
Uno de los primeros libros dedicados a lo erótico que leí, hace años, fue “Abre la boca: Las mejores recetas sexuales para gourmets”,  allí además de describir en detalle los ingredientes, recetas y las movidas sexualmente explícitas que ofrece la autora para disfrutar cada banquete, existe un capítulo en el cual se dedicó a seleccionar artículos caseros que pueden ser aprovechados también en la intimidad. ¡Toda una revelación!
De esta sección les nombro algunos y retomo otros que quedaron por fuera de la lista en el libro. Espero que poco a poco esta lectura te permita alborotar la creatividad erótica y comenzar a percibir, desde otro ángulo, cualquier cantidad de artículos de decoración, limpieza, cocina y garaje que puedes estar conservando sin mayor beneficio.
Los paraguas pueden servir mucho más que para protegernos de la lluvia. Si están fuera de casa puedes comenzar a acariciar la espalda, pecho, y piernas de tu pareja con el paragua cerrado para aprovechar su forma fálica, con la promesa de repasar nuevamente el recorrido una vez lleguen al hogar, con tus labios, senos o manos.
La odiosa esponja para fregar puede comenzar a gustarte un poco más si luego de limpiarla muy bien, o usando una nueva, la aprovechas para una sesión de masajes; si resulta muy fuerte la sensación del roce, coloca aceite o talco perfumado para acariciar especialmente la zona de los genitales, senos, y entrepierna.
Por supuesto, la lavadora y secadora se ubican en el sitial de honor si deseas optimizar la espera mientras lavan la ropa.  Si bien existen parejas que disfrutan las prácticas penetrativas durante el ciclo de exprimido, además les sugeriría que uno de los dos se siente sobre la máquina mientras el otro ofrece una sesión de sexo oral, o también pueden probar la masturbación compartida, al vaivén de los ciclos de lavado.
Los envases de mermelada pueden servir como especie de rodillo para masajear todo el cuerpo de tu pareja y para facilitar el movimiento; recuerda aplicar aceites para masajes, o lubricantes si te dedicas a generar presión sobre la vulva, o pelvis de ambos. Como el material de estos envases es vidrio, una vez los lavas y los secas bien pueden resultar bastante seguros en cuanto al riesgo de virus, gérmenes y bacterias. Sin embargo, quisiera alertarlos sobre el hecho de que ninguno de estos envases puede ser introducido en el cuerpo, debido a los múltiples riesgos asociados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario