Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

sábado, 15 de marzo de 2014

Mitos sobre la Masturbacion.



La masturbación es una de las prácticas que han sido condenadas socialmente durante siglos, y además sometida a todo tipo de comentarios peyorativos y denigrantes. Sabemos que la sexualidad tiene su aspecto autoerótico, y además es importante que aprendas a disfrutarlo con libertad. Es por eso que sacarte de encima algunas creencias erróneas te permitirá conocer mejor tu propio cuerpo y disfrutarlo a tu manera.
La masturbación es cosa de hombres: La primera imagen que se nos viene a la mente cuando pensamos en la masturbación es la de un hombre estimulando su pene con la mano. Muchas mujeres, y quizás te pasó a ti, reprimen sus deseos de explorarse y estimularse a sí mismas precisamente pensando en que ese juego no es para “ellas” sino para “ellos”. Error. El impulso autoerótico es humano, no masculino o femenino.
La masturbación es para las mujeres jóvenes: Otra asociación frecuente es la de la masturbación con la adolescencia. Sin embargo, más allá de que la pubertad y la adolescencia son por definición etapas de autoexploración, eso no quita que se continúe con la búsqueda del autoplacer en otros momentos de la vida. De hecho es frecuente en las mujeres descubrir su cuerpo en la adultez, incluso en edades bastante avanzadas.
La masturbación es para mujeres sin pareja: Recortar la práctica masturbatoria a una situación amorosa en particular es otra de las equivocaciones. Puedes estar en pareja, incluso con una sexualidad muy plena, y sin embargo tener tus momentos íntimos de pleno autoerotismo. La masturbación no es algo que hacemos como última opción, solamente si no existe una sexualidad plena de a dos. Encierra en sí misma placeres diferentes, por lo tanto no es excluyente si tenemos por otro lado un ejercicio de la sexualidad de manera compartida.
La masturbación produce problemas sexuales: En realidad es la ausencia de práctica masturbatoria en la historia sexual lo que produce problemas sexuales, especialmente lo que se denomina disfunción orgásmica femenina. El orgasmo en la mujer, más allá de ser un impulso natural, tiene su componente de aprendizaje, el cual se ejercita cuando estás sola, relajada y disfrutando de tu cuerpo.
La masturbación es síntoma de adicción sexual: Que una mujer se masturbe indica que existe un impulso sexual y una necesidad de disfrutarlo y, quizás, de descargarlo a través de un orgasmo. De todos modos lo que define a la adicción al sexo es la falta de control sobre el impulso sexual más que la práctica masturbatoria propiamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario