Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

jueves, 24 de julio de 2014

Satisfacción sexual Femenina

10 claves para mejorar la satisfacción sexual femenina

La satisfacción sexual femenina, una de las cuestiones más consultadas a los profesionales
  • La autoexploración, dedicarse tiempo a una misma, la asertividad y la creatividad son algunas de las claves para caminar hacia la satisfacción sexual, una de las cuestiones que figura con mayor frecuencia en las consultas a los especialistas. 
  • Más allá de las imágenes mediáticas y los tópicos en torno a la satisfacción sexual femenina, cabe preguntarse cuáles son las claves que nos pueden ayudar a mejorar, en el día a día, nuestras experiencias sexuales. 
    1. Dedicarse tiempo. “Las mujeres tenemos cada vez menos tiempo para nosotras mismas. Las rutinas cada día son más estresantes y esto hace que muchas mujeres no tengan tiempo para sí mismas: para cuidarse, para mimarse y dejar de lado las preocupaciones”. Por tanto, la primera máxima es buscar tiempo para ti misma a lo largo del día.  
    2. Autoconocimiento. Es una palabra archiconocida y repetida hasta la saciedad en el entorno sexual: “Hay que conocerse a uno mismo”. Sin embargo, la autoexploración sigue siendo un cliché para algunas mujeres. ¡Desecha los perjuicios! Conocerte bien te permitirá guiar a tu pareja y mejorar la satisfacción.  
    3. Dejarse llevar. La mayoría de las mujeres viven atrapadas en sus pensamientos, en sus preocupaciones o en sus miedos. Para mejorar nuestra sexualidad es importante que “ese tiempo” que nos dedicamos a nosotras mismas esté marcado positivamente por las sensaciones, dejándonos llevar, relajando la mente o enfatizando en nuestras fantasías.  
    4. Ser creativas. Generalmente somos creativas en nuestros trabajos o en nuestro hobbies. ¿Por qué no incentivar esta faceta en nuestras fantasías? Innovemos en los encuentros y en las nuevas formas de disfrutar de nosotras mismas y de las personas que queremos. 
    5. “El orgasmo se produce entre las orejas”, el cerebro es el mayor órgano sexual. De él dependerán las respuestas que se produzcan en nuestro cuerpo, por tanto, debemos prestar atención a sus respuestas e intentar estar concentradas en nuestros momentos íntimos. 
    6. Corpore Sano. ¿Sabías que tenemos nada más y nada menos que dos metros cuadrados de piel para experimentar sensaciones? Cosquillas, caricias, masajes… un sinfín de maneras que nos ayudarán a aprender de las sensaciones que nos produzcan.   
    7. Punto G. Nos hemos pasado la vida preguntándonos dónde está el Punto G y en realidad es... ¡nuestro querido clítoris! Concretamente una zona del clítoris que al estimular con movimientos vigorosos (no como cuando lo hacemos en el glande del clítoris) se mueve todo el órgano, incluidas las dos raíces de 10 cm cada una. Esta estimulación produce sensaciones muy placenteras y distintas al placer sexual convencional. Un ‘must’ de la sexualidad femenina.  
    8. Autoestima. Es uno de los puntos más importantes para tener una vida sexual satisfactoria. La aceptación es la base y debemos pensar que, aunque no tengamos un cuerpo perfecto, según los estandartes actuales, es nuestro cuerpo y debemos quererlo y disfrutar del placer que nos aporta. Es importante que sepamos que “no existe la mujer perfecta”, sino mujeres que se quieren, que se aceptan y por tanto se respetan. La autoestima es el respeto hacia uno mismo.  
    9. Asertividad. La química y la conexión con la pareja son igual de importantes que la asertividad: decir no cuando algo no nos gusta o no nos apetece, saber pedir lo que queremos, lo que nos gusta… Se trata de defender tu parcela de placer e intimidad sin pisotear la de tu pareja. Para que en una negociación todas las partes puedan verse beneficiadas, especialmente a largo plazo, es imprescindible ser asertivos. 
    10. Hacer ejercicio. Suena a “perder peso” pero nada de eso. El ejercicio nos ayuda a liberar endorfinas que el cerebro “entiende” como una recompensa. Por tanto, el ejercicio nos ayuda a ser más felices y a sentirnos más atractivos y ambas contribuyen a mejorar nuestra satisfacción sexual. “si no te gustan los gimnasios, la solución es sencilla: solo tienes que aprender a disfrutar de la intimidad con tu pareja”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario