Sexologa Clinica

Sexologa Clinica
Psicoterapeuta.

miércoles, 18 de abril de 2018

Como evitar las discusiones con tu pareja y mejorar tu relación.







martes, 17 de abril de 2018

Sexo verbal

No es ningún secreto a estas alturas: nada empieza por el Punto G. Las palabras pueden ser caricias tan placenteras que hay quienes afirman que el sexo verbal puede ser aún mejor que el otro, ese del que todos hablan, el sexo oral.
El lugar queda un poco más arriba de todo lo demás. Del Punto G y la pelvis. De la cintura y el coxis. Del cuello y la boca. Pero es tan importante como todo lo demás. En realidad no es un lugar sino un sentido, el del oído. Allí, algunos, empiezan a hacer el amor antes de empezarlo a hacer. Allí, algunos, estimulados por lenguas no necesariamente cercanas, experimentan placeres suficientes como para hacer temblar el resto del inventario.Es el poder de la palabra en medio del acto sexual. Los especialistas tienen un nombre simple para todo eso: sexo verbal. Sus practicantes, una sentencia complicada de entender para quienes aún no se hayan dejado caer: puede ser incluso mejor que el sexo oral.La dificultad está en su misma sencillez. Porque todos pueden decir cosas en la cama, pero en la cama no se puede decir cualquier cosa. Algunas palabras, lanzadas como dardos de encendida pasión, pueden ser recibidas como témpanos de hielo. La línea que divide la estimulación erótica del insulto ramplón, es tan delgada que en muchos casos la aventura puede terminar en hipotermia. Un así, perra, es uno de los ejemplos más frecuentes de la forma en que un término de lujuriosa intención puede convertirse en grosería imperdonable si la pareja no está en la misma sintonía. Así que si usted es novato en el asunto y quiere correr el riesgo sin haber tanteado el terreno, no está de más que cuando se decida a hablar sucio tenga a mano una cobija bajo la cama. Hoy en día, con las facilidades de acceso pornográfico que permite la tecnología, muchas personas caen en el error de hablar de una forma que creen sexy cuando no lo es. Uno tiene que hablar lo que siente verdaderamente. Existen personas que se excitan mucho con las palabras, hablando o escuchando, y otras que no. Es un tema de negociación y acuerdo con la pareja. Y lo más importante es que se haga genuinamente y no por haberlo visto en una película o porque alguien lo recomendó. Hablar mientras se hace el amor debe ser algo que nace. Es común que al principio, en el sexo verbal, haya algún desencuentro. Que a uno le guste y al otro no. Que en el uno surta efecto y en el otro no. Por eso lo que ella recomienda es un juego previo: Antes de llegar a la cama es interesante, por ejemplo, pensar en personajes, darse el permiso de asumir un rol distinto para el sexo: yo soy la Mata Hari y tú eres un hombre que me encontré en la calle. Lo que pasa es que muchas veces uno tiene toda una actitud seria, distinta, callada y de pronto está en la cama en otro estado y se asustan. Por eso es importante la preparación, empezar a subir el tono de las palabras en los preliminares para ahuyentar el miedo. Todo en la cama es válido siempre y cuando los dos estén de acuerdo y sientan placer. Porque tampoco sirve estar de acuerdo si aquello es una tortura. Si ambos disfrutan, todo es válido.A pesar de ese pase libre que permite el placer consensuado, el psicólogo clínico y sexólogo Fernando Calero de la Pava cree que debe existir una suerte de manual de las buenas maneras para hablar sucio. En el primer lugar de su lista está no decir palabrotas hasta que no haya un alto nivel de confianza. De lo contrario, puede pasar que el así, perra en menos de lo que dura un jadeo, termine transformándose en un así, no idiota.No es lo mismo decir te voy a hacer ser sentir muy rico, en vez de te voy a comer. En el acto sexual, poseídos por el deseo, vale todo. Pero para llegar hasta ahí hay que recorrer un camino que puede no empezar si lo primero que se dice es una obscenidad. por eso es vital estar alerta a las señales. Las mentes, cuando están en el acto sexual, tienen que estar muy despiertas para ver cosas así. No es tan cierto que a todos les guste hablar sucio. Es como el erotismo, que tiene tendencias: uno muy explícito como el del Marqués de Sade y otro, de solo sensualidad. Para mí, y creo que para muchas mujeres, es perfecto el equilibrio entre lo terrenal y lo mundano, una mezcla de hombre cansado y el que no puede dejar de elogiar el cuerpo que ve.Aunque no cree que sea necesario un protocolo, soy partidaria de tener en cuenta algunas cosas. Una de ellas, no exagerar: En el sexo no cabe tanta honestidad. No es ser hipócritas, sino que a veces a las verdades hay que ponerles un barniz de azúcar para que sean un motivador. Lo que potencializa el deseo y las ganas es que mi compañero se sienta deseado, atractivo, que lo hace bien. Y eso es mejor decirlo sin exagerar porque por meterse en el lenguaje sexual hay personas que se sobreactúan. Lo que se busca es decirle: me encanta como lo haces, me fascina como te mueves. Algo sencillo pero muy potente que cada quien irá descubriendo. El lenguaje erótico es una construcción individual. Cuando hablas en la cama funciona igual que en otra parte, lo que haces es proyectar imágenes y según cómo lo digas eso sube de nivel: el tono, más el gemido y la respiración, todo suma. Las mujeres somos muy de oído. Nos encanta que nos digan, que nos hablen, que nos celebren el cuerpo, que nos elogien así la gravedad esté haciendo de las suyas. Los hombres son más visuales. Como en todo lo demás que ocurre en la cama, el sexo verbal no tiene fórmulas ni secretos. O bueno, solo uno. El mismo que aplica para todo: pensar antes de hablar. Y si el afán o las ganas o la falta de tiempo no dan espera y es imposible contener la lengua, tener una cobija junto a la almohada no está de más.

domingo, 15 de abril de 2018

Mitos sexuales derribarlo y disfruta de tu sexualidad.




Mitos sexuales, ¿Verdad o fantasía?

La sexualidad humana está llena de mitos: ideas preconcebidas que muchas veces nos pueden impedir el pleno disfrute de nuestra sensualidad. Pero… ¿Son realidad o fantasía? Averígualo ya…


Los mitos sexuales suelen ser tan contundentes como los remedios caseros: nadie sabe de dónde han venido, pero todo el mundo los conoce y cree en ellos. Curar la amigdalitis con cataplasmas de manteca o ‘tronar el empacho’ para los dolores de estómago son ideas tan asumidas en la cultura popular, como pensar que si te masturbas te saldrán verrugas en la vagina –en el caso de las mujeres– o pelos en la palma de la mano –si de hombres se trata–. Y esto, que puede sonar a la prehistoria, no lo es tanto.


miércoles, 11 de abril de 2018

Mantén viva tu relación de pareja a pesar del tiempo.







domingo, 8 de abril de 2018

Quiere que tu chico te desee y convertirte en su fantasía prueba esto ������




Pectorales

En esta zona puedes hacer de todo, acariciar, besar, masajear, lamer y más. Al hacer esto debes comenzar suave y luego incrementa  la intensidad, luego puedes bajar hasta los abdominales que se encuentran entre el ombligo y la pelvis, otra parte erógena del hombre, estos estímulos aumentaran el flujo de la sangre hacia la pelvis y crearan más tensión sexual. No te olvides de lamer de formar circular sus pezones porque con ello tu hombre tendrá una erección. 

El cuello

Por lo general a las mujeres nos gusta que nos den besos en el cuello, pero a ellos también los vuelve locos, ya que cuentan con mucha terminación nerviosa, sensible a los estímulos, sobre todo en la clavícula y la línea donde comienza el cabello.
Uno de los secretitos que te podemos dar para estimular a tu pareja por esta zona es acariciarle el cuello mientras mordisqueas suavemente el lóbulo de sus orejas y lo volverás loco.
Las orejas
Chicas no se olvides que tanto nosotras como los hombres somos sensibles a las caricias en esta parte del cuerpo, por eso es importante besar e incluso morder lo lóbulos de las orejas que pueden llegar a exitar a los hombres.
Además es importante que le susurres al oído derecho todo lo que quieres hacer con él, esto lo llevará al libido, ya que esta parte está conectado con el lado derecho del cerebro y es donde siente las emociones.
El escroto
Es momento de acercarnos a los genitales, una de las zonas erógenas mas importante es el escroto, en esta parte debes acariciar suavemente, usando la yema de tus dedos, ya que los testículos y el saco escrotal son muy sensibles, nunca los aprietes o muerdas, eso le dolerá.
El glande
Para hacerle el sexo oral, debes estimular bien esta zona, ya que le dará un placer intenso,  esta es la parte erógena del hombre por excelencia.
Perineo
Con simplemente presionar el área del perineo con la yema de los dedos se puede inducir o retomar una erección. El perineo es la zona que se encuentra entre el pene y el ano, o en otras palabras, la parte posterior del escroto.
La actitud
Recuerda que los hombre se excitan con lo que miran. Debes de verte cómoda y segura de ti misma con una sonrisa. Además, ten una mirada fija en sus ojos. Entona tu voz de modo suave y tranquila. Si practicas pronuciando las palabras sílaba por sílaba, se te escuchará más coqueta. La mayor fuerza de la voz debe de ser en la primera sílaba o vocal. 
La luz
A tu hombre le gusta verte. Prende la luz de la habitación. Tu eres perfecta para él.
Lo auditivo
No necesariamente tienes que gritar. Puedes susurrar para darle indicaciones simples de tu gustos. Él querrá satisfacer a su fiera. 

miércoles, 4 de abril de 2018

Como excitar a una mujer y que desee acostarse contigo.



Como excitar a una mujer y darle un orgasmo siempre

¿Quieres saber como excitar a una mujer? ¿Quieres calentarla tanto que se muera de ganas por tener sexo contigo? Ya sea que busques tener intimidad física con esa chica que te gusta, o quieras excitar a tu novia, pareja sexual o amiga hasta que te ruegue que la penetres, este artículo te dará las respuestas.
Si aprendes mal, lo haces mal…
Una de las razones por las que tantos hombres son terribles para exitar a una chica, es que la mayoría de su conocimiento lo adquieren de otros chicos que también son malos con las mujeres (aunque ellos crean lo contrario). O incluso, hay hombres que piensan que lo que ven en películas para adultos es lo que las mujeres realmente quieren.
Si esa es la manera como tú has aprendido a despertar el deseo sexual de las mujeres, entonces te esperan muchas noches solitarias con tu mano como único consuelo. Necesitas saber exactamente qué funciona para calentar a una mujer hasta el punto que ella termine buscándote para tener sexo apasionado.

Aprende a tocarla

En este aspecto, la mayoría de los chicos obtienen su “instrucción” de películas para adultos, las cuales están completamente alejadas de la realidad. Si estás acostumbrado a ver ese tipo de películas y piensas que a las mujeres realmente les excita eso, necesitas una revisión de tu realidad.
Las siguientes recomendaciones te servirán, ya sea que quieras excitar a una chica que estas conociendo, o quieras aprender cómo excitar a tu novia, esposa, amiga o cualquier mujer con la que tengas sexo.

Seducir a una mujer con toques sutiles

Es muy importante saber a qué ritmo ir, ya que apresurar a una mujer no es el mejor camino a seguir. Por lo general, esto conduce a una mala experiencia para ella, y por ende, para ti también.
Aunque te pueda parecer lento, puedes empezar por tocarle el brazo o la parte baja de la espalda mientras la besas. Muchos hombres piensan que deben ir directo a las partes íntimas, pero al inicio es mejor seducirla con toques y besos sutiles para aumentar su deseo.
Debes estar atento a sus reacciones cuando la tocas. Si al tocar alguna zona de su cuerpo la notas incomoda o se quita, encuentra otro lugar donde sí le guste ser acariciada.

Haz que la mujer suplique por ser penetrada

¿Sabías que la mayoría de las mujeres necesitan hasta 30 minutos de juego previo antes de que puedan tener estimulación sexual? En simples palabras, tienes que ser paciente y dominar el arte del juego previo.
Obviamente, a las mujeres les excita el contacto físico, pero tienes que saber cómo tocarla. Para empezar, no siempre los lugares más “obvios” son los que más calientan a una mujer.
Un error muy común es tocar inmediatamente sus pechos o deslizar tus dedos por debajo de su ropa interior. Recuerda que la mujer funciona diferente, y primero hay que construir la tensión sexual antes de llegar a esas zonas erógenas.
Zonas sensibles de la mujer
Es recomendable tocar estas partes del cuerpo femenino antes de tocar sus senos o genitales:
  • Cuello: La mujer disfruta la sensación de ser besada, lamida o acariciada en el cuello. Al presionar tus labios o lengua contra su cuello, pronto escucharás sus suaves gemidos. La parte frontal de su cuello es muy sensible, pero puedes probar toda la región del cuello. La parte trasera de su cuello es una de las zonas más sensibles en el cuerpo de una mujer. Puedes usar la palma de la mano para darle un masaje suave en esa zona mientras la besas.
  • Orejas: Las orejas son también una zona altamente erógena y puedes volverla loca mordisqueando y lamiendo esa zona.
  • Zona del ombligo: Esta es otra área muy sensible y muchas mujeres aman que les des besos suaves en esta área. Puedes empezar besándola en la boca y luego bajar hasta su área abdominal; esto acumulará su tensión sexual.
Recomendación importante
El truco es no centrarse demasiado en un área en particular. En su lugar, ir de la boca al cuello, de su oreja a los senos, y así sucesivamente.

Sin juego previo no hay orgasmo

El juego previo es el ingrediente clave para una noche salvaje con una mujer que se siente completamente excitada. Si haces el juego previo correctamente, verás a tu mujer gemir y gritar de satisfacción.

¿Cómo realizar un juego previo de forma correcta?

  1. Masaje: Comienza con un simple masaje porque esta es una manera dulce de tocarla e incrementar su excitación sexual. Para mejorar los efectos puedes utilizar aceites perfumados. Debes evitar su vagina y masajear diferentes áreas del cuerpo.
  2. Boca y lengua: Después de un tiempo de masajearla, puedes utilizar tu boca y lengua. Pasa algún tiempo averiguando sus partes del cuerpo más sensibles; los descubrirás si prestas atención a sus reacciones. Bésala y lámela en su boca, orejas, cuello, pechos, nalgas y piernas. No olvides de frotar sus pechos y chupar sus pezones. Tu mujer debe sentirse ahora muy caliente y excitada. Posiblemente te ruegue que la penetres, pero si la haces sufrir un poco más su orgasmo será espectacular.
  3. Clítoris: Es el momento de dar al clítoris un poco de atención. Realice movimientos circulares con la punta de la lengua; los movimientos deben ser suaves pero tu lengua debe estar firme. Varía el movimiento y observa sus reacciones corporales para averiguar la mejor técnica que sirve con ella. Ahora estará lista para que la penetres, y ella estallará en un orgasmo intenso.

Exitar a una mujer sin tocarla

Advertencia: Si apenas estás conociendo a la chica, tienes que medir muy bien el ambiente y estar seguro que ella ya te tiene confianza.
Ahora te voy a enseñar la forma secreta de excitar a una mujer, cualquier mujer, sin tocarla. He estudiado la atracción y la sexualidad desde hace mucho tiempo y encontré muchos secretos para seducir a cualquier mujer.
¿Cuál es el secreto?
¿Quieres saber el secreto que la mayoría de los hombres pasa por alto? Todo se reduce a la imaginación. Si puedes conseguir que una mujer imagine algo sexual o que la haga sentir con ganas, habrás conseguido la llave para tener sexo con ella. A partir de ese momento, ella incluso podría decirte que quiere hacerlo contigo.
Muchos hombres no entienden que el proceso de excitación de las mujeres es diferente al de los hombres, y por eso fracasan. Un hombre usualmente se excita al ver un escote revelador o unas piernas sensuales, ya que somos más visuales, pero las mujeres necesitan usar su imaginación para calentarse.
¿Cómo encender la imaginación de una mujer?
Hay muchas maneras de conseguir que una mujer imagine temas sexuales. Una manera es preguntar su preferencia acerca de algo con naturaleza sexual. Es importante que seas sutil, es decir, no le preguntes si prefiere el sexo duro porque es posible que te ganes una cachetada.
Por ejemplo, puedes preguntarle si le gustan los besos delicados o apasionados. Esto hará que empiece a imaginar el acto de besar y hasta podría excitarla un poco. Si ya conoces bien a la mujer, pon atención a los temas que la hacen sentir caliente y enfocate en ellos.
Si ella te da una respuesta corta pregúntale por qué, es decir, la idea es que consigas que ella logre imaginarse el acto con naturaleza sexual, y para lograr eso ella necesita hablar o imaginarse los detalles. Por ejemplo, si la mujer sólo te responde: “Me gustan los besos apasionados”, le puedes preguntar: “¿Qué te hacen sentir?”, “¿Cómo sería tu beso perfecto?”, etc.
Cuando veas que ella cambia de ánimo al imaginar temas sexuales, puedes continuar la conversación y tocar suavemente su espalda, brazo, etc. (esto dependerá del nivel de confianza).

martes, 3 de abril de 2018

Qué es y qué no es el sexo

Y a ti, ¿qué te han enseñado sobre el sexo? El sexo es parte esencial del ser humano, es fuente de placer y método de relajación. Es parte innegable de la vida, quieras o no, escuchas del tema por todos lados. Sin embargo, tener sexo es una decisión que debe tomarse paso a paso y con conocimiento.
Aquí te decimos, qué es y qué no es el sexo para que tú formes tu propia opinión. 

¿Qué es el sexo?

Cuando hablamos de sexo la mayoría piensa de inmediato en tener relaciones sexuales y específicamente en la penetración. Pero la realidad es que ejercer la sexualidad va mucho más allá e involucra sentimientos de amor, bienestar, placer, excitación, alegría…
Consentimiento: Tener claro y decir en todo momento si estás de acuerdo o no a cada paso. “Recuerda que puedes cambiar de parecer en el instante que decidas”, explica la autora.
Creatividad: La sexualidad está rodeada de estímulos. La monotonía es un factor que va ligado a la costumbre, a hacer lo mismo y no experimentar.
Comunicación: Hablar con confianza sobre el tema. Comunicar tus gustos y preferencias.
 Contacto: “El sexo es contacto positivo y seguro entre personas que comparten la mayor intimidad física posible”. 
Decisión: Cada quien tiene el poder de elegir cuándo y con quien quiere tener sexo, si es que desea tenerlo.
 ¿Qué no es el sexo?
Vas a escuchar un montón de disparates sobre el sexo y hasta cierto punto resulta “sencillo” identificar mitos absurdos. Pero hay algunas creencias que parecen reales, nos marcan generación tras generación, y no son más que falsedades.
El sexo no es…         
Obligación: “Cuando alguien intenta obligarte a tener sexo en contra de tu voluntad, no se llama sexo, se llama abuso sexual o violación”.
 Sólo para tener hijos: La reproducción es sólo uno de tantos fines que tiene el sexo. Es tu elección. Hay quienes deciden creer que el objetivo del sexo es sólo para tener bebés, mientras otros usan métodos anticonceptivos para evitar tener hijos.   
Sólo para tener orgasmos: Tener un orgasmo es muy placentero, pero es posible disfrutar del sexo sin tener un orgasmo.
Sólo para complacer a mi pareja: Es importante ser generoso con la pareja, pero es más importante ser generoso contigo mismo. No tienes que hacer lo que el otro diga si no estás de acuerdo o no tienes ganas.
 ¿Qué más te han dicho que es el sexo?