Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

sábado, 5 de abril de 2014

Acomplejada yo???

complejos


A pesar de que recibamos cuanto piropo exista muchas veces nos sentimos inseguras con ciertas áreas que quisiéramos desaparecer o enmascarar.
Incluso las reinas de belleza del mundo y las actrices más perfectas del planeta tienen cosas que las acomplejan. Algunas de estas “cosas” están en sus cuerpos pero otras están solo en sus mentes…
Los complejos son respuestas que genera nuestra mente ante una discapacidad o una diferencia con los demás. En la mayoría de los casos se trata de pensamientos irracionales que atormentan a la persona la cual a su vez les da un valor sobredimensionado lo que les genera gran sufrimiento.
Pistas que podrían indicar que los “complejos” han dominado nuestras conductas:
• No ir a la playa en las primeras salidas para que él o ella no se decepcione.
• Rechazar cualquier salida o plan que implique usar ropa que no te favorece.
• No usar moño ni en tu boda para que no se te vean las orejas.
• Utilizar pareos incluso dentro de la piscina para tapar “aquello”.
• Reírte a medias para que no se afinquen tus patas de gallo.
• Sonreír con la mano en la boca para no mostrar tu sonrisa si no es una sonrisa “Pepsodent”
• No propiciar encuentros amorosos antes de las 7:00 pm para que puedas apagar la luz.
• No utilizar sandalias a pesar de que te encanten porque no te gustan tus pies.
• Tomarte fotos de frente porque tu perfil no te gusta.
• Bañarte con sostén en la ducha.
• Usar escotes reforzados con tirros para elevar tu tren delantero.
• Visitar recurrentemente el consultorio de los cirujanos plásticos para que te corrija y vuelva a corregir ese “detallito” que no te cuadra.
• Jamás usar vestidos para no mostrar las piernas.
• Comer poquito delante de los demás para que nadie te diga gorda o glotona.
• Dejar de ir al cumpleaños de tu mejor amiga porque te sientes gorda.
• No saludar y no despedirte moviendo la mano para evitar que te “baile la piel”.
• Cuando alguien te dice que te ves bien le dices : “dime la verdad, no me lo digas por lástima”.
(¿Yo sé que la Guaira es lejos porque he estado ahí!).
¿Defecto real o imaginario?
Ya que son pensamientos distorsionados pocas veces tienen que ver con la realidad y realmente es la propia persona quién por inseguridad y baja autoestima exagera ese “punto débil” y le da una importancia desproporcionada.
Probablemente para el resto de su entorno sea un aspecto irrelevante o que pasa por desapercibido, sin embargo, la persona “acomplejada” se encuentra incapacitada para valorarse sanamente a sí misma en con sus defectos y virtudes.
¿Complejo de qué?
Los complejos pueden ser de diferentes tipos, pero la mayoría de las veces están relacionados con atributos físicos.
Los complejos más comunes son; complejo de gorda(o), de flaca(o), de alto(a), de bajo(a), de narizón, de frentón, de orejón, de dientón, de frentón y varias otras cosas que terminen en “ón”. Sin embargo, también hay complejos que tienen que ver con la posición social, la raza, la personalidad…
La sociedad y la publicidad se han encargado de proyectar imágenes de éxito asociadas a la delgadez, al seguimiento exhaustivo de los parámetros de la moda, al lujo y al estilo de vida relax. De ahí quizás viene el hecho de que aquellos que no se ajusten a esos parámetros se sientan en desventaja.
¿Cómo liberarte del yugo de tus complejos?
• Si no te quieres tú no esperes que nadie pueda quererte.
• Sabes cuantificar tus defectos muy bien; sin embargo, te ayudará mucho cuantificar los rasgos y atributos que te gustan de ti.
• Resalta las cosas buenas de tu personalidad, empieza por hacer una lista enumerando todas esos “dones”.
• No intentes buscar la aceptación del resto, los demás quizás quisieran ser como tú o están batallando contra sus propios complejos.
• No le demuestres a los demás tu vulnerabilidad por ciertas zonas de tu cuerpo, atraerás la atención a esas áreas en vez de enfocarlas en tus “encantos”.
• Deja de medirte por lo que tienes o no tienes y respétate por lo que eres.
• Nadie está blindado… Todos somos imperfectos.
Aunque la grama del vecino parezca más verde muchas personas quisieran ser como tú. Júzgate con la misma indulgencia y tolerancia con la que juzgas a los demás.
Y recuerda una que otra “zona” vulnerable te hace más humana y más humilde. ¡La gente que se creé perfecta es intragable!

No hay comentarios:

Publicar un comentario