Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

sábado, 26 de abril de 2014

Lo que no debes contarle a tus amigas de tu relación

WOMEN-GOSSIPING-facebook

No, no hay nada que nos libere tanto como llamar –histéricas- a nuestras amigas porque “no sabes lo que acaba de pasar con fulano”. Mientras nos está cayendo, les contamos todo con lujo de detalles para que ellas nos ayuden a evaluar si eso que ellos hicieron es señal de que va en serio o no. Lo malo es cuando alargamos el “contarles todo” una vez que resultó que el tipo sí iba en serio, porque podemos sufrir de una enfermedad que se llama Demasiada Información.

Algunas de esas cosas que no deberías mencionar la próxima vez que te reúnas con tus amigas a tomarse unos mojitos son:

Las peleas

Sí, puedes decir que están peleando por algo, especialmente si todavía te molesta, pero no cuentes cada grito con pelos y señales a menos que estés buscando la honesta opinión de tus amigas. Además, siempre es mejor que se lo cuentes a una o dos amigas máximo, porque si son muchas y están criticando a un hombre, van a formar el Frente Unido de Mujeres contra Fulano de Tal y ahí sí que pobre de tu novio porque se va a quedar para siempre como “el imbécil que se molestó por aquella estupidez”.

El sexo

Los detalles del sexo son como los accesorios: menos es más. No les cuentes esa fantasía un poco rara que él te dijo que tenía o de la vez que intentaron hacerlo en un árbol y lo que les dio fue una erupción, porque más nunca lo volverán a ver de la misma manera. (A menos que sea una vez demasiado ganadora y quieras ver en los ojos de tus amigas un destellito de envidia en los ojos).

Los problemas con el sexo

Igual pasa con los problemas que puedan tener en ese departamento. Si él a veces necesita ayuda de la pastillita azul o, en más de una ocasión, el generalito se fue muy temprano de la guerra, guárdatelo. Porque piénsalo, a ti no te gustaría que sus amigos supieran exactamente en qué parte de tu cuerpo hay celulitis y en cuál no.

Los problemas monetarios

El dinero es un tema sensible siempre. Si estás ganando poco no quieres hablar de ello y si estás ganando mucho, te sientes culpable hablando de ello porque las demás no ganan tanto. Entonces si es tan complicado hablar de tus propios dilemas financieros, ¿por qué hablar de los que tienen ustedes como pareja? Además que no es problema de más nadie si él te regala un lingote de oro todos los días o si en el último almuerzo le falló la tarjeta.

Si te engañó (y le vas a dar una oportunidad)

Si a este tipo se le pasó por la mente la estúpida idea de serte infiel pero te juró que fue esa vez nada más y, de hecho lo ves lo suficientemente arrepentido como para darle una oportunidad, entonces cállate. No le digas nada a tus amigas porque tú, como lo amas, lo perdonaste, pero ellas te quieren a ti y no van a hacer lo mismo. Eso sí, si te engañó y lo botaste, llámalas ya para planear la destrucción de ese vil ser.

Sus problemas personales

Hay dos tipos de problemas: los tuyos y los de él y estos últimos son precisamente los que no deberías compartir con tus amigas, porque una cosa es que él te los cuente a ti y otra es que tú lo publiques en la despedida de soltera de fulanita. Él te los puede contar a ti, a su mamá, a sus amigos, a sus compañeros de trabajo… en fin, a quien él quiera porque son sus problemas. Y es tu deber como buena novia/esposa/pareja no contárselos a más nadie.

Los problemas de pareja se resuelven entre dos, así que, a menos que estés buscando un consejo sobre algo muy concreto que sucedió, cambia el tema de la conversación, cuéntales de la última serie que estás viendo y deja la privacidad de tu pareja a salvo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario