Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

domingo, 15 de junio de 2014

El temor a estar sola.

Las mujeres solemos aguantar tantas cosas por amor, por temor a estar solas, por acabar con la supuesta unión familiar, nos no damos cuenta que es un gran error, comenzamos a deteriorar nuestra relación, con gritos, peleas, inconformidades y lo que callamos y que nunca decimos por temor al vacío.
Caso terapéutico:
María era consciente de que Alberto la engañaba, su relación cada día era más fría, todo lo que hacía o decía le sentaba mal a su pareja pero ella callaba, en realidad estaba buscando la oportunidad de acabar con esa relación que no hacía más que causarle un grandísimo estrés. Pero se paraba a pensar que era lo que iba hacer sola, ya no tenía edad para comenzar de nuevo  a su 35 años se creía que nadie más podía quererla.
Alberto vivía en su mundo virtual, quedando con chicas a través de página de citas, se encontraba poderoso a su 40 años, su mujer no le atraía para nada, no la deseaba como antes, pero si ella no le dejaba el jamás daría ese paso, el quería otras cosas vivir el amor como ahora, a través de las redes, quería estar con chicas diferentes, se excitaba más con las prostituta y estaba plenamente feliz porque ahora tenía lo que deseaba, pero si dejaba a María todo iba a cambiar ella le lavaba  y planchaba la ropa, le hacia la comida, mantenía la casa limpia cuidaba a los niños y además quedaba estupenda en sus reuniones de negocios era la mujer perfecta, pero no la amante perfecta.
María acudió a terapia no sabía que hacer, necesitaba acabar con esa relación pero tenía mucho miedo  a estar sola.
- María no hay que tener miedo al vacío está con un hombre, que no te quiere, te engaña, no te valora, te usa, te menosprecia y tu cree que eso es lo que tu mereces? Tu puedes optar por algo mejor y no estar estar un tiempo sola dedicarse a una misma es maravilloso, buscar nuevas metas, sacar adelante a tus hijos sabiendo que no depende de nadie, mi consejo no es que te divorcie si no quieres pero si que cada uno se dé un tiempo para que se recuente con su propio ser y después que sepa lo que quieres entonces toma la desicion correcta aunque es difícil, nunca se es ni demasiado vieja, ni demasiado joven para tomar el timón de tu vida y luchar por tu felicidad que depende sólo de ti.
Pasado unos meses María comenzó a disfrutar de su libertad, de alcanzar nuevos proyectos, de vivir sin estrés, de amar a sus hijos ya Alberto no era parte de su vida y se sintió liberada del sufrimiento.
Alberto al ver a María tan segura de sí misma, tan cambiada volvió a desearla y a querer estar con ella, entonces comprendió " que nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde"

No hay comentarios:

Publicar un comentario