Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

jueves, 13 de marzo de 2014

Inseguridad en las Relaciones Sexuales.

Hay personas que no se atreven a mantener relaciones sexuales con otras por un exagerado temor a defraudarlas en ese terreno, bien porque creen que no van a saber comportarse durante la relación tal como los demás esperan de ellos, o bien porque mantienen sentimientos de inferioridad respecto de alguna parte anatómica de su cuerpo, generalmente respecto de los órganos sexuales.
Entre los hombres es frecuente que se establezcan sentimientos de inferioridad por la creencia, que muchas veces carece de fundamento objetivo, de que se poseen unos genitales exageradamente pequeños o mal configurados. Se cree que la pareja advertirá este defecto, con lo que será objeto de burla. En otras ocasiones se asocia esta idea a la de que unos genitales pequeños disminuyen la potencia sexual o la capacidad de producir satisfacción sexual en la mujer, lo que tampoco tiene justificación real, no obstante lo cual, estas personas prefieren evitar las relaciones sexuales y librarse de este modo de una situación angustiosa. En otros casos el problema se refiere a trastornos como la eyaculación precoz o una cierta dificultad para conseguir, obtener, o mantener la erección, lo que ha dado lugar a problemas en relaciones sexuales previas que, en mayor o menor medida han traumatizado a estas personas, creándoles un sentimiento de inferioridad en este terreno. También la presencia de defectos físicos en otras zonas del cuerpo que se viven con una cierta dosis de vergüenza, o temores relacionados con el olor corporal, etc., pueden crear sentimientos de inferioridad que generan una gran inseguridad dentro del marco de la sexualidad.
Entre las mujeres, las causas más frecuentes de sentimientos de inferioridad directamente relacionados con la sexualidad suelen guardar relación con defectos físicos que consideran antiestéticos (la presencia de vello, cicatrices, verrugas, etc.), o bien con la inexperiencia sexual que les hace pensar que no sabrán comportarse adecuadamente durante la relación. Otras veces, es la frigidez la que a largo plazo favorece la aparición de este tipo de sentimientos.
La inseguridad manifiesta durante las relaciones sexuales está en la mayoría de los casos relacionada con sentimientos de inferioridad referidos al ámbito de la sexualidad, que en muchas ocasiones se ven ampliados a otros terrenos de la vida afectiva. Son situaciones relativamente frecuentes en personas con trastornos de tipo neurótico y pueden deberse a un trauma psíquico directamente vinculado con la esfera de la sexualidad. El hecho de tener ideas morales o religiosas contrarias a la práctica de relaciones sexuales con ciertas personas o en ciertas circunstancias también puede fomentar las situaciones de inseguridad durante las mismas, al igual que el temor a ser descubiertos, el miedo al embarazo, al contagio sexual, al infarto de miocardio por sobreesfuerzo físico, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario